Yo quiero a Clint Eastwood como Batman

Más allá del actual debate por Ben Affleck, pienso que lo que muchos realmente estamos esperando es el verdadero regreso del Señor de la Noche. El Batman Sub 70 de Frank Miller.

Es un hecho que hay pasiones que desbordan cualquier límite. Y “Batman” es capaz de eso y mucho más. Prueba de ello es la polémica desatada a través del sitio web Change.org, donde el estadounidense John Roden publicó una petición dirigida a Warner Bros. y DC Comics, para que el actor Ben Affleck no interprete a Bruce Wayne/Batman en la próxima la secuela de “El Hombre de acero” (que llegó a recaudar US$ 620 millones). En menos de un día ya había logrado sumar más de 32 mil firmas.

Honestamente, tengo mi propia opinión sobre el tema y debo decir que no me quita el sueño que sea Affleck. Cuando en 1989 Michael Keaton encarnó al oscuro vigilante de Ciudad Gótica, en las emblemáticas versiones de Tim Burton (“Batman” y “Batman regresa”), muchos se opusieron y dijeron que no daría la talla. Y se equivocaron, porque su sólida interpretación se distanció para siempre de la caricatura televisiva de Adam West. Y nos permitió rescatar al superhéroe nacido de la pluma de Bob Kane a partir de códigos urbanos, la oscuridad, la venganza y la redención.

Luego le siguieron Val Kilmer y George Clooney, protagonistas de “Batman Forever” y”Batman y Robin”, respectivamente. Ambas dirigidas por Joel Schumacher, con resultados decepcionantes. La sensación de retroceso y fracaso me resultaron imposibles de ignorar. Ni hablar de la Batgirl de Alicia Silverstone.

Y entonces, Batman regresó en la piel de Christian Bale, en la brillante, inquietante y sorprendente trilogía de Christopher Nolan. Quien —recordemos— estuvo en la producción de la nueva película de Superman.

En este contexto, considero que lo más relevante para el éxito o fracaso de la secuela de “El Hombre de acero” es su trama. Parece obvio, pero no siempre las películas basadas en superhéroes han estado a la altura de las expectativas del público. La lista no es corta…

Zack Snyder anunció durante la última versión de la Comic-Con de San Diego que los dos más grandes superhéroes de DC Comics finalmente compartirán la pantalla grande, posiblemente en 2015. Y aunque leyó un extracto del cómic de 1986 “El regreso del señor de la noche”, de Frank Miller, célebre por mostrar un imborrable duelo entre Superman y Batman, Snyder rápidamente aclaró que la trama de la secuela de “El Hombre de Acero” no será la de esa novela gráfica.

Eso acabó de sepultar mis esperanzas de ver a ese Batman Sub 70 de Miller en carne y hueso. La ilusión alcanzó a durar apenas un par de párrafos.

Es cierto, hoy existe una versión animada de “El regreso del señor de la noche” impecable. Sin embargo, ¿no sería increíble ver a Clint Eastwood en ese rol? ¿Harry El Sucio con capa? ¿Aquel pistolero icónico de los spaghetti western en versión enmascarada?.

Es probable que nadie lo piense en serio. Y que Eastwood tampoco aceptaría. No va con su estilo y rechazaría la oferta con la bocha chueca y los ojos entrecerrados. “Gran Torino” no está para disfraces.

Otro duro podría haber llenado ese uniforme: Paul Newman. Pero ya no está en esta tierra. De modo que aquella posibilidad hoy está prácticamente descartada.

Como sea, recuerdo como si fuera ayer la sensación que me invadió cuando terminé de leer la última página de la novela gráfica “El regreso del señor de la noche”, de Miller. Tenía claro que había caído en mis manos bastantes años después de su publicación en inglés, sin embargo, la edición española no le quitó nada de su frescura y asombro.

A 27 años de su publicación sigue tan vigente como el día que salió a la venta. No importa que el Presidente de Estados Unidos sea Ronald Reagan o que todavía exista la Guerra Fría. La historia va mucho más allá de su entorno cronológico.

Sobre todo por aquel electrizante desenlace, (ALERTA DE SPOILER) con Batman estrangulando a un Superman humillado y confundido. Un semidiós que acaba desplomado en la calle por la inteligencia y la furiosa voluntad de un simple mortal.

“Quiero que recuerdes, Clark, en años futuros… En tus momentos más íntimos… Quiero que recuerdes mi mano en tu garganta… Quiero que recuerdes al hombre que te venció…”.

Sí, me gustaría ver ese Batman canoso, cubierto de cicatrices y atormentado por los fantasmas del pasado, en la pantalla grande. Pero ya está claro que la secuela de “El hombre de acero” va por otro camino. Le deseo suerte a Ben Afflek, porque la va a necesitar si finalmente se concreta su fichaje. Mientras tanto, me quedo con aquella novela gráfica que todavía releo de tanto en tanto, pensando qué bien lo haría el bueno de Clint.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te podría gustar...