Un nuevo Retronerd: Cliffhangers!

El portal del tiempo de NerdNews se abre nuevamente para transportarnos hasta el lejano pasado (bueno, no tan lejano) y así revivir las inquietantes dosis catódicas de la infancia que nos convirtieron en lo que somos hoy. A comienzos de los ’80, la señal que ahora se conoce como Chilevisión —y que por ese entonces debe haber sido RTU—, transmitió una de las series más bizarras de aquella época: “Cliffhangers!”.
La serie creada por Kenneth Johnson (“El Hombre Nuclear”, “La Mujer Biónica”, “Hulk”, la versión original de “Invasión Extraterrestre”) y un puñado de jóvenes escritores decidió rescatar el espíritu de las antiguas series de matiné (para más detalles, pregúntele a sus padres o abuelos) que habitualmente contaban una historia domingo a domingo, cerrando cada episodio con un instante de gran expectación y peligro para sus protagonistas. Literalmente, un cliffhanger. La serie —que sólo llegó a filmar 10 episodios— estuvo compuesta de tres historias diferentes de 20 minutos cada una.
“Detengan a Susan Williams” es la historia de una fotógrafa que busca al hombre que mató a su hermano, periodista en el mismo periódico donde ahora ella trabaja. Al final todo giraba en torno a una conspiración para detonar una bomba nuclear cerca de Camp David, la residencia donde veranean los presidentes de Estados Unidos.
“El Imperio Secreto” se desarrolla en la década de 1880 en el “Lejano Oeste”, específicamente en el pueblo de Cheyenne, donde el comisario Jim Donner intenta atrapar una banda de enmascarados vestidos de negro que roban todos los cargamentos de oro. Pero no son asaltantes cualquiera, sino unos extraterrestres a caballo que viven bajo tierra (entran por una mina abandonada) en una ciudad llamada Quimera, gobernados por el tiránico Thorval. El comisario Donner entonces se une a los Partisanos (sí, tal cual), que son algo así como la resistencia alienígena en nuestro planeta. Lo más notable de esta historia es que las imágenes ambientadas en exteriores, en la superficie, son en blanco y negro. Mientras que las escenas que se desarrollan en la ciudad subterránea, son en colores.
“La maldición de Drácula”: El vampiro más famoso de todos los tiempos vive en San Francisco bajo la identidad de un profesor de Historia Europea, lo que le permite acechar a jóvenes estudiantes para convertirlas en vampiro. Pero le pisa los talones Kurt von Helsing, bisnieto del profesor Van Helsing. El papel de Drácula estaba en manos de Michael Nouri, el maduro pretendiente de la protagonista de “Flashdance”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te podría gustar...