Treinta días con la poderosa Xbox Series X

Tuve la gran oportunidad de usar y gozar la consola Xbox Series X durante un mes. Y repito, gozo nerd de verdad ya que desde mi punto de vista de PC gamer, la nueva joya de la marca es todo lo que esperaba y más.

La Serie X y S, está en el mercado desde hace un tiempo, por tanto existen en la red cientos de reseñas y videos en que los usuarios comparan las nuevas consolas con sus antecesoras u otras plataformas como el PC. Por consiguiente, quizá, ya tengan una idea preconcebida de lo que es este nuevo producto de Microsoft, sin embargo, los invito a seguir leyendo, porque esta columna se diferencia de otras, en que, justamente mi experiencia se basa en el parangón entre PC y la Xbox Series X.

Como ya es sabido, por mis textos publicados en NerdNews, soy un gamer PC de toda la vida. Admito que tengo consolas pero no las he usado tanto como para encasillarme, de hecho mi actual PlayStation 4, la compré sólo para ir tachando títulos de mi backlog y, también, ampliar mi campo de juego al reseñar títulos desarrollados especialmente para esa plataforma. 

No me malentiendan, también me emociono cuando van a lanzar un nuevo producto, obvio, como todo ñoño… pero nunca un lanzamiento, me ha generado esa sensación, tan publicitaria, de aspiración o anhelo de poseer una de ellas.

Hasta ahora.  

Porque,  cómo no apreciar las características técnicas de la Xbox Series X, que te permiten jugar en lo que se asemeja a la ‘configuración ultra’ que, se puede obtener de un PC y además —en los juegos optimizados para la consola—, en hasta 120 fps según el videojuego y las especificaciones técnicas del televisor en que se utilice.

Corre Xbox Series X, corre

La primera característica que ayuda el desempeño de la consola es su disco SSD NVMe de 1 TB, dispositivos que escriben y leen hasta seis veces más rápido que un disco normal. Todo abre en segundos en la Xbox Series X, ya sea navegando en el Menú Principal de la consola o incluso jugando. Como las anteriores consolas de la marca, hay varias funciones disponibles que se pueden usar mientras se está jugando, tales como transmitir las partidas o capturar videos o fotos. Esto último con sólo presionar una o dos veces el nuevo botón de compartir agregado al control.

Como no tengo capturadora, no pude grabar directamente desde la consola su funcionamiento para demostrar de lo que hablo, pero gracias a la función de Juego a distancia de Xbox, que permite jugar desde la app de Xbox para PC o celular, pude capturar este video desde el Menú Principal. Claro, no es la mejor forma de demostrarlo pero sirve, porque lo que veía en el celular era lo que estaba llegando vía wifi desde la consola.

Cuando vi por primera vez imágenes de la Xbox Series X pensé burlescamente “¿qué clase de PC es este?”, por su forma cuadrada y alta. Pero tenerla al frente, esa idea se alejó de mi mente, primero porque claro, aunque parezca un mini PC, es por donde se mire una consola de videojuegos.

Es una caja bastante alta como pueden ver en la anterior foto, donde se aprecia su tamaño en comparación con el control. Sus medidas son 30,1 centímetros de altura, 15,1 cm de ancho y 15,1 cm de fondo y lo que me sorprendió fue su peso, ya que en algunos momentos tuve que acomodarla con una mano y no fue gran problema ya que no pesa demasiado -4,4 kilos-.

Y sobre aquel video fake con una Xbox Series X quemándose, que por muy falso que sea, igual puede generar algo de preocupación acerca de la temperatura de la consola. Y pensando que los días que la usé en nuestra calurosa capital, la temperatura ambiente fue en promedio de 30 grados, esto no afectó a la consola ya que como indica la marca, sus sistema de refrigeración permite un 70% más de flujo de aire que la Xbox One.

Sobre sus puertos, la Xbox Series X incluye en su parte trasera un conector HDMI 2.1, 4K UHD, el conector de corriente, dos puertos USB 3.0 de tipo A, el puerto para conectar un cable de red Ethernet y la ranura para tarjeta de expansión que puede ser del mismo tipo y velocidad del disco interno.

Y la guinda de la torta, su nuevo control que además de ser un poco más grande —y gordo— que su predecesor, incluye el ya mencionado botón para grabar, compartir videos y fotos, como también una textura en la parte trasera para mejor agarre.

Y sí, siguen usando pilas, lo cual defiendo siempre de los controles de Xbox ya que a diferencia de otros, permiten que la vida de uso de los controles dependa exclusivamente del cuidado que tenga el usuario y no de hasta cuando deje de funcionar la batería interna. En mi caso, tengo un control de Xbox One que siempre he usado con pilas recargables y se encuentra impecable, como recién salido de la caja.

Marty, uno punto cero ¡¿terabytes?!

Esto es algo que muchos usuarios lo consideran importante: Y es el espacio disponible en la consola y el tamaño de los juegos, ya que para algunos 1 TB es poco. Existen dos tipos de títulos que se pueden jugar en la Xbox Series X los optimizados para la consola y los demás que corren en esta, pero que no utilizan al máximo las características de esta poderosa máquina. En general los optimizados para la Xbox Series X pesan 100 GB y los demás entre 40 GB y 50 GB, aproximadamente.

Por esto, creo que el tamaño es suficiente para poder disfrutar varios títulos instalados aunque claro, al final de cuentas depende de cada persona y su uso habitual.

Una experiencia hermosa de juego

Pero vamos a lo más importante y es cómo fue mi experiencia de PC gamer con la Xbox Series X. Aunque a estas alturas me da vergüenza decirlo, he sido en parte de esos que siempre han creído que la plataforma ideal y definitiva para disfrutar al máximo cualquier videojuego es el PC. Sí, muy ‘pc master race’ por lo que debo decir y antes de que me juzguen, creo que he tenido razón porque  —a pesar de que se debe gastar muchos más dinero que el invertido en una consola—, hasta ahora para poder jugar cualquier título en 4K nativos y tener 60 fps o más, sólo se podía en un computador gamer de gama alta.

Eso es lo que primero que me sorprendió como pc gamer, lo increíble que se ven, corren y se sienten los juegos optimizados para la Xbox Series X. Los primeros que instalé para probar esta, digamos certeza instalada en mi cabeza por años, fueron dos que son parte de los títulos insignia de la consola, ‘Gears 5′ y ‘Forza Horizon 4‘ los que disfruté al máximo.

Como muestra de esto, les dejo un par de videos sin editar, capturados directamente desde la consola donde se aprecia el hermoso trabajo de trazado de sus reflejos que entrega la tecnología Ray Tracing —sí, duh— incluida en la Xbox X Series.

Pero claro, para mi idea de comparar mi experiencia en PC versus este asombro de juegos optimizados para la consola, no me servían estos juegos, así que instalé algunos que ya había probado en mi PC de gama media y en otro de gama alta y el resultado fue increíble. Como escribí al inicio, fue un gozo totalmente nerd. Ver y vivir estos juegos en la Xbox Series X creo, debe ser la experiencia final más cercana a lo que los desarrolladores esperan que tengamos.

A continuación, les comparto unos videos sin editar que grabé desde la consola, para que entiendan a lo que me refiero, de ‘Star Wars Jedi: Fallen Order’ y ‘Ghost Recon Breakpoint’, videojuegos que para mi suerte, liberaron sus versiones optimizadas para la Xbox Series X justo en los días que la tuve en mis manos.

Además pude probar otros títulos como ‘NieR: Automata’, y otro que ya había reseñado en PC, ‘A Plague Tale: Innocence’, que a pesar de no ser optimizados para la consola, se ven igual o mejor que en PC.

En resumen y de nuevo, como gamer de PC, disfruté demasiado esta consola y me maravillé con su funcionamiento. Es obvio lo que diré ya que la consola lleva varios meses en el mercado y de seguro ya lo han escuchado, pero es lo que se conoce como game changer y lo pude vivir en carne propia.

Ahora aspiro a tener una consola de nueva generación, sobre todo luego de tener la suerte de jugar y reseñar ‘The Medium’ en la Xbox Series X. Lo digo porque luego del lanzamiento de este juego, pude instalarlo en mi PC y la experiencia es diametralmente opuesta; en la consola corre y se ve de manera impresionante, pero en mi PC su rendimiento es paupérrimo.

¡Claro! esto principalmente por su mala optimización para esa plataforma, pero esto reafirma mi punto final: la razón por la que me compré mi actual consola fue para no preocuparme por las características de mi PC y correr cualquier juego, y en el caso de la Xbox Series X, esto va más allá porque no sólo no debo preocuparme de sus características técnicas, sino que además sé que en la consola, el juego correrá en su máxima calidad gráfica y rapidez.

Otro punto sumamente importante que no puedo dejar de mencionar. La Xbox Serie X nos ahorra casi a la mitad del precio de lo que costaría correr un juego así en PC,  ya que comprar o armar un PC Gamer que simule la experiencia de la consola, es mucho más costoso. Aunque , claro, el uso de la Xbox Series X está ligado completamente a conectarla a un televisor 4K, experiencia que no pude apreciar, ya que sólo tengo un televisor Full HD, lo que me mantuvo con la idea de estar desaprovechando la consola todo el tiempo.

La Xbox Series X es sin duda una consola completamente recomendable, no sólo porque su funcionamiento es impecable y la calidad de cómo se ven y se sienten los videojuegos en ella es la máxima que uno espera como gamer, sino que además cambió mi perspectiva de PC gamer respecto a las consolas y creo que no sólo ganó puntos en esta eterna ‘guerra santa’ entre PC y consolas, quizás hasta niveló un poco la balanza hacia esta última.

Agradezco a Xbox Chile por la confianza y oportunidad que me brindó al prestarme la Xbox Series X durante un mes, para poder contarles mi experiencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te podría gustar...