‘The Crown’, temporada 4: El deber es primero

Calificación:

Cuando la tragedia azota a la familia real, comienza una nueva etapa en la vida de la soberana del Reino Unido, y además de enfrentarse a la poderosa y temeraria fuerza del Ejército Republicano Irlandés (IRA), debe lidiar con la elección de un nuevo primer ministro, que al igual que ella, es una mujer que no teme poner en su lugar a quien se cruce en su camino. Así se inicia la cuarta temporada de ‘The Crown’, la serie biográfica del reinado de Isabel II de Gran Bretaña.

El show creado y escrito por Peter Morgan (‘La Reina’, ‘El Último Rey de Escocia’), que estrena este domingo 15 de noviembre la cuarta tanda de diez capítulos, llega a Netflix con un elenco de lujo, que en esta oportunidad se refuerza con la presencia de la multifacética Gillian Anderson (‘Sex Education’, ‘The X-Files’), y la debutante Emma Corrin, en los papeles de la primera ministra, Margaret Thatcher y la princesa Diana de Gales, respectivamente.

Y, sin duda, sus participaciones hacen que esta cuarta entrega, la segunda protagonizada por la ganadora del Oscar, Olivia Colman, sea una de las más potentes en cuanto a la trama; ya que tanto los hechos reales en la que se basa, como la ficción, está teñida de algunos de los momentos más álgidos de la historia de la Casa Windsor.

Retratando la década de los ’80 con una verosimilitud genial, esta cuarta parte de la serie muestra el lado más triste de ser miembro de la familia real. Y deja claro que no por tener lujos la gente es más feliz, de hecho, en ocasiones sólo los transforma en zombis que transitan sin un motivo claro. Son pájaros atrapados en jaulas de oro.

La evolución del drama

Si las primeras dos temporadas nos mostraron a una Elizabeth inocente y en etapa de aclimatación en un cargo para el cual no estaba destinada —porque su padre debió tomar el lugar de su hermano mayor, Eduardo VIII quien abdicó al trono—, la tercera, y también la cuarta, muestran a una mujer mucho más confiada y resuelta, cuyos problemas no son encajar en la vida real, sino ser la líder más idónea de una nación en crisis, que amenaza con quebrarse en cualquier momento.

Sus hijos, Charles y Anne, están al igual que ella, más maduros y enfrentándose a la vida de casados, a pesar de todos los inconvenientes que nos les permiten ser felices, ya que hay límites que un miembro de la familia real no puede transgredir. Ahora, podemos ver cómo los resentimientos afloran en un grupo humano que, si bien está unido por la sangre y las tradiciones, deja mucho que desear en cuanto a la comprensión y al amor.

Una escena en particular me quedó rondando en la cabeza, y es que se ve muy similar a una secuencia que ya vimos en la tercera temporada. Y se trata de la presentación de Diana Spencer al resto de la familia. Todos actúan como buitres picoteando carroña, esperando que la presa ceda y se deje engullir.

Muy parecido a cuando Charles es obligado a terminar su relación con su gran amor, Camilla Parker Bowles. Esa clase de detalles son sólo una pequeña muestra de cómo este show deja en evidencia las muchas problemáticas de una familia que antepone el deber por sobre la felicidad. Y todos están obligados a seguir esas normas que, significan lo mejor para la dinastía. Y como dice la propia princesa Margaret —Helena Bonham Carter—, haciendo alusión a quien se resista a las reglas, “si no se doblega, se quiebra”.

Lo descrito en esta cuarta etapa de la historia —que ya fue confirmada para dos temporadas más—, se detiene en los eventos más importantes para la realeza, y para el mundo, en un periodo de diez años. Diez años llenos de dolor, angustia y desazón frente a un mundo que avanza y parece no tener lugar para monarquías.

Calidad excepcional

‘The Crown’ tiene un elenco cargado de estrellas, tan increíbles que, en sus interpretaciones nos implantan la certeza de que ningún otro actor podría personificar a los personajes que están en pantalla. Olivia Colman, que repite como Elizabeth II, es de una calidad excepcional, y a pesar de representar con una similitud asombrosa a la reina más longeva que ha tenido el Reino Unido, le agrega de su cosecha para hacerla propia.

Así también lo hace Gillian Anderson, que se apodera completamente del rol de la primera ministra Margaret Thatcher. Incluso la gestualidad de su rostro se adapta a la de la mujer de hierro, las similitudes son asombrosas y de seguro le traerá a Gillian muchos elogios.

Si me detuviera para destacar la actuación de cada miembro del elenco, esta crítica se extendería por muchas páginas, porque cada figura le entrega una perspectiva única al rol que interpreta. A pesar de eso, no puedo no nombrar a la debutante Emma Corrin, que además de tener un parecido físico extraordinario a la Princesa Diana, la interpreta con dulzura y calidez.

A pesar de que la historia que se representa en ‘The Crown’ es conocida, no deja de ser una sorpresa para el ciudadano común tener la oportunidad de infiltrarse al interior del Palacio de Buckingham y ser testigo del drama de primera fuente.

Hacia el final de los capítulos, queda una sensación amarga que sólo puede otorgar la cruda realidad. Y así, las cartas están echadas para una quinta temporada, porque esta —que se estrena mañana— es sin duda una de las mejores series del año, tanto por las excelentes actuaciones, como por un guion y montajes geniales que le dan dinamismo a una serie, que por formato tiene un ritmo lento.

Y mientras la familia real se interna en una nueva década, que sabemos está llena de tragedias, los fanáticos esperamos una nueva temporada que significa la renovación del reparto, como ha sido la tónica hasta el momento, y que ya incluyen a Imelda Staunton y Jonathan Pryce en los roles principales.

Ficha Técnica

Título original: ‘The Crown’.
Año: 2020
Duración: 60 min.
País: Reino Unido.
Dirección: Peter Morgan (Creador), Stephen Daldry, Philip Martin, Julian Jarrold y Benjamin Caron.
Guion: Peter Morgan y Tom Edge.
Elenco: Olivia Colman, Tobias Menzies, Josh O’Connor, Helena Bonham Carter, Emma Corrin, Gillian Anderson y Erin Doherty.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te podría gustar...