‘The Clone Wars’: Un cierre necesario

7 años después de ser cancelada, ‘The Clone Wars’ volvió este 2020 con una última -séptima- temporada, que cerró ese concepto al aire que George Lucas lanzó en 1977. Con Dave Filoni como productor ejecutivo y director supervisor, la serie tuvo un cierre necesario, pero no completamente satisfactorio.

Hasta el momento ha sido el programa más visto de Disney +, superando incluso a ‘The Mandalorian’, exitazo del nuevo servicio de streaming lanzado el 2019.

Los 12 episodios pueden dividirse en tres arcos de cuatro capítulos cada uno, siendo el último el más importante desde el noveno capítulo, simultáneo al Episodio IIILa Venganza de los Sith’ (‘Revenge of the Sith’) donde se muestra la caída de la Orden Jedi, la República y de Anakin al lado oscuro de la Fuerza.

Los primeros cuatro episodios presentan al batallón especial de clones “99”, compuesto por Hunter, Wrecker, Tech y Crosshair, que ayudan a Cody y Rex en una misión que revelará un secreto.

En los siguientes cuatro capítulos, se muestra cómo Ahsoka se enreda con un par de hermanas que viven en el bajo Coruscant. Son los momentos más bajos de la temporada en cuanto relato, -personalmente-, pero ayudan a mostrar la solidez que alcanza Ahsoka como personaje, que se disfruta y deja con gusto a poco.

La trama de Mandalore, -inconclusa en temporadas anteriores-, es retomada conectando con personajes del canon que ya conocíamos, Maul, Bo Katan, Ursa Wren y Gar Saxon.

La Orden 66 otra vez

En los últimos dos episodios, se muestra “lo que no se ve” del Episodio III. Sabemos que Ahsoka y el Capitán Rex sobreviven post-episodio III, pero no sabemos cómo.

En una conversación previa con Maul, SPOILER Ahsoka se entera de los planes para Anakin de Darth Sidious, -el oculto señor de los Sith-, a quien prepara como nuevo discípulo SPOILER. No decide contarlo al Consejo, sino sólo hablarlo con Anakin, algo que nunca pasa.

Llegado el momento de la Orden 66, es intrigante que Rex no se cuestiona quien da la orden ni por qué. Ahsoka intenta hacer lo mejor que puede a medida que averigua más cosas. Ambos se desenvuelven consistentemente con sus principios y sentimientos, son conscientes y consecuentes de lo que hacen.

El evento final desde el cual Ahsoka y Rex sobreviven no decepciona en intensidad, pero no fue tan dramático como nos hicieron creer en las promociones previas de la serie.

Obi-Wan y Anakin se aprecian en los pocos momentos en que aparecen durante la temporada, aunque -a mi gusto-, hizo falta un guiño al menos del duelo de Mustafar o sus consecuencias, que cerrara más dramáticamente.

Esto, porque los últimos cuadros en sí transmiten cierta nostalgia – hasta una cierta vibra del final de ‘Blade Runner 2049’-, pero no rompen el corazón ni dejan con vacío existencial.

Es el cierre necesario de un ciclo, porque la serie fue cancelada en su mejor momento. Pero en cuanto a episodios, es bastante irregular. Los aspectos positivos, sin embargo, inclinan la balanza hacia ese lado, con una animación más allá de lo excelente, incorporando técnicas de motion-capture en las peleas (donde Ray Park se luce como Maul nuevamente), teniendo secuencias de acción maravillosas.

Y por último, pero no menos importante, esta temporada es la consagración del personaje de Ahsoka Tano, que ha tenido un gran desarrollo desde su primera aparición en la película ‘The Clone Wars’ de 2008. Recomendable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te podría gustar...