Eli Ben-David, director y protagonista de ‘The Attaché’: “Mi inspiración sobre este proyecto fue una historia de amor”

Hace un mes, NerdNews conversó en exclusiva con Eli Ben-David, creador, director y actor protagónico de la nueva serie de StarzPlay ‘The Attaché’, que se estrenará este domingo. Ben-David, habla sobre qué lo llevó a hacer la serie en primer lugar; sobre los temas que trata la producción y los desafíos propios de esta.

Si esta fuese una época normal, probablemente la mayor parte de nuestras interacciones laborales estarían físicamente en el mismo lugar. Sin embargo, gracias a la pandemia del Covid-19, las videollamadas han tomado el relevo.

En este caso, una teleconferencia transporta al cineasta Eli Ben-David desde su oficina en Francia a las casas de periodistas chilenos y argentinos para hablar sobre ‘The Attaché‘, una serie sobre Avshalom, un hombre israelita que decide acompañar a su esposa a París, luego que ella consiguiera un trabajo en la Embajada de Israel en Francia, pero este cambio hace que la pareja entre en crisis, especialmente luego de los ataques terroristas del año 2015.

Sin embargo, la pirotecnia macabra provocada por fanáticos suicidas en la capital francesa, no es el eje central de la trama que plantea ‘The Attaché’ y así lo explica su autor:

La serie no está inspirada por los ataques. Está basada en mi vida. Estaba viviendo felizmente en Tel Aviv cuando mi esposa, que es francesa- israelí, me dijo nos mudamos. Básicamente, mi inspiración sobre este proyecto fue y perdón lo cliché, pero esta es una historia de amor. Una simple historia de amor sobre un hombre que tiene miedo de perder a su esposa y ella se aleja y él está tratando de recuperarla.”

Una historia de amor, que también plantea los obstáculos que se le presentan, tales como el cambio cultural, la relocalización, la identidad y según su autor, esto no es un thriller político por lo menos desde su punto de vista.

En esa misma línea, Ben-David, quien es judío de ascendencia marroquí, expande su propia experiencia en la escritura de la serie, tales como los cambios que tuvo que afrontar como hombre de familia y como inmigrante, especialmente ya que en un principio era blanco de prejuicios que los franceses tienen contra los árabes.

“Este proyecto no es sobre rendirse, es sobre ir hacia adelante. Esta es mi historia íntima y sigo en shock que ha llegado internacionalmente. Nunca soñé que alguna vez me convertiría en alguien conocido internacionalmente y sólo estaba tratando de hacer mi pequeña historia”.

Para ser más explicativo, el cineasta utiliza la canción de Jacques Brel ‘Ne me quitte pas’ para definir la inspiración de la serie y que “en mi historia, fui un pez que se salió por voluntad propia del agua”, explica el director haciendo referencia al dicho ‘Pez fuera del agua’ que metafóricamente expone la situación de un ser humano cuando sale de su zona de confort y todo lo que ello implica.

Ben-David afirma que los choques culturales, que son parte importante de la serie, son más bien experiencias personales. De hecho, usa el segundo episodio de la serie, donde Avshalom se siente perseguido por alguien, como ejemplo para explicar su punto:

“Al final del episodio, esta persona desaparece y entiende que todo está en su cabeza. Así que el choque que tiene el protagonista no es un choque al estilo de una película de acción, donde hay buenos y malos. El malo es él y él bueno es él también y tiene este diálogo interno porque crecí en lugares donde habían definiciones sobre quién era bueno y quién era malo”.

Con eso, el actor hace una comparación entre la situación de la pandemia del Covid-19 con el dicho que se convirtió en hilo conductor de la trama. “De alguna manera, en este periodo todos hemos sido el pez fuera del agua porque estamos fuera de nuestro sistema. Estamos afuera de nuestra realidad, de nuestros hábitos. Hace un año, veías a un amigo y los abrazabas, ahora necesitas ajustarlo porque si lo abrazas, podrías matarlo”.

Detrás y delante de la cámara

En Israel, Eli Ben-David era principalmente conocido —tanto como guionista y como actor— por sus trabajos en show de sátiras y comedia como ‘Buba Shel Layla’ y ‘Anachnu BaMapa’, donde muchas veces, usó marionetas para lograr su cometido. 

Sin embargo, ‘The Attaché’ fue el primer proyecto donde  él estuvo a cargo de absolutamente todo, desde su producción y escritura, pasando por la dirección y la actuación encarnando al protagonismo de la historia.

Al ser consultado sobre sus roles en la serie, Ben-David es sincero y dice que la experiencia fue un infierno para él, más que nada por la logística. “Me gusta dirigir porque siempre estoy escribiendo y dirigiendo mis propios proyectos y fue una oportunidad y una elección hacer la dirección de la serie y ser su protagonista. Pero fue muy difícil en términos técnicos porque necesitas estar a cargo de muchísimas cosas y fue un proyecto complicado porque muchas de las tomas las hicimos en Ucrania, en especial los interiores y había un equipo ucraniano, uno ruso y de Tel-Aviv y de Marruecos y de muchas partes, y yo  era la persona que tenía que encargarse de todo eso porque soy el escritor, el showrunner y el director y luego, saltó al rol principal”, dice.

Con relación a su coprotagonista, la actriz francesa Heloise Godet, conocida principalmente por su participación en el filme ‘Adios al Lenguaje’ de Jean-Luc Godard, el director/actor no tuvo más que buenas palabras. “Ella es muy obsesiva, me mandaba videos de ella hablando en hebreo, porque estaba buscando a una actriz francesa que pudiese hablar hebreo o una actriz israelita que hablara francés naturalmente y aprendió hebreo fonéticamente (…) Tienes que ser completamente muy obsesivo para lograrlo y lo hizo. Me di cuenta que tenía este talento con los idiomas y tenía muchas ganas de hacer la serie, así que ella aprendió hebreo por muchos meses y lo hizo. Estoy muy orgulloso de ella”, cuenta Eli Ben David, a los lectores de Nerdnews.

‘The Attaché’: Esto es agua

Calificación:

Están dos peces nadando uno junto al otro cuando se topan con un pez más viejo nadando en sentido contrario, quien los saluda y dice, “Buen día muchachos ¿Cómo está el agua?” Los dos peces siguen nadando hasta que después de un tiempo uno voltea hacia el otro y pregunta ‘¿Qué demonios es el agua?’” 

 Así comienza el ensayo ‘Esto es agua‘ que David Foster Wallace, autor de la monumental y divertida novela ‘La Broma Infinita‘, leyó a un grupo de graduados el año 2005,  y que quince años después, popularizó la exitosa película de Pixar, ‘Soul’.

La reflexión que se desprende de esta fábula, es justamente, la premisa de la nueva serie de StarzPlayThe Attaché’ (‘El agregado‘) cuyo protagonista, Avshalom (Eli Ben-David) no considera los lugares comunes de la subsistencia adulta como relevantes que, tal como diría Wallace, podrían tener una importancia  de vida o muerte.

‘The Attache’ que se estrena el próximo 14 de marzo por la plataforma de Starz, transmite de forma simple y eficaz el contexto evidente que no ve el protagonista: asumido y cómodo en su zona, hasta que es “obligado” salir de ahí.

Avshalom (Eli Ben-David), es un músico exitoso que vive en Tel-Aviv, Israel. Un día su esposa de origen francés, Anabelle (Heloise Godet) le da la noticia que ha quedado seleccionada en un trabajo para la embajada de Israel en París, por lo que el protagonista —con el contrato laboral de agregado cultural en Francia—, decide acompañarla junto al hijo de ambos: Uri. 

Y es acá, cuando la fábula del escritor norteamericano toma forma. Las cosas para Avshalon se complican. Se siente fuera de lugar en este nuevo ambiente, especialmente con la familia de su esposa, situación que provoca fricción entre ambos que terminan en peleas.

Luego de una discusión con su pareja, ocurren en París los ataques del año 2015 y nuestro protagonista es confundido por un terrorista y aunque sólo es detenido por pocos minutos, son lo suficiente para quebrar sus paradigmas y empezar a reformular su vida y la relación con su familia.

Lo exitista sería que la trama de ‘The Attaché’ se centrara en los atentados del año 2015, convertirla en un thriller policial donde el protagonista de ascendencia árabe debe probar su inocencia. Sin embargo, los creadores no quisieron seguir el camino fácil para atrapar audiencias, al contrario, la espectacularidad o morbo que provocan los ataques terroristas —cuando son lejos del país en que vives—, sólo introducen a la historia basada en el crecimiento personal del protagonista y en la voluntad del mismo, por cambiar en nombre del amor.

Hay que destacar el guion escrito por Eli Ben-David, que fue capaz de darle a un relato que, a simple vista parece un cliché, el realismo y la humanidad para aterrizar un drama familiar que a ratos tiene tintes de existencialismo y de crisis de identidad.

No es coincidencia que Ben-David basara la serie en su propia vida y en la de su familia. De hecho, él cumple la mayor parte de los roles importantes para el desarrollo del show, es el showrunner, escritor principal y director.

Pero este drama está lejos de ser una excusa de Ben-David para satisfacer su ego. La historia nos plantea muchos dilemas que llegan con la migración,  como el racismo u orientalismo; la paranoia provocada por los terroristas, la brecha de idiomas y en este caso específico, el antisemitismo, tema que alcanza más terreno considerando los antecedentes que tiene Francia con los Judíos.

Pero quizás el asunto más importante de esta serie, es el viaje de desarrollo interno que tiene Avshalom, que parte como alguien que le cuesta aceptar que su esposa tiene un trabajo más importante que él y que, por culpa de ella, debe abandonar su zona de confort.

Es un pez fuera del agua, pero su personaje empieza a abrirse a posibilidades que antes hubiese desechado, de aprender a comunicarse con otros, de dejar sus ideas preconcebidas hacia los árabes y sobre todo,  dejar de lado su egoísmo con relación a su esposa e hijo. 

Quizás la única falla que tiene la serie como tal, es la disminución de calidad continua en los episodios. Si bien los dos primeros están muy bien hechos, a partir del tercero hay una baja notoria de atributos en el guion y eso puede impactar en la recepción del show como tal.

The Attaché’ es una pequeña historia pero que deja grandes reflexiones de una manera realista y aterrizada. Nos invita a salir de nuestra pecera para romper los paradigmas sobre quiénes somos, porque  parafraseando al citado escritor David Foster Wallace, el verdadero valor tiene que ver con la consciencia de lo que es real y esencial, tan escondido a simple vista.

La serie estará disponible en StarzPlay a partir del 14 de marzo. 

Ficha Técnica

Título original: ‘The Attaché’.
Año: 2019.
Duración: 30 min por episodio.
País: Israel
Dirección: Eli Ben-David
Guion: Eli Ben-David, Ori Elon, Heloise Godet
Elenco: Eli Ben-David, Héloise Godet, Ilay Lax, Florence Bloch, Patrick Braoudé y Ohad Knoller.