‘Assassin’s Creed Valhalla, Wrath of the Druids’: Visualmente hermosa y sólida expansión

Calificación:

Desde ayer, jueves 13 de mayo, se encuentra disponible ‘Wrath of the Druids’, el nuevo contenido extra del exitoso ‘Assassin’s Creed Valhalla’, videojuego desarrollado por Ubisoft Montreal, cuya historia sigue a Eivor, un legendario guerrero vikingo, expulsado de Noruega y se embarca a Inglaterra, una tierra que en el siglo IX d.C. era prometedora en recursos. 

Las razones por las que ‘Assassin’s Creed Valhalla’ me cautivó desde un principio, las conté en la reseña que publiqué el año de su lanzamiento en Nerdnews, una de ellas, obviamente, fue que es un tremendo videojuego de aventura RPG en mundo abierto que me entregó bastantes horas de excelente entretención, por lo mismo, el lanzamiento de este nuevo contenido me tenía ultra hypeado. 

La historia de ‘Wrath of the Druids’ da inicio cuando Eivor es convocado por su primo —perdido desde hace tiempo—, Barid a Irlanda. Rápidamente son reclutados por el Alto Rey de Irlanda Flann Sinna para emprender un peligroso viaje por las mágicas tierras irlandesas con el fin de unir las facciones enfrentadas. 

La intrigante, pero traicionera Irlanda Celta es una región completamente nueva para explorar, que incluye tres provincias y la ciudad de Dublín. La expansión también contiene famosos lugares históricos como la Calzada del Gigante, la colina de Tara, el dique del Cerdo Negro, Ben Bulben y otros.

Las aventuras en Irlanda tienen primero, misiones ligadas al nacimiento de las conexiones comerciales que se iniciaron en ese país; y segundo, una historia principal plagada de elementos místicos de la cultura irlandesa, donde los protagonistas son precisamente ‘Los Druidas’, además de presentar nuevos y poderosos enemigos, como los Hijos de Danu, un misterioso culto los Drengrs, las facciones irlandesas y nuevas criaturas míticas.

Y esto es en gran parte la gran diferencia con el arco principal del juego, ya que las mecánicas de combate son las mismas, el formato de las misiones se basan en realizar ciertos favores a cambio de la amistad o confianza de los diferentes personajes a quienes se van conociendo en el trayecto del juego. También se deben crear asentamientos, cobrando territorio en fuertes abandonados, los cuales son vigilados por enemigos druidas. Al leer esto, les podría sonar como conocido, o hasta, pensar que es más de lo mismo, pero de todas maneras tiene mucho sentido ya que como reza el dicho, si algo no está roto, no hay para qué arreglarlo y si algo ha demostrado ‘Assassin’s Creed Valhalla’ es que no sólo funciona, sino que lo hace muy bien y lleva ese funcionamiento sólido a esta nueva expansión.

Entre las nuevas características y contenidos que agrega este DLC a ‘Assassin’s Creed Valhalla’ están:

  • Reclama y conquista los Fuertes del Anillo de Irlanda, forma alianzas para dominar las rutas comerciales y construir la riqueza de Dublín, para establecerla como la principal sede del comercio.
  • Comercia con recursos raros y recompensas exóticas con las naciones de ultramar para hacer de Dublín una ciudad próspera.
  • Domina un nuevo tipo de arma: la hoz, una hoja rápida y letal que puede blandirse doblemente.
  • Utiliza nuevas habilidades y destrezas como el Saludo Vikingo, la Flecha Bomba de Humo, la Invocación del Sabueso Irlandés y el Combo de la Hoz.
  • Descubre una variedad de nuevos equipos y armas, y más opciones de personalización para el barco de Eivor, caballo, cuervo, tatuajes, el o y las decoraciones del asentamiento.

Al igual que la versión anterior, estoy jugando ‘Wrath of the Druids’ —gracias a Ubisoft Latinoamérica—, en PlayStation 4 y hasta ahora todo ha funcionado sin problemas técnicos. Y es en el apartado gráfico donde ‘Valhalla’ sigue sacando la nota más alta, ya que el trabajo de arte del juego, mantiene el mismo hermoso camino entregado en su base. 

Llevo jugando la expansión desde el viernes pasado y ha sido demasiado difícil para mí no detenerme a cada cierto tiempo, para sacar fotos o grabar algún video mientras recorro esta hermosa versión digital de la Irlanda del siglo IX. 

‘Wrath of the Druids’ es en este sentido, una expansión que destaca por su hermosura integral: su historia que mezcla religión y paganismo basados en  leyendas e historias reales de la Irlanda Celta, sumado a este increíble apartado artístico, entregan momentos de asombro, sobre todo mientras te internas en la aventura, como por ejemplo este que quedará por siempre en mi corazón melómano —de hecho soy de los que escucha música mientras juega incluso estos títulos— y que para mí demuestra lo excelente que es esta expansión, ya que son recuerdos que quedan para siempre luego de terminar, o dejar de jugar un título.

‘Wrath of the Druids’ suma contenido de una gran calidad a un ‘Valhalla’ que ya en su juego base es completamente recomendado y que he disfrutado demasiado desde su lanzamiento. Y si aún no tienes el videojuego, te cuento que para jugar a la expansión no es necesario haber completado el arco argumental del juego principal. Se podrá acceder a ‘Wrath of the Druids‘ una vez que los jugadores hayan llegado a Inglaterra y hayan completado uno de los primeros arcos narrativos: Grantebridgescire o Ledecestrescire, que se desbloquean justo después de llegar desde Noruega. No hay un nivel de poder obligatorio para jugar a ‘Wrath of the Druids’.

Assassin’s Creed Valhalla’ está disponible para las consolas Xbox Series X | S, Xbox One, PlayStation 5, PlayStation 4, la Epic Games Store y la Ubisoft Store en Windows PC, así como en Stadia, Amazon Luna y el servicio de suscripción de Ubisoft, Ubisoft+.

La expansión ‘Wrath of the Druids’ puede adquirirse de forma independiente por $17.49 dólares para Xbox y PC y para PS4. Los jugadores también pueden acceder a la expansión a través del Pase de Temporada, disponible ahora por $27.99 dólares o como parte de las ediciones ‘Assassin’s Creed Valhalla’ Gold, Ultimate y Collector.

Agradezco la oportunidad a Ubisoft Latinoamérica y LocalStrike por dejarme jugar de forma adelantada esta expansión y poder contarles mi maravillosa experiencia visitando Irlanda.