Buen viaje, dulce Rey

Hay una canción al inicio del musical ‘Rent’ que señala que, un año podemos medirlo en días, atardeceres, noches, tazas de café, centímetros, risas y en la lucha de cada quien.

La reciente partida de Chadwick Boseman ha causado conmoción no sólo en los actores y en directores, sino en toda persona que gusta del cine, porque la carrera de este intérprete, pese a lo breve, está plagada de momentos y personajes que inmortalizarán su figura.

Chadwick, en todos los testimonios —que han pululado en las redes sociales y medios, desde que se supo la noticia de su muerte—, no sólo destacan el tremendo rango de actor que era, sino además, la enorme calidad humana que poseía: siempre de buen ánimo, con ganas de brindar su tiempo, y dueño de una gran generosidad y de un fuerte compromiso por cada papel que actuó, desde el ícono musical James Brown, al mito del béisbol Jackie Robinson, pasando ante todo por el invencible héroe negro Black Panther. Todos significaron un hito en la historia afroamericana, personajes con una gran carga de responsabilidad que, quizá no muchos se atreverían a tomar.

Y sin embargo, él tomó y cumplió con maestría, sorprendiendo a un variopinto grupo de personas, que colman la fauna cinéfila.

Eso es porque, cada persona que interpretó, de alguna manera, encarnaba un tramo importante de la historia afroamericana, o quizás una voz que muchos olvidaron y era necesario volver escuchar. Boseman, tenía claro que cada personaje tenía algo que contar, algo que era necesario revivir, y eso se notaba a la hora de escoger sus proyectos.

En el año 2016, en una entrevista con Agencia EFE, en medio de las ruedas de prensa por el estreno de ‘Capitán América: Civil War’,  habló acerca de la naciente discusión para lograr la diversidad en Hollywood, completamente consciente del camino que ha recorrido la población afroamericana para ser respetada, y de que, si bien son cambios que son más que bienvenidos, el debate es algo que debe seguir sucediendo, y sin duda, los años le dieron la razón.

“Ese tipo de imágenes dolorosas para la población afroamericana han continuado a lo largo de la historia. Hoy en día, las minorías han hablado y han dejado claro que quieren mejores papeles. Por eso el debate sobre la diversidad debe continuar y el cambio en la industria necesita ocurrir”.

https://www.instagram.com/p/CEdWTTlDysD/?igshid=1fkozy0uyzv3t

Imaginemos que, en 2016 recién se comenzaba a hablar de duplicar espacios para lasminorías dentro de la Academia, porque en esa ceremonia no eran muchos actores afroamericanos los nominados a los premios, pero Chadwick Boseman no le interesaban mucho los premios, y señaló también en esa oportunidad:

“Un artista no debería elegir sus trabajos para ganar premios, sino porque cree en el proyecto, es su pasión y considera que tiene algo que decir al público. La industria debe incluir más a las minorías y pensar más en ellos”

https://www.instagram.com/p/CEdhYSOFzzm/

Su carrera comenzó el año 2003 con personajes en la televisión, pero no sería hasta 10 años más tarde que, su carreraen el cine comenzaría,con un personaje importantísimo para la comunidad afroamericana: el beisbolista Jackie Robinson, una estrella que tuvo que luchar el doble para alcanzar lo que sus compañeros —en su momento—, lograron con menos esfuerzos, y que, gracias a ese tremendo trabajo y sus hazañas, fue el primer afroamericano en jugar en la era moderna de la MLB. Se convirtió en un héroe por mano propia, les dio esperanza a la población afroamericana en 1947; años en que, la comunidad negra,eran constantemente acosados, asediados y no era común que alguien de color llegara tan lejos.

Y aun así, lo hizo.

Un año más tarde, Boseman, sería elegido para interpretar al hombre que cambió las reglas en el mundo de la música, James Brown. La taquilla no lo acompañó, pero, el público y la crítica se rindieron ante una actuación sumamente magnética; encarnación que le dio brillo y fuerza, a un músico como Brown, que ya de por sí, era conocido por su camaleónica, poderosa y extravagante imagen.

https://www.instagram.com/p/CEdU-afBhvC/

Uno se preguntaría, después de hacer a un héroe del deporte, que demostró a la comunidad afroamericana, que ellos si podían jugar baseball o un hombre que cambió la industria musical, ¿qué seguía para la incipiente carrera del actor? Pues, simplemente ser un héroe de verdad, pero no uno cualquiera, sino que el primer héroe africano: T’Challa, el Rey de Wakanda. El héroe que le habló a toda una generación, que en un contexto histórico de tanto odio y discriminación, ellos no estaban solos. Ver ‘Black Panther’ en la gran pantalla resultaba emocionante por, además del tremendo elenco con el que contaban, era una reconexión con sus raíces, una forma de abrazar su propia historia y la de sus antepasados. Una forma de decir muchas verdades, ver el camino recorrido y saber que esto podría mejorar. 

Y un dato interesante es que, ojo, el actor estuvo a punto de no tomar el papel. En una entrevista con ElPeriódico.com confesó que pese a que siempre tuvo ganas de hacer este papel, estaba reticente: tenía miedo que fuera un héroe de segunda línea, que no fuera una representación, porque, el gran leitmotiv de la carrera de Boseman, era hacer hombres memorables que los niños pudieran ver y sentir que importaban, hablarles a las nuevas generaciones de la forma en que no le hablaron a él, cuando era un niño.

“Desde el principio de mi carrera he hecho todo lo posible por formar parte de proyectos con potencial para causar un impacto positivo en las vidas de la gente de mi comunidad. Quiero meterme en la piel de hombres negros complejos, y ese es un tipo de personaje que por desgracia no existe en el cine americano. Por eso, hacía muchos años que fantaseaba con la posibilidad de llegar a interpretar a Black Panther algún día.”

https://www.instagram.com/p/CEdRs2wDXFD/

En paralelo, y gracias a las cuantiosas ganancias que obtuvo con las populares películas de Marvel, Chadwick pudo producir y protagonizar, uno de sus proyectos personales: ‘Marshall’, la biografía de Thurgood Marshall, el primer juez afroamericano del Tribunal Supremo de los Estados Unidos.

Nuevamente, quiso contar una historia, que debía ser reconocida.

Todos estos personajes, de alguna manera marcaron el camino de Chadwick como actor, quien, se puso ese manto de la representación negra, lidiando incluso con la sobreexposición (que ahora, en retrospectiva, y considerando todo lo que estaba pasando respecto de su enfermedad, muestra un tinte más trágico) y que incluso personas blancas gritaran el “Wakanda forever” como si esa frase les perteneciera. Y sin embargo estaba ahí, con una sonrisa haciendo esa señal.

Porque sabía que para una generación, esto era un símbolo de algo importante.

“A mí sobre todo me gustaría que ‘Black Panther’ sirva para que muchos afroamericanos redescubran sus vínculos con sus antepasados africanos, porque esa conexión entre ambos continentes es algo que lleva demasiado tiempo roto. Y también me gustaría que la película proporcione a muchos niños y niñas negros un modelo de conducta que puedan sentir que les habla directamente a ellos, que es algo que yo no tuve”.

Resulta sumamente amargo, decir adiós a este gran actor, porque, repasando ahora su carrera uno ve el tremendo potencial que poseía, y quizá cuantas historias más podría haber contado. Cuántos hombres,pudo haber presentado, sin embargo, ahora,sólo nos queda conjeturar.

https://www.instagram.com/p/CEeU-fTnUB5/

Volviendo entonces a la pregunta de cómo medir una vida, podemos medir la de este actor, con las veces en que nos emocionó, las veces en que investigamos algo gracias al personaje que interpretó, medirlo en las sonrisas y emociones que hizo sentir a cada persona que le agradeció por ser T’Challa, en las veces que aparecía majestuoso en la MET Gala, a los niños que visitó para darles una sonrisa, o las veces en que nos conmovía al meterse en la piel de tantos personajes, que llenan este mundo de esperanzas.

Medirla en amor.

Y en lo mucho que lo vamos a extrañar. Te veremos del otro lado.

Descansa en poder y buen viaje, dulce Rey.