‘Harry Potter: Eleva la Magia’ revela nuevas recompensas de preinscripción

Nuevos premios para el lanzamiento de “Animales Fantásticos: Los secretos de Dumbledore”

Warner Bros. Games y NetEase, Inc. han revelado hoy las nuevas recompensas de preinscripción para ‘Harry Potter: Eleva la Magia’, el esperado juego gratuito de cartas coleccionables (CCG) y multijugador masivo (MMO) de duelos de magos que llegará a los jugadores de todo el mundo en 2022. En colaboración con “Animales Fantásticos: Los secretos de Dumbledore” de Warner Bros. Pictures, los fans que se pre inscriban en ‘Harry Potter: Eleva la Magia’ recibirán un pack de cartas especial de Fantastic Beasts con las cartas de invocación Niffler y Baby Manticore.

Se invita a los jugadores de América, Europa y Oceanía a preinscribirse en ‘Harry Potter: Eleva la Magia’ en Google Play o en el sitio web oficial del juego en www.MagicAwakened.com para recibir este paquete especial de cartas y otras recompensas exclusivas una vez que el título salga a la venta. Las brujas y los magos también pueden desbloquear colectivamente recompensas adicionales tras alcanzar cada hito de preinscripción.

En ‘Harry Potter: Eleva la Magia’, los jugadores aprenderán hechizos y encantos que pueden ser lanzados en forma de cartas en duelos mágicos y batallas con monstruos. Las invocaciones son una clase especial de cartas que llaman a criaturas mágicas, artefactos o efectos al campo de batalla para atacar a los enemigos o ayudar a los aliados. Mediante la construcción estratégica de mazos, la combinación de hechizos y el uso de invocaciones, los jugadores pueden superar los retos más difíciles en el Club de Duelos o el Bosque Prohibido. 

Inspirada en las mantícoras infantiles introducidas en “Animales Fantásticos: Los secretos de Dumbledore”, la carta de invocación de la manticora bebé del juego es igualmente amenazante y bastante formidable cuando se agrupa. Con sus colas enroscadas, sus apéndices articulados y sus cabezas espinosas, las crías de mantícora se parecen a los crustáceos y, al igual que sus homólogas adultas, son agresivas y carnívoras. Las brujas y los magos que tengan la mala suerte de encontrarse con una cría de mantícora en Harry Potter: El Despertar de la Magia pueden verse rápidamente abrumados por un enjambre agresivo.

El Niffler es una bestia mágica con un largo hocico y un pelaje negro y esponjoso. Vive en madrigueras a gran profundidad y se siente atraído por las cosas brillantes, lo que le hace destacar en la localización de tesoros. Su afinidad por los objetos brillantes les da a menudo la reputación de ser bastante escurridizos y traviesos, y tendrán esta misma predilección por robar objetos preciosos en ‘Harry Potter: Eleva la Magia’ ayudando a las brujas y magos a restaurar sus puntos de magia buscando tesoros dentro del  juego. 

Desarrollado y publicado conjuntamente por Warner Bros. Games y NetEase Games, ‘Harry Potter: Eleva la Magia’ se lanzará mundialmente a finales de este año para iOS y Android como el último título de Portkey Games, el sello dedicado a crear nuevas experiencias de móvil y videojuegos inspirados en el Mundo Mágico que sitúan al jugador en el centro de su propia aventura.

Cinco hitos en dos décadas de Harry Potter

Con el especial “Harry Potter: Regreso a Hogwarts” la saga del joven mago vuelve a estar en boca de todos. Después de dos décadas incrustada en la cultura pop, estos son algunos de los aprendizajes que podemos sacar de una de las franquicias más exitosas de la literatura y el cine. 

1. LA FANTASÍA NO ES DE NICHO

 Si usted es un creador y/o artista y en más de una ocasión un productor y/o editor le ha respondido que la fantasía es de nicho, usted puede reírse en su cara sin ningún pudor. ¿La razón? La escritora J. K. Rowling tuvo tantas respuestas negativas antes de materializar su historia del joven mago Harry Potter, que al final el tiempo y las ventas le dieron la razón. A 20 años del estreno de la primera película de Harry Potter y luego de un total de ocho películas transcurridas, la saga Harry Potter acumula una recaudación de siete mil, setecientos millones de dólares. Leyó bien. US$7,7 billions, como escriben los anglosajones. Es decir, $6.559.525.900.000 de pesos chilenos. 

Cuatro de las cinco películas más taquilleras de la historia son de ese mal llamado “nicho”: 1.Avengers: Endgame (2.797 millones de dólares), 2. Avatar (2.787 millones de dólares), 4. Star Wars: El despertar de la Fuerza (2.068 millones de dólares) y 5. Avengers: Infinity Wars (2.048 millones de dólares). Así que después de dos décadas de Harry Potter está más que demostrado que el género de “fantasía” no es de unos pocos. Todo lo contrario. Se trata de un tipo de relato que en países como el nuestro es visto con prejuicio e ignorancia, pero en mercados más desarrollados es grito y plata. Y no hay ningún truco debajo de la manga en esta afirmación ni trampa de ningún tipo. Solo es la magia de una historia bien contada. 

2. CRECER EN PANTALLA TIENE PROS Y CONTRAS 

El trío protagonista de Harry Potter son tres niños que crecieron en pantalla frente a nuestros ojos. Daniel Radcliffe (Harry Potter) Emma Watson (Hermione Granger) y Rupert Grint (Ron Weasley) fueron gradualmente dejando su infancia atrás y ante la presión, la propia Emma Watson acaba de confesar en el especial de HBO Max “Harry Potter: Regreso a Hogwarts”, en el que la mayor parte del elenco se reunió para celebrar el vigésimo aniversario de la serie de películas, que pensó en renunciar a mitad de la saga. 

“Cuando comencé, una cosa de la que [el productor] y el estudio me hablaron fue que Emma no está segura de querer volver y hacer otro Potter”, señaló David Yates, director de la quinta entrega, “Harry Potter y la orden de el Phoenix”.  “La gente definitivamente olvida lo que asumió y la elegancia con que lo hizo”, dijo su coprotagonista Tom Felton. “Dan [Radcliffe] y Rupert [Grint], se tenían el uno al otro. Tenía mis compinches, mientras que Emma no solo era más joven, estaba sola”.  “Encontré una entrada en el diario que era como, hmmm”, recordó Emma Watson. “Pude ver que, a veces, me sentía sola”.  “Creo que estaba asustada”, continuó hablando con Grint. “No sé si alguna vez sentiste que llegaste a un punto de inflexión cuando dijiste, ‘Esto es para siempre’”.  “Yo diría que tenía sentimientos similares a Emma”, sumó Grint más tarde. “Es una especie de contemplación de cómo sería la vida si lo llamara un día, pero en realidad nunca hablamos de eso. Supongo que lo estábamos pasando a nuestro propio ritmo. Estábamos en el momento. En ese momento, realmente no se nos ocurrió que todos estábamos teniendo sentimientos similares”. Emma Watson también confesó que se enamoró de Tom Felton durante el making of de la saga, el actor a cargo del rol de Draco. 

3. A VECES, NACE UN ÍDOLO

Robert Pattinson, que logró fama con su propia saga “Crepúsculo” y ahora será el protagonista de“The Batman”, hizo su debut a lo grande en el cine de gran presupuesto en 2005 con “Harry Potter and the Goblet of Fire”. Su rol de Cedric Diggory, que repitió en  2007 en “Harry Potter and the Order of the Phoenix”, le ha dado satisfacciones impensadas para un joven que filmó con 18 años su ingreso a la saga del señor Potter. 

 “Recuerdo que fui a Tokio por primera vez y me senté en mi habitación, mirando la ciudad y pensando ‘¿Cómo ha sucedido esto?’”, decía sobre la prensa mundial de la película. “Fue realmente especial y realmente me gusta esa película … no estaría actuando si no fuera por eso”.  También reveló Pattinson que los cineastas detrás de la película eran especialmente protectores de las estrellas de la película, muchas de las cuales tenían 11 años en ese momento.  “Era un ambiente realmente agradable en Harry Potter. Incluso en comparación con las películas que he hecho desde entonces, la forma en que trataban a los niños estaba muy protegida”, continuó. “He visto películas en las que ves a un niño que tiene su tutor y no parece exactamente que vaya a la escuela. Quiero decir, es como si estuvieran cumpliendo con un requisito legal. Pero en Harry Potter, era como si estuvieran en la escuela y estaban haciendo un trabajo al mismo tiempo”.

4. SECUNDARIOS DE LUJO NECESARIOS

Alan Rickman, Gary Oldman, Emma Thompson y un largo etcétera de actores secundarios de lujo han ayudado a darle sustento dramático a la saga de Harry Potter en el cine. Sin embargo, por lo que podemos concluir después de ver HBO Max “Harry Potter: Regreso a Hogwarts”, la excelente actriz Helena Bonham Carter tuvo un protagonismo extra fílmico a esta asistencia actoral en el coro de señeros talentos.  El actor Daniel Radcliffe, de actuales 32 años, ha confesado en este especial de HBO MAX que alguna vez estuvo enamorado de Helena Bonham Carter, de 55 años. La actriz, que interpretó a la retorcida Mortífaga Bellatrix Lestrange en las películas, rebuscó en sus cosas y encontró una vieja carta que Radcliffe le escribió durante la realización de las películas después de que ella le pidió su autógrafo. 

La carta decía:  “Estimads HBC (Helena Bonham Carter), fue un placer ser su coprotagonista y posavasos, en el sentido de que siempre terminaba sosteniendo su café”, escribió Daniel Radcliffe. “Te amo y desearía haber nacido 10 años antes. Podría haber tenido una oportunidad. Mucho amor y gracias por ser genial”. Radcliffe vaciló al leer la última parte, pero Carter lo animó con una carcajada. “Puedes compartir”, dijo. “¿No es agradable? Siempre lo atesoraré. Eso está en mi baño, Dan”, agregó.

5. CUARÓN, EL MEJOR DIRECTOR DE LA SAGA

 De las ocho películas de la saga, hay consenso en que la que dirigió el ganador del Oscar, Alfonso Cuarón, resulta no solo la mejor sino que la más osada en términos narrativos. Estamos hablando de la tercera parte, “Harry Potter y el Prisionero de Azkaban”, de 2004, que logra establecer el tono que veríamos en las siguientes películas. El infantilizado Chris Columbus estuvo a cargo de los primeros dos filmes de la saga, “Harry Potter y la piedra filosofal” y “Harry Potter y la cámara secreta”, pastiches livianos que lograron pasar a un espesor más respetable gracias al aporte del realizador mexicano, que por lo demás también es una de las caras presentes en la reunión de los 20 años de HBO MAX. 

En dicho especial el director explicó por qué siempre está nublado en su cinta de Harry Potter. 

“Para Azkaban, se trata de cruzar la mayoría de edad. Están traspasando el umbral entre la infancia y la adolescencia. En los dos primeros (filmes), Harry todavía es un niño, hay un mayor optimismo en torno al tono en sí. Sin embargo, cuando el niño cumple 13 años, hay una gran nube que ensombrece todo lo que rodea a Harry, y necesitábamos transmitir eso también estilísticamente “.

Alfonso Cuarón venía de rodar la osada “Y tu mamá también” (2001) y su impronta más adulta y oscura sobre la franquicia de Rowling se notó inmediatamente. El dolor de la adolescencia cobró más sentido e intensidad y le idea del loop temporal que a veces parece dominar los pensamientos juveniles cobró materialidad con el recurso de volver en el tiempo, sobre los propios pasos de uno mismo. Lo que hizo Cuarón fue un tremendo aporte que, sin embargo, no tuvo parangón con el resto de las secuelas, dirigidas por Mike Newell (“Harry Potter y el Goblet de Fuego”) y David Yates (a cargo de las cuatro finales cintas). 

El pasado te susurra en este primer tráiler de ‘Animales Fantásticos: Los Secretos de Dumbledore’

La guerra de mundos comienza hoy.

Continuando con la reciente celebración de los 20 años de la primera película de ‘Harry Potter’, Warner Bros. ha dado a conocer el primer tráiler de ‘Animales Fantásticos: Los Secretos de Dumbledore‘. La próxima película perteneciente a esta nueva saga cinematográfica del universo Potter.

Este estreno se convertiría en el tercero de esta saga de precuelas luego de los éxitos de ‘Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos‘ (2016) y ‘Animales Fantásticos: Los Crímenes de Grindelwald’ (2018). Esta nueva aventura ahondará en el lado más oscuro de Albus Percival Wulfric Brian Dumbledore, el director del Colegio Howarts de Magia y Hechicería, interpretado por Jude Law.

La película está dirigida por David Yates a partir de un guion de Steve Kloves y J.K. Rowling, y está protagonizada por Eddie Redmayne como Newt Scamander; Jude Law como Albus Dumbledore; Ezra Miller como Credence Barebone; Katherine Waterston como Tina Golstein y Callum Turner como Theseus Scamander.

La película llegará a los cines nacionales el próximo 14 abril del 2022.

A continuación los dejamos con el adelanto.

Los amig@s en la adolescencia

Consuelo Terra es periodista UC , dibujante y lectora de cómics. Ganadora de tres premios MAGS de Revistas, del Premio Periodismo Sustentable 2016 y del Fondo de Creación del Libro 2017, con su primera novela gráfica ‘Mamá, yo te recuerdo’ (en coautoría con Emiliano Valenzuela), pronto a ser publicada en el sello Reservoir Books de Random House Chile.

También estuvo a cargo del arte del cómic periodístico ‘Dead in the desert: Water station save lives’, publicado en la antología ‘Border-X, a crisis in graphic detail’ este año en Estados Unidos.

Ahora en NerdNews, te dejamos con su nueva historieta semanal:

Feminismo y cultura pop: Un taller de cine imperdible

Antonella Estévez es un referente en la crítica, investigación y difusión del cine de calidad en Chile. Para mí se trata de una de las profesionales más lúcidas a la hora de comprender y analizar el significado de una película/serie/ historia y su eco social en nuestro contexto. Cofundadora de la esencial enciclopedia virtual CineChile.cl (junto a Marcelo Morales, otro referente) y una de las cocreadoras detrás del certamen Femcine —que al igual que el año pasado, ha estado con un altísimo estándar—,  Antonella Estévez ofrece desde este 11 de agosto hasta el 15 de septiembre un taller de cine imperdible: Feminismo y cultura pop, que durante seis sesiones revisará con una visión crítica algunas de las sagas de ciencia ficción y fantasía más populares del siglo XXI.

¿Esperaron años por esto? Yo sí. Esto es una mezcla explosiva: sci fi y lecturas inteligentes detrás de los signos de sagas como Star Wars.

—Antonella, ¿por qué crees necesario el diálogo de un taller de cine en esta pandemia?

—Me parece que ante la realidad desafiante que se nos presenta, esta puede ser una oportunidad súper interesante para resistir desde la reflexión y  la comunidad. Poder pensar temas que nos cruzan —como el género— a través de películas populares que nos entusiasman, nos puede dar una perspectiva interesante sobre cómo los discursos nos construyen e influencian y cómo nos formamos como espectadores. Por otro lado dialogar, compartir y pensar con otres, nos ayuda a mantenernos conectados y desde ahí hace más amable la cuarentena

— ¿Qué vas a hacer exactamente en el taller y qué películas vas a abordar?

—En el taller vamos a estar revisando la producción cinematográfica más popular de las últimas dos décadas desde la perspectiva de género, para dialogar sobre la construcción de los principales estereotipos y relatos respecto al género en la cinematografía, y reflexionar sobre los efectos de esos imaginarios en nuestra manera de ver y habitar el mundo, con el fin de reconocer su relación con la sociedad de la que emergen; analizar los cambios en sus discursos; celebrar los avances y proponer una mirada feminista desde la audiencia. Entre los casos a analizar estarán: Saga Star Wars, Saga Harry Potter, Saga El Señor de los Anillos, Universo Marvel, Universo DC, Saga Crepúsculo, Saga Los juegos del hambre, Las nuevas princesas Disney.

—Qué importante me resulta en estos días justamente la crítica de cine…

—Ante un mundo que nos bombardea con imágenes y en donde el contenido audiovisual es tan diverso y abrumadoramente numeroso, es tremendamente importante el rol de la crítica que permite dar contexto, valorar y distinguir aquello que resulta más relevante entre toda esta oferta. Formar una audiencia crítica ante lo que ve, es importantísimo, no sólo en términos personales, sino que —en tiempos de manipulación mediática y fake news—, trascendental para la democracia. La cultura es el terreno en disputa para la creación de un sentido común y ahí quienes pensamos y mediamos los contenidos culturales tenemos un rol súper importante.

Más información sobre taller de cine ‘Feminismo y cultura pop’ en radiodemente.cl

La cinéfila soledad

Hoy es jueves. Si estuviéramos en un contexto normal, sin pandemia, sin cuarentena, la cartelera de estrenos se estaría renovando y, seguramente, estaría planeando ir a ver algunas de esas nuevas películas en el cine más cerca de mi casa. Eso y el encierro obligatorio me hicieron reflexionar sobre algunas cosas,como que durante muchos años sentí vergüenza de ir a algunos lugares o a realizar actividades, sola. Por ejemplo, a comer, a comprar ropa, a caminar, a hacer deporte y sobre todo al cine. Tal vez porque, como adolescente, pensaba que estar sola era sinónimo de no tener amigos, y a esa edad es difícil sentirse apartado, solo o diferente.

Lo que más me costó siempre fue, irónicamente, lo que más disfrutaba y, en consecuencia, lo que más me molestaba. Fueron muchas las veces que me perdí un estreno en pantalla grande porque no lograba que ninguno de mis amigas/os se interesara en la película que les proponía.

Creo que a esa inseguridad no le ayudó mucho que, las veces que veía gente sola, siempre era en situaciones que bordeaban la caricatura. Una vez, de las tantas que fui a ver dramas románticos, me junté con una amiga para ver ‘Bajo la misma estrella’. De por sí, la situación ya era bastante deprimente, la trama se centraba en dos jóvenes amantes destinados a la muerte, y eso era suficientemente triste. Pero el hombre a mi lado, que estaba solo y que tenía, creo, cerca de 50 años, lloró sin parar durante toda la proyección. Eso me hizo dudar con más fuerzas sobre la posibilidad de ir sola y ser juzgada, como yo lo estaba juzgando en ese momento.

El autorregalo de la soledad

Por suerte, con los años le encontré el gusto a la soledad, al tiempo aparte para leer un libro, para caminar sin que nadie te apure o te retrase, para escuchar la música que quieres sin que nadie se queje, e incluso, para opinar y llorar sin ser juzgado. Sólo yo y mis pensamientos y mis lágrimas. Logré encontrar en momentos que me eran impuestos, espacios de reflexión. Como, por ejemplo, los viajes que hice sagradamente —durante cinco años y un poco más—,desde mi casa en Maipú, hasta la Universidad, en Ñuñoa. Un trayecto de una hora y 45 minutos, a veces más, dependiendo del tráfico y el día.

A veces, para disfrutar aún más de esos momentos —que aprovechaba para leer o escuchar un nuevo disco, o para estudiar o ver una serie—, cambié mi transporte predilecto del metro a la micro, sólo porque me entregaba más espacio y comodidad. Aunque significara aumentar el tiempo de viaje en varios minutos, a veces horas. Fue tanto lo que me acostumbré a leer en esa conmoción constante que representa un bus del exTransantiago, que ahora me es muy difícil leer en la tranquilidad y el silencio de mi casa.

En el caso del cine, más bien, en el caso de ver películas, siempre acostumbré a verlas sola. En mi casa somos mis padres y yo, y ellos no se caracterizan por ser cinéfilos acérrimos. Todo lo contrario. Un día dedicado a ver películas nunca fue un panorama en mi hogar. Razón por la cual, gran parte de mi recorrido descubriendo el séptimo arte, ha sido en solitario. Aprendiendo y disfrutando, casi siempre, por mi cuenta.

A pesar de esa formación individual, me costó poder dar el siguiente paso e ir completamente sola al cine, por lo que la pantalla del computador se convirtió en mi mejor amiga en lo que respecta al visionado de algún film. Pararme sola en la fila de la boletería, llegar a la caja y decir “una entrada para esa película, por favor” era impensado. Un suplicio que no estaba dispuesta a vivir. Siempre con el señor que lloraba en el recuerdo. Ahora, que lo pienso en retrospectiva, me parece infantil, pero no me condeno, porque ¿quién no se ha sentido avergonzado por acciones del pasado que más tarde parecen obvias?

Atreverse a dar el paso

Fue hace poco más de un año que, por razones de gusto, no tenía a nadie con quien ir a ver ‘Capitana Marvel’, el debut en el papel de Brie Larson y la primera cinta en solitario de una mujer en la vasta filmografía del MCU. Tal vez dirán, “pero si esa película fue tan taquillera, ¿no tenías a nadie con quien ir?”. La verdad es que tengo pocos amigos, y a los que les interesaba pagar una entrada para ver una película de superhéroes —al menos en esa época—, eran muchos menos. Por lo que me decidí, revisé las funciones del cine más cercano y me programé para ir al día siguiente, sin compañía.

Al llegar a un cine relativamente vacío, un día de semana, no experimenté la presión social—imaginaria—, que temía, por lo que no me sentí observada al adquirir el ticket. Me di cuenta de que al estar sola podía elegir cualquier lugar, porque siempre hay parejas que eligen asientos intercalados, y dejan una butaca abandonada en medio de todo, que justo resulta tener la perfecta vista hacia la pantalla.

Una vez sentada y comenzada la película, pude debatir con mis propios pensamientos. Sorprenderme y emocionarme en igual medida, sin responder a preguntas, sin preocuparme que un potencial acompañante estuviera disfrutando la película, un tema que, de verdad, me acongoja. Sólo bastaba mi opinión y los tiempos que yo decidía para entender cada aspecto de lo que estaba viendo.

Fue, realmente, una experiencia liberadora. Porque la cinta estaba en función de mi disfrute, de mi atención, de mi gusto o disgusto. Finalmente, de mí y no yo en función de explicarle algo a otro. Después de esa primera vez, he repetido el ejercicio un par de veces, y espero, apenas reabran las salas, convertirlo en un hábito.

“Ya, pero que amargada…”, no, para nada. Obvio que también disfruto ir acompañada, cuando lo amerita, cuando he seguido una serie de películas con alguien. Como es el caso de la saga de ‘Animales fantásticos…’, cuyas entregas he visto siempre con el mismo grupo de amigas fanáticas de Harry Potter. Para el resto, si nadie quiere ir, no espero y voy sola.

Creo que el placer de ir solo crece cuando has tenido malas experiencias yendo acompañada, teniendo que explicar cada personaje, cada easter egg, cada decisión del guion. Como cuando fui a ver ‘Once Upon a Time in Hollywood’, la última película de Tarantino, tuve que explicarle a mi acompañante quién era Sharon Tate, y por qué era tan importante que ese hombre, Charles Manson, al que nunca mencionan explícitamente, estuviese vigilando su casa. Además de interrumpir mi propia experiencia, interrumpí la del resto al hablar, aunque en voz baja.

Realmente, al igual que leer y escuchar música, ir al cine, a veces, es una experiencia que se disfruta mucho más de a uno. Y con la posibilidad que me dio NerdNews de escribir reseñas y críticas de cine, el gusto creció mucho más, porque a las funciones asignadas a la prensa, es una obligación ir solo, y son muy pocas las oportunidades que permiten ir con un acompañante.

Más allá de eso, mi yo del pasado, sin duda, estaría orgullosa de mi yo del presente. Atreverse a enfrentar una situación que produce ansiedad, sentirse observada, juzgada, y sobreponerse por el gusto y amor a la gran pantalla.De hecho, esa Javiera del pasado, en vez de vergüenza ajena, debería sentir admiración por aquel hombre llorando solo, por la historia de una película para adolescentes, en una sala repleta. Al menos la Javiera del presente lo hace.

Ahora, puedo llorar tranquilamente y sin miedo a ser observada, como cuando lagrimeé sin problemas mientras veía morir a Tony Stark, en ‘Avengers: Endgame’, o puedo estremecerme de rabia con historias como la de ‘Parasite’ y demostrarlo. Y emocionarme y que se me derrita el corazón con la calidez de ‘Mujercitas’, en salas llenas de gente. Entonces, creo que ir solo al cine, y sobrevivir para contarlo, afianza, aunque sea un poco, la confianza en uno mismo. Por eso, si aún no lo intentas, te invito a darle oportunidad a esta experiencia. Le permites a tu conciencia discurrir sobre su apreciación cinematográfica, y aprovechas de autorregalarte un momento de introspección, soledad y disfrute, todo en uno. Es, en conclusión, un acto de profundo amor propio.