Fitbit ‘Versa 3’: Un reloj que te motiva y ayuda a mejorar tu salud física y mental

Fitbit es una empresa multinacional que se dedica a crear dispositivos asociados principalmente a la salud y el deporte. Y en este caso, relojes inteligentes como el ‘Versa 3’, el que estoy usando hace dos meses, gracias a Fitbit.

El ‘Versa 3’ es un Smartwatch increíble, para muchos uno de los que compite a la par con el Apple Watch. Como indica la misma Fitbit, es un motivador para la salud y forma física, que monitorea todo gracias a su GPS integrado en la parte posterior del reloj.

Y es tanto así, que cuando me lo enviaron lo primero que pensé fue: “oye, esto será como tener una doctora de cabecera” (o de pulsera), así que lo llamé Meredith, por la famosa doctora Meredith Grey de ‘Grey’s Anatomy’.

Una Meredith elegante

El ‘Versa 3’ destaca desde el empaque por su sobriedad y elegancia, y muestra lo hermoso del reloj en su parte delantera. En el empaque viene incluido el manual, tres correas que, astutamente, Fitbit entrega por si eres como yo, y tienes la muñeca más gruesa que la del chileno medio —gracias Fitbit por eso—, el cargador y por supuesto, el smartwatch.

Tanto las correas de silicona como el cargador, mantienen el mismo diseño que el ‘Versa 3’; el modelo que estoy probando, por ejemplo, es de un tono oscuro completo y tiene un diseño plano con terminaciones curvas. Todo muy simple de armar, sólo necesitas acomodar un poco la correa al reloj y esta se adhiere magnéticamente, al igual que el cargador que, como pueden ver en la siguiente galería, tiene cuatro pines que indican cómo conectarlo al smartwatch de forma muy, pero muy sencilla.

El ‘‘Versa 3’’ es muy cómodo de usar, tanto por su peso como su agarre, el que nos mantiene conscientes de que tenemos puesto un reloj pero, con luego de usarlo todo el día, se vuelve imperceptible, como les pasa a todos los que aún usan reloj de muñeca en vez de su móvil para ver la hora.

El ‘‘Versa 3’’ tiene un diseño en aluminio, mide 40.48 x 40.48 x 12.35 mm y pesa 45,9 gramos. Tiene altavoz, micrófono, motor de vibración y es resiste hasta 50 metros bajo el agua. Entre sus sensores están el de frecuencia cardiaca, sensores de luz roja e infrarroja para la monitorización de la saturación de oxígeno (SpO2), Giroscopio, Altímetro, Acelerómetro de tres ejes y Sensor de luz ambiental. Cuenta con una pantalla AMOLED 1.58 pulgadas, 360 x 360 píxeles que incluye la función siempre encendida, su conectividad incluye Bluetooth 5.0 BLE, GPS + GLONASS, WiFi 4 y NFC.

Su software es el Fitbit OS que incluye además Asistente de Google, Amazon Alexa y Fitbit Pay.

Meredith fácil de usar y con muchas aplicaciones

El ‘‘Versa 3’’ sólo tiene un botón físico, ubicado a su izquierda y sirve para desbloquear y bloquear o volver al inicio presionando una vez, también es configurable para abrir un menú rápido de cuatro aplicaciones, el que se activa al apretarlo dos veces, o alguna app favorita al dejarlo presionado un par de segundos. Todo la demás, navegación entre el reloj y las apps del ‘‘Versa 3’’ se realiza gracias a su pantalla touch, que abre las aplicaciones haciendo tap en ellas, deslizando el dedo a la izquierda para volver, como pueden corroborar en el siguiente video, que grabé usando a mi Meredith.

En comparación con otros smartwatch, el ‘‘Versa 3’’ no tiene tantas aplicaciones, pero sí posee las necesarias y sobre todo, las que concuerdan con la filosofía de sus creadores: mantener una buena salud y mejorar nuestro estado físico.

Entre las apps que están instaladas por defecto, se encuentran las de ejercicios que sacan provecho al GPS incluido, entre ellas destacan: Caminar, Artes Marciales, Ciclismo, Correr en máquina, Correr, Entrenamiento, Máquina de escalera, Natación, Senderismo, Pilates, Tenis o Yoga. Además tiene integrada una aplicación para relajarnos, la que nos ayuda a tomarnos un momento y respirar profundamente durante dos minutos.

También nos entrega otras utilidades como el clima, alarmas, un temporizador, agenda, monedero, y dos que adoro y me han sido de mucha ayuda, como el poder controlar mis playlist en Spotify o Deezer y la utilidad para buscar el teléfono, la cual hace sonar y vibrar el móvil para darnos cuenta que lo dejamos metido entre la ropa desordenada o por allá en el baño.

Todo lo anterior descrito, es configurable desde la Aplicación Maestra del ‘Versa 3’ desde el teléfono: Fitbit App, está disponible tanto para Android como iOS. En ella se pueden manejar todas las apps del reloj, dando los permisos necesarios y además de elegir qué notificaciones queremos recibir en el ‘‘Versa 3’’,  las que llegan de inmediato a nuestra muñeca desde el celular. Estas notificaciones son variadas según la aplicación, podemos pasar de sólo leer el aviso para luego, desde el mismo reloj, abrir la app para poder leer los correos, mensajes de texto o, en el caso de Wahtsapp, poder responder con mensaje de voz o algunos emojis y mensajes cortos pre configurados.

Desde el ‘Versa3’ también se puede responder las llamadas, que además cuenta con un altavoz con excelente volumen y un micrófono que nos permite poder conversar sin siquiera tener el reloj a la altura de la boca. O sea, puedes seguir en tus quehaceres domésticas mientras hablas con tu jefe sin perder la calidad del audio en los dos sentidos.

Y sobre las carátulas, acá es donde el ‘‘Versa 3’’ sí nos entrega muchas opciones, tanto gratuitas como pagadas. Podemos tener hasta cinco carátulas instaladas en la memoria del reloj. Estas van desde relojes analógicos o digitales discretos, hasta poder poner una foto de fondo.

Y sobre su batería, el ‘‘Versa 3’’ entrega entre 4 a 5 días de autonomía.

Gracias por tanto ‘‘Versa 3’’ Meredith Grey

Mi relación con los relojes inteligentes hasta hoy era nula. El ‘‘Versa 3’’, es el primero que uso y de hecho, cuando me lo ofrecieron para reseñarlo, sabiendo que era un smartwatch enfocado en el deporte y tal, no encontré manera de sacarle provecho, ya que soy un gordo gigante asumido, que renunció al deporte hace años, por favor no me juzguen. Sin embargo, debo decirles que estaba muy equivocado, ya que el ‘Versa3’ no sólo me motivó a hacer actividades físicas, como caminar largos tramos. Cosa que no es novedad, justamente intentando mantener mi peso, es algo que siempre hago, pero me motiva que el ‘Versa3’ me muestre mis pequeñas metas físicas, más cuando recorro San Miguel, donde vivo y donde todo está a dos estaciones de distancia, las que prefiero recorrer caminado.

Y ahora más. 

Porque el GPS integrado del ‘‘Versa 3’’, no sólo cuenta los pasos y distancia, sino que entrega otros datos importantes como la elevación del terreno por donde caminas, el ritmo cardiaco y las calorías quemadas. Todo esto completamente detallado en la app Fitbit, estadísticas que además se pueden revisar en el sitio de la marca, logueándonos con la cuenta Fitbit que hay que crear para usar el smartwatch.

Y al mismo tiempo que en sus avisos de nuestra salud, mi Meredith no sólo me juzga, también me ayuda y en muchos casos celebra mis logros.

Otra de las cosas que el ‘‘Versa 3’’ logró, fue enseñarme sobre mi ritmo cardiaco, el que aprendí a medir según mi peso, edad y altura. Y ahora estoy siempre monitoreando, ya sea en el medidor que aparece en el reloj, como también en la aplicación, donde además, me entrega consejos de cómo ir mejorando.

También, este reloj enfermera me ayudó a mejorar y preocuparme de la calidad del sueño, algo muy importante y que ha empeorado en muchas personas durante la pandemia. El GPS del reloj permite que este sepa cuando nos quedamos dormidos, entregando al día siguiente un puntaje que aplica a las cantidades de horas dormidas, y el detalle de entre qué horas lo hicimos de forma ligera o profunda.

Todo acompañado de un constante apoyo del mismo reloj, ya que Fitbit, inteligentemente, agrega en sus relojes recordatorios de que hemos estado mucho rato sedentarios y debemos movernos, como también avisos que celebran nuestros logros predefinidos por el ‘‘Versa 3’’ o por nosotros. Avisos como este que con bombos y challas me mandó mi Meredith. Les juro que funcionan porque cuando lo leí mientras caminaba, me alegré y solté un “¡Eeeeeeeeee!”.

En resumen, el ‘‘Versa 3’’ me conquistó y es increíble que me haya pasado lo mismo que me pasó con los Smartphones, que se ganaron mi admiración después de, hace cientos de años, rechazarlos cada vez. Y ahora no sé qué haría sin ellos. Mi Meredith llegó para quedarse conmigo, siempre no sólo por lo cool y lindo que se ve en mi muñeca, sino porque me ha ayudado y me seguirá ayudando, ahora que quiero bajar todos mis kilos de más.

Por todo lo anterior descrito, el ‘Versa3’ es sin duda un smartwatch completamente recomendable, a pesar que su valor es mucho mayor que otros equipos ($239.990 pesos), pero creo que los vale, de todas maneras.

Ah y antes de que se vayan: Sí, también el ‘‘Versa 3’’ entrega la hora y la fecha.