Crítica de serie: “’El libro de Boba Fett’ mejora cuando se convierte en ‘The Mandalorian’”

Por Ernesto Garratt

He visto con detención durante el paso de los años cómo Dave Filoni ha forjado su carrera sacando lo mejor del universo Star Wars mientras el propio George Lucas y algunos directores como J.J Abrams han atentado contra ese principio rector: “hacer derivados o secuelas de calidad o por lo menos tan buenos como la primera trilogía”.

 “El libro de Boba Fett”, la nueva serie de Star Wars, empezó muy mal. Aunque yo quería que me gustara, no podía creer lo que la dirección del irregular Robert Rodríguez le estaba haciendo a uno de los más interesantes personajes secundarios de la saga: literalmente a Boba Fett lo sacó de la muerte para seguir teniéndolo muerto durante varios episodios más.

“El libro de Boba Fett”, pese a los esfuerzos por reanimarlo, traer de vuelta no a uno, ¡sino que a dos Jabba The Hutt!, darle una faceta mística y volverlo una especie de Kung-Fu de space opera, no funcionaba bien. Las técnicas de reanimación y los trucos y plot twits no resultaban ni eran suficiente para empatar la vara narrativa que había dejado la segunda temporada de “El Mandaloriano”.

Quisiera culpar de todo a Robert Rodriguez, productor ejecutivo de esta serie. Para hacer eso no tengo pruebas. Pero tampoco tengo dudas. Los peores episodios de “El libro de Boba Fett” y El Mandaloriano” son de su responsabilidad. Este director opera con desparpajo, una dispersión que denota una importante falta de cariño por

los personajes y el universo de Star Wars.

Por eso, cuando vi que apareció el nombre de Dave Filoni como director en el episodio seis de “El libro de Boba Fett” respiré hondo. De alivio. De agradecimiento.

Dave Filoni y Jon Favreau comprenden con mesura y cuidado y detalle de origamista cómo funciona la lógica del mundo Star Wars. Y Filoni, quizás el más talentoso de todos, es el verdadero guardián de ese espíritu original y a la vez, innovador.

El episodio seis de “El libro de Boba Fett” es precioso. Es pura emoción y narrativa bien hecha si se la compara con los pésimos lineamientos iniciales de esta serie, de nuevo acuso a Rodriguez, completamente planos y amateur.   

El episodio seis hay que elegir entre dos maneras de hacer las cosas y de vida: el modo mandaloriano y el modo jedi. Poco importa que Boba Fett va a una guerra que parece sacada de Dune…¡por la especia! La aparición de Baby Yoda, de Luke Skywalker recién salido nuevo y de paquete de “El regreso del jedi” y la imposibilidad de Mando de ver a su niño querido para no fregarle la onda en su entrenamiento jedi, son más que un fan service. Simplemente ¡es contar bien el cuento! (Aprende Rodriguez!!)

5 Highlights from “Chapter 5: Return of the Mandalorian” - The Book of Boba  Fett | StarWars.com

El episodio anterior, el cinco, hay que reconocerlo, fue también espectacular: fue regresar a Tatooine con los ojos de Mando y con la re-construcción de la misma nave de carreras del pequeño Anakin Skywalker. Es, creo que yo, el mejor ejercicio de reciclaje visual a cargo de la directora Bryce Dallas Howard. Es impresionante lo que hizo ella: Bryce Dallas Howard es una cineasta valiosísima.

A pesar de estos hitos, de estos puntos altos, Boba Fett se siente como un mal invitado en su propio show. Lamentablemente, “El libro de Boba Fett” solo mejora cuando se convierte en “The Mandalorian”. Veamos que irá a pasar en lo que queda de serie.