‘Clandestino’: La utopía de unos, es la distopía de otros

“La utopía de unos, es la distopía de otros” leí alguna vez por ahí. Y ciertamente, las construcciones de mundos ideales, siempre esconden horrores y muchos han quedado registrados en la historia de la humanidad. Chile, Colombia, Argentina, Cuba, Alemania, Rusia, todos terminaron con gobiernos autoritarios, genocidas e incapaces de racionalizar un mundo más justo, en donde las ideas de todos converjan en el bien común. Esta premisa tan común en los países de Latinoamérica es la que nos presenta ‘Clandestino‘, cómic creado, ilustrado y escrito por el autor chileno-canadiense, Amancay Nahuelpan.

‘Clandestino‘ es una obra que originalmente fue publicada en Estados Unidos, en seis tomos por el sello independiente Black Mask, y cuenta la historia de Niko: un hombre residente de la Republica de Tairona, cuya madre fue asesinada cuando sólo era un niño por el Grupo Nacional Paramilitar (GNP).

ES 1973, el General Kapala toma el poder a través de un Golpe de Estado, y Niko es reclutado y protegido por Linco, un soldado que lidera las fuerzas rebeldes que luchan por la libertad del pueblo reprimido. Si bien, la trama tiene muchas similitudes con la realidad chilena, ‘Clandestino‘ se desarrolla y evoluciona hasta sacar su propia voz, que se hace oír fuerte a través de sus protagonistas: Yanka, Sakin y Niko.

Veintitrés años después del golpe, Tairona es tierra de nadie. Una escenografía propia de ‘Mad Max‘ en donde el GNP del General Kapala transitan —en sus anacrónicos vehículos— por carreteras polvorientas en busca de los líderes de la resistencia, conocida como Koyam: la fracción rebelde que opera desde el sur, norte y este del país.

Pero en una nación tan polarizada, no se pude confiar en nadie. Los tentáculos de la corrupción del General están por todas partes, y mercenarios de todo el mundo llegan a Tairona para capturar y asesinar a los rebeldes.

Desde acá, cualquier detalle extra podría arruinar la experiencia de leer ‘Clandestino’, que gracias a Planeta Cómic existe de forma integral y en una edición muy bien cuidada. La portada exclusivamente dibujada para la versión chilena, rememora a grandes artistas del cómic, como por ejemplo, Tony Moore ilustrador de género y conocido por sus trabajos en la serie de ‘The Walking Dead’, o el trabajo de Frank Miller en ‘Ronin‘ y ‘300’, hasta  el mismo Jack Kirby —en principio—, pero siempre con el sello Nahuelpan.

La paleta de colores cambia como un caleidoscopio al ritmo de la trama. Sin embargo se mantiene firme en los tonos amarillos, cafés y rojos como la arcilla, sobre todo en la construcción de escenas de acción. Aymancay también juega con los estilos artísticos, un sello que, según él mismo reconoció en una entrevista con SuperGeek, se vincula a la evolución de la historia. Tal como los colores.

Clandestino‘ es una novela fresca y profunda, a ratos angustiante que el autor contextualiza insertando imágenes de periódicos y notas televisivas que, no sólo te dan una visión más amplia de lo que se está viviendo en la República, sino también un descanso de la vertiginosa y violenta vida del protagonista que, cabe destacar, Amancay Nahuelpan compone desde diferentes puntos de vista. Un lujo de novela, una historia convincente y magistralmente ilustrada que recomiendo con violencia.

Ficha Técnica

Título original:Clandestino‘.
Autor: Amancay Nahuelpan.
Editorial: Planeta Cómic 2021.
Precio de ref.: $17.910

‘El Escultor’: ¿Morirías por tu obra?

‘El Escultor‘ (Planeta Cómic 2015) del multipremiado dibujante norteamericano y autor de los clásicos ‘Entender el cómic’, ‘Reinventar el cómic’ y ‘Zot!’, Scott McCloud, es un libro brillante que deja a un lado la teoría para enlazar disciplinas en apariencia contrastantes como la filosofía, el amor o bien el choque del arte con las transas comerciales y la frustración. Todo ello en un contexto hípster del cual se ríe, pero también abraza.

Esta es la primera novela gráfica de McCloud luego de un silencio de 24 años en el género y cuenta la historia de David Smith, que como índica el título es un escultor neoyorkino que fue sacado del anonimato artístico por un empresario coleccionista cuando aún era un joven estudiante; época en que disfrutó, en todos los sentidos imaginables, de los privilegios de ser reconocido por su trabajo.

Luego, en el presente en que transcurre la novela, David lo ha perdido todo: el mecenazgo, el dinero, el optimismo y, lo peor de todo, su inspiración. Sus escasas creaciones ya no son capaces de seducir a los galeristas, pero a pesar de sus limitaciones el frustrado artista se niega a cambiar de dirección sus energías e insiste, y persiste en cumplir su sueño: esculpir una de las maravillas del mundo.

David, como todo artista romántico e idealista, está dispuesto a todo por su obra. Pero, entonces, algo ocurre. En un restorán, David Smith se encuentra con la muerte en la figura de su tío Harry. Es él quien le ofrece un trato que consiste en elegir entre dos escenarios.

En el primero, David se va a vivir a los suburbios, es profesor de plástica en un colegio, tiene una esposa linda, hijos y un perro; pero en esta versión, David no se siente completo y se cuestiona cómo pudo haber vivido si no hubiese renunciado a su sueño, lo que sin duda lo atormenta.

En la segunda versión, Harry le da un don. No voy a spoiler qué es para arruinarlo todo, pero si suponemos que David está satisfecho con eso la muerte le da 200 días para usarlo y crear su grandiosa obra de arte y luego morirá irremediablemente.

O sea, un sueño por su vida.

Y aquí la pregunta ¿realmente moriría por su obra?

¡Hay que leer el libro para descubrirlo!

El Escultor’ es una novela apasionante y súper absorbente. Tiene carácter y, de alguna manera, logra situar al lector en la subjetividad del arte.  ¿Cuándo parar de insistir en un ideal? Steve McCloud se centra en los sentimientos humanos que conlleva esa pregunta, además de perfilar la ambición frustrada, la inconformidad o la depresión, entre otras emociones malsanas que pueden derivar de las pretensiones estéticas.  Y, por sobre todo, el autor se enfoca en qué pasa cuando levantamos muros entre nosotros y qué sucede cuando los dejamos caer. O, peor aún, cuando se nos vienen encima.

Ficha técnica:

  • El Escultor’ de Steve McCloud
  • Planeta de Comic 2015
  • 496 páginas
  • Precio de ref. Buscalibre: $37.000

Paulina Palacios, autora de ‘Mientras Yubooh Duerme’: “Creo en la magia, siempre he creído que hay algo más”

La semana pasada, Editorial Planeta Cómic lanzó el primer número de la historieta nacional ‘Mientras Yubooh duerme’, escrita y dibujada por Paulina Palacios, conocida por sus lectores como Paulinaapc. Y si bien este es su primer trabajo para la editorial de renombre nacional, no es su primera publicación, porque la artista oriunda de Rengo lleva años contribuyendo al mundo del cómic chileno con sus libros estilo manga.

En esta entrevista con NerdNews, la joven autora conversa sobre sus inicios en el mundo del dibujo, cómo la animación japonesa influyó su estilo y sus tiempos de trabajo, que actualmente la tienen publicando dos veces al año, los nuevos tomos de sus ‘Maestro Gato’, ‘Cyrilla y Abdel’ y su nueva novela gráfica de adolescentes mágicos: ‘Mientras Yubooh duerme’.

Cuando Paulina comenzó a dibujar tenía apenas diez años, y su principal motivación e inspiración era una serie japonesa que veía en la televisión. “Empezaron a dar un animé que se llama ‘InuYasha’, y era tan fanática que me puse a dibujar y diseñar personajes. En ese tiempo no hacía cómics, pero quería crear mis propias historias”, dice Palacios sobre sus primeros pasos en el mundo del arte. En esa misma época unas amigas la ayudaron a desarrollar más esa pasión, ya que las niñas ponían las historias y ella las ilustraba.

Y si el animé fue su primer acercamiento al dibujo, también influyó mucho en su propio estilo, que ella reconoce, en un inicio se basó en los propios trazos de la creadora de ‘InuYasha’, la mangaka Rumiko Takahashi. “Yo estudiaba todas sus historias, y al principio intentaba hacer casi lo mismo —ríe—. Pero con el tiempo empecé a crear cosas más propias, y a tener más referentes de otros estilos”, comenta.

En la actualidad, la artista sigue inspirándose en dibujantes japoneses, como Iro Aida, autor de ‘Jibaku Shōnen Hanako-kun’, pero es enfática en decir que su estilo ha alcanzado un punto donde es mucho más personal, y se ha nutrido de sus propias experiencias personales.

En su nuevo libro, ‘Mientras Yubooh Duerme’, la autora trabajó por primera vez con un asistente de color, porque a diferencia de sus proyectos anteriores, este relato fue más trabajado. “‘Yubooh’ es una historia más completa, está más desarrollada por así decirlo; porque los otros dos ‘Cyrilla y Abdel’ y ‘Maestro Gato’ los empecé como un juego. Ahora ya no los hago así, pero al principio eran eso, para pasar el rato no más”, dice Palacios con relación a su publicación más actual.

“‘Mientras Yubooh Duerme’ está más pensado, la historia, los personajes, como iba a utilizar los colores. Y le dije a mi editor que quería trabajar con un asistente de color, porque no sabía si iba a alcanzar a entregarlo, porque tiene más páginas”, declara Paulina, aunque ella coloreó gran parte del libro, siguiendo la línea de total autonomía creativa, algo que viene desplegando desde sus inicios.

SALVIA LA BRUJA

Esta nueva publicación narra la vida de Yubooh Rowell, una adolescente que está convencida de que su mejor amiga, Salvia, es una bruja. Con esa idea en la cabeza decide inscribirse en la Academia Saturno, instituto al que asiste su amiga. Un misterioso colegio, donde los uniformes son completamente negros, y cada Halloween hacen un desfile por las calles del pueblo. Eso, y otras pistas, hacen que la protagonista de este cómic crea con fervor en que se trata de una escuela de magia. Sobre ese tópico, la creadora declara: “Creo en la magia, siempre he creído que hay algo más”.

Aunque los personajes principales son adolescentes, y el estilo de dibujo es muy amigable con los más jóvenes, sus relatos no están dirigidos a un público específico. “Yo nunca dibujo para un público objetivo. O sea, un poco, pero todos mis libros no los hice para niños muy pequeños. Pero igual los leen, a veces niños que ni siquiera saben leer, se los leen. Pero yo no los hice con ese fin, el público se hace solo”, comenta.

Dentro de la Academia Saturno, Yubooh conoce al resto de los personajes que le dan vida a esta primera parte de lo que esperamos, sea una larga saga de aventuras mágicas. Además de Salvia, su mejor amiga, el colegio alberga a Roo, un carismático joven; y también a Esteban, un tímido chico, que Paulina confiesa, es con quien más se identifica. “Todos tienen algo de mí, pero el que creo que tiene más de mi es Esteban, que tiene su ansiedad. Él es lo que estoy reflejando de mi en la historia, el tema de la ansiedad, que planeo trabajarlo más en los próximos libros. Que se entienda como piensa una persona con ansiedad”.

El universo de ‘Mientras Yubooh Duerme’ crece y se expande página a página. Y aunque no se puede revelar mucho de su trama, para no arruinar la sorpresa del argumento, la artista cuenta que para desarrollarla se basa en dos métodos: un mapa previo —tiene gran parte de las ideas anotadas— y la propia inspiración que surge mientras dibuja.

Durante sus primeros años de vida esta ilustradora vivió en varias ciudades de Chile, y cree que sus constantes cambios de colegios son la razón principal de por qué sus historias siempre tienen estos espacios como telón de fondo. “Estuve en muchos colegios, y tal vez por eso también tengo tantos personajes, porque conocía a muchas personas. Tengo mucho material para dibujar. Los lugares también me inspiraron”, dice la creadora, ahora parte del catálogo de la Editorial Planeta Cómic.

Paulina Palacios ha cultivado un gran número de fans, que siguen de cerca sus pasos y los de sus personajes; a ellos les agradece su éxito y la posibilidad de seguir creando. Reconoce que apenas publica un tomo de cualquiera de sus tres historias que se encuentran en circulación, los lectores le escriben de inmediato para preguntarle cuándo habrá un nuevo número que continúe la trama, que además siempre queda congelada en puntos claves de la narración.

Esos finales que dejan colgados a los seguidores en ocasiones son azarosos, porque algunas veces sabe a la perfección como van a terminar los tomos, pero muchas otras, se deja llevar por el ritmo del relato. “Depende de como vaya avanzando la historia, voy pensando como dejarlo justo ahí”, explica Palacios riendo.

Frente a la petición de dar un mensaje a los jóvenes que se están iniciando en el mundo de las historietas, Paulina entrega las siguientes palabras:

“Sí. Se puede trabajar de esto, y tiene que ver con la motivación de uno. Porque no es un camino fácil. Quizá te van a rechazar varias veces, si vas a participar en concursos, quizá no vas a ganar. Son cosas que tienes que ir aprendiendo y saber que es parte del proceso. Saber que no siempre va a salir todo a la primera. Pero sí se puede”.