Ray Harryhausen: epitafio para la leyenda de los efectos especiales

harryhausenEs probable que hoy su nombre no signifique mucho para las generaciones más jóvenes, acostumbradas a disfrutar impresionantes efectos especiales en cine, televisión y videojuegos. Algo casi trivial en estos tiempos. Pero para otros, como yo, saber que hoy falleció Ray Harryhausen, es perder un pedazo de la infancia.
Considerado como un pionero y maestro de los efectos especiales —sobre todo en cintas de
corte fantástico—, Harryhausen dejó este mundo en Londres, a los 92 años, de acuerdo a lo
informado por su familia.
Nacido en Los Ángeles el 29 de junio de 1920, su pasión por los efectos visuales nació tras ver la versión original de “King Kong” (1933), de Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack.
Insuperable en el artesanal trabajo del “stop motion”, dio vida a todo tipo de criaturas:
desde dinosaurios hasta seres mitológicos y extraterrestres. Recibió un Óscar honorífico en
1992 y una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood. Reconocimientos apenas dignos
para un talento como el suyo.
¿Algunas de las películas en las que él trabajo? “La bestia de 20.000 toneladas” (1954),
“Surgió del fondo del mar” (1955), “La Tierra contra los platillos voladores” (1956), “La
bestia de otro planeta” (1957), “Simbad y la princesa” (1958), “Jasón y los argonautas”
(1963) —que debe tener la pelea con esqueletos más espectacular del cine—, “Hace un
millón de años” (1966), “El valle de Gwangi” (1969) o “Simbad y el ojo del tigre” (1977).
La original “Furia de titanes” (1981) fue el último de sus grandes trabajos, al animar al
Kraken y a Medusa.
Un último dato nerd: En la cinta de Pixar “Monsters, Inc”, el restaurante al que Mike Wazowski lleva a su novia Celia Mae para celebrar su cumpleaños se llama precisamente “Harryhausen’s”.
Y como una imagen vale más que cualquier palabra, aquí van algunos fragmentos que
demuestran por qué Ray Harryhausen tiene su lugar ganado en la historia del cine.

One thought on “Ray Harryhausen: epitafio para la leyenda de los efectos especiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te podría gustar...