Peter Lord, el genio de ‘Pollitos en fuga’ en Chile

Peter Lord, 62 años, está en Chile para participar en el festival de animación Chilemonos www.festivalchilemonos.cl
Presentará en nuestro la nueva película de los estudios Aardman: ‘Shaun el cordero: la película’. El hombre que ayudó a crear el fiel y brillante perro y su calvo amo de ‘Wallace & Gromit‘; las aves de ‘Pollitos en fuga‘, los corsarios de ‘Piratas’ y su creación más primigenia, un muñeco simple llamado Morph que en Inglaterra es un ícono pop, habla desde su Inglaterra natal sobre el cada vez más nostálgico arte de animar cuadro a cuadro figuras de plastilina.
Nominado tres veces al Oscar,Peter Lord es co fundador en Aardman (junto a David Sproxton)
-Toda película es diferente, toda película debe serlo-, dice sobre las comparaciones con las anteriores películas y series de Aardman respecto de su nueva producción: ‘Shaun el cordero‘.
 -Shaun aparece en el corto de Nick Park que en inglés se llamaba “A close shave”, de ahí nació una serie de TV de 6 capítulos. Y fue el director que se llama Richard Starzak quien me dijo que teníamos que hacer una película con este personaje. Y lo interesante es que no hay diálogo, pero no se trata de una película muda, tiene música, efectos, pero no tiene diálogo. Y ese era un gran desafío para nosotros. Y Shaun, el cordero, es un personaje encantador y activo y alborotador, que mira la vida como oportunidades y que busca divertirse. Es como un individuo librepensador. Yo no sé cómo será en Chile, pero en Inglaterra no hay mucho respeto por las ovejas, piensan que las ovejas son estúpidas. Pero nosotros lo mostramos crecer, vivir en una granja y después lo mostramos como un héroe y lo colocamos en una ciudad: en el lugar más difícil y desafiante.
-Usted comenzó realmente joven en este negocio, en 1972…
-El mundo ahora ha cambiado mucho. Cuando nosotros comenzamos estábamos en la preparatoria, teníamos 16 o 17 años, David (Sproxton) y yo pensábamos que principalmente el tema de la animación era algo de Estados Unidos, de grandes estudios. Comenzamos por diversión, como un experimento, como algo que no lo leíamos como una carrera. Veíamos la animación como algo divertido porque queríamos hacerla y se fue convirtiendo con el tiempo en algo cada vez más grande. Desde el principio tuvimos suerte, tuvimos un contacto en la BBC, cuando éramos todavía adolescentes y hacíamos cortos. Ese fue el comienzo. Pero desde ese punto a convertir esto en una carrera fue difícil. Los primeros dos años no hicimos dinero, pero después hicimos un personaje que se llamaba Morph, y se convirtió en un pequeño éxito.
-También animó el legendario video clip de Peter Gabriel en los 80s,“Sledgehammer”
-A mitad de los 80 había muchos videos clips, fue un período muy excitante en Inglaterra creativamente hablando. Y Steven Johnson, director del video, y Peter Gabriel se acercaron con este proyecto y lo llamativo que fue el primer video clip que hicimos en Aardman. Fue algo inmenso. Y Steve tenía esta filosofía de no usar efectos digitales en su trabajo. Todo estaba hecho en vivo. Así que cuando ves a Peter Gabriel en el medio con peces nadando en su cabeza por ejemplo, eso era fácil cualquiera podía hacer con Peter en una pantalla verde. Pero no quisimos usar la pantalla verde. Peter estaba acostado y delante de él una lamina de cristal y verdaderos peces en el vidrio. Había peces, verduras, pollos. Y estaba esta idea de que Peter sería tratado como un muñeco de animación. Fue un trabajo muy duro porque durante una semana, doce horas al día, resulto “animado”..
-¿Qué tan duro es hacer una película de animación como ‘Pollitos en fuga’ o ‘Shaun…’?
– Te doy algunas cifras para que la gente pueda comprender. En un filme como ‘Pollitos en fuga’, un animador hace 5 o 6 segundos por semana. Es más quizás como 10 segundos por semana. Es decir, puede ser más, si haces una serie de TV pueden ser 20 segundos por día, pero aun así es lento y para ‘Shaun...’ hubo un equipo de cerca de 150 personas y hay de todo: están los que hacen los modelos, los sets, los fondos, los detalles, carpinteros, electricistas, tienes gente de iluminación, camarógrafos, y tienes los animadores de los muñecos que los mueven. Lo extraño es, y quizás sea difícil de comprender, en un día de rodaje no importa cual, el director debe supervisar cerca de mini sets con animadores trabajando al mismo tiempo. Y son 20 sets con 20 muñecos de la oveja Shaun
-Literalmente clonan la oveja-
-Si si, y los otros personajes también están por veinte.
-Además de sus tres nominaciones al Oscar, en 2006 recibió el título de Comandante de la Orden del Imperio Británico en el cumpleaños de la Reina…
-Bueno, tenemos estas tradiciones en Inglaterra, la Reina, etc. Así que fuimos al Palacio de Buckingham y ella me dio una medalla que puso alrededor del cuello… es muy cool. Pero el hecho de ser nombrado como Comandante del Imperio Británico es un poco extraño porque ¿qué es el imperio británico? Ya no existe. Es como una antigüedad. Me gustan las tradiciones, me gustan, de verdad. Me gusta la historia, me gustan las capas de historia que uno encuentra en un país. Cuando caminas por Inglaterra al final del día, los paisajes, las iglesias, los edificios, me gusta. Así que me gustó esa condecoración, fue un buen día, con esos gorros altos, muy clásico. Los Oscar también son fantásticos. Es otro mundo de todas maneras, pero también en cierta manera es similar, porque se trata de tradiciones. Nosotros hacemos cosas históricas con boato muy bien y los estadounidenses hacen el mundo del espectáculo muy bien. Y el espectáculo es tradición de ellos. Y el Oscar es increíble, espectacular, lo hacen con completa dedicación..
-Aardman tiene una marca registrada con sus películas como ‘Wallace & Gromit’, ‘Pollitos en fuga’: mostrar el sentido de lo británico ¿no cree?.
-Es muy importante en nosotros y muy natural en nosotros, creo. Es muy difícil de definir lo británico. El simple hecho es que en la escritura y en el diseño y en las actuaciones, en las voces, sólo hacemos lo que es natural para nosotros. Tan simple como eso. Somos una compañía inglesa y tratamos ser verdaderos con eso. En el mundo comercial hay presión para ser más norteamericanos porque ese es un tremendo mercado. Y también es un mercado sumamente inflexible porque aman los filmes de EE.UU. pero no les gustan filmes japoneses, indios, chilenos. Solo le gustan los filmes de allá.
-Son como una resistencia..
-Podríamos en otro mundo hacer cosas para el mercado estadounidense, pero no. Hacemos lo que amamos, lo que sale espontáneo, esa nuestra filosofía: hacer lo que nos sale. Y eso es porque los personas lucen así, hablan y se mueve, dicen las cosas que dicen porque es natural. Y por supuesto que conocemos otras formas de actuar, por supuesto que sí. Si fuéramos italianos haríamos gestos de manera diferente. Es fácil hacerlo, pero estoy muy orgulloso porque creo que el mundo está ahogado en la cultura americana. Lo vemos en Inglaterra, los cines en mi país están llenos de películas de Hollywood, con películas de animación, de superhéroes. Y estamos orgullosos de declarar los valores británicos, la moral británica. Lo que quiero decir, quizás nuestros valores están minimizados, estamos subestimados, reprimidos.
-¿Es nostálgico la animación stop motion en estos días, tomando en cuenta la presencia de lo digital?
-Sí, creo que estás en lo correcto. No me gusta enfatizar eso mucho, pero es verdad porque en realidad no pensamos en hacer películas que sean retro o nostálgicas, pero es cierta esa realidad que nos rodea. Cuando comenzamos a hacer animación 40 años atrás la manera en que nosotros trabajábamos era la única forma en que podíamos hacerlo para lograr ese efecto tridimensional. Y bueno, ahora todos hacen eso digitalmente. Pero hemos seguido haciéndolo de la manera tradicional. Cuando animas en computadora todos lo saben ahora, un niño sabe que puedes hacer todo en computadora, nada es mágico. Tal vez es grandioso, es una gran historia, tal vez tiene un diseño fabuloso. Pero lo que eso no resulta ser es mágico: es solo un cero y un uno en un computador (lenguaje binario). Nosotros tomamos algo que es sólido, artesanal, y lo hacemos vivir: la gente sabe que se trata de una marioneta, pero esta cobra vida y se puede sentir que es una marioneta viva o que es algo que está vivo. Yo sé que lo que hacemos ahora es especial en el mundo de la animación, pero nosotros lo hacemos porque lo amamos, porque sentimos que es la humanidad de la animación.
 -Junto a John Lasster de Pixar y Hayao Miyazaki de los estudios Ghibli, usted forma parte de los tres grandes de la animación actual
Lamento saber que los estudios Ghibli van a cerrarse, es algo terrible para mí. Miyazaki y Takahada, estos dos grandes directores, me encanta todo lo que han hecho, esa pureza, muy japoneses. En el trabajo de Ghibli hay tanta humanidad. Nos encontramos con Hayao Miyazaki cuando estaba trabajando en ‘Ponyo‘. Fue muy interesante ver cómo hacía su trabajo, educativo ver cómo ponía todas sus ideas en la historia de una manera muy diferente a cómo los estadounidenses cuentan una historia. Hay un museo en Tokyo, que es sensacional, no es solo sobre animación, sino que es una celebración de los niños.
-Hablando de exhibiciones, actualemente en París hay una exhibición de Aardman Studios
-Estoy muy feliz… Paris sigue siendo sinónimo de capital del arte, y esta exhibición celebra el arte de Aardman y celebra a los distintos artistas que han hecho esto posible: dibujantes, diseñadores, animadores, marionetistas. Estoy muy orgulloso, quedé asombrado la primera vez que fui. Era increíble estar ahí y ver todo el trabajo en perspectiva… yo he estado en el estudio todos los días, pero tomar distancia y ver con objetividad, esto es, bajo la mirada de alguien más es algo grandioso.
-¿Y qué lo “anima” a usted a ser creativo?
-Me encanta la comedia en TV, también me gusta leer libros de cómics, trato de consumir de todo, incluso cosas que no me gusten también. Me gusta ser observador, cuando salió el trailer de la nueva Star Wars, que quedé como en shock cuando la vi. Me gusta hacer retratos dibujos de personas, me gusta captar no los detalles, sino la manera en que se comportan.
-Al parecer nunca deja de aprender…
Claro y por eso quiero ir a Chile. Porque quiero ver algo nuevo, un lugar nuevo, personas nuevas, una cultura diferente… hay mucho que ver y hacer en el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te podría gustar...