Nuevo mineral es descubierto en un volcán de Rusia

El compuesto podría ayudar a la fabricación de baterías y aparatos electrónicos.

Según un nuevo estudio, investigadores de Rusia descubrieron un mineral nunca antes documentado, se trata de una sustancia cristalizada de color azul y verde que llamaron “petrovita”. La piedra fue encontrada sobre el volcán Tolbachik en la península de Kamchatka, en el lejano oriente de Rusia.

El Tolbachik tiene una historia eruptiva que se remonta a miles de años, sin embargo, se han generado dos eventos importantes. El primero conocido como la ‘Gran Erupción de la Fisura de Tolbachik’ durante los años 1975 y 1976 y el segundo, de menor grado, entre 2012 y 2013.

Debido a la primera erupción, se rompieron numerosos conos de ceniza en la corteza volcánica, dando lugar a un terreno rocoso que desde entonces se ha convertido en un vasto territorio de fumarolas y minerales desconocidos que no se han visto en ningún otro lugar. Se estima que 130 minerales de la localidad fueron identificados por primera vez en el volcán Tolbachik, de los cuales, el más reciente es la petrovita.

El mineral fue realmente descubierto en el año 2000, cerca del segundo cono de ceniza asociado con la erupción del 1975, el que fue almacenado para análisis posterior. Veinte años después, los estudios revelan que este mineral de un color azul intenso, presenta características moleculares que rara vez habían sido vistas.

“El átomo de cobre en la estructura cristalina de la petrovita tiene una coordinación inusual y muy rara de siete átomos de oxígeno. Esta coordinación es característica de sólo un par de compuestos, así como de la saranchinaita”, explica el investigador principal y cristalógrafo, Stanislav Filatov, de la Universidad de San Petersburgo.

La “saranchinaita”, al igual que la petrovita, fue descubierta en Tolbachik hace un par de años por otro grupo de científicos de San Petersburgo. En el caso de la petrovita, su marco molecular se constituye por átomos de oxígeno, azufre de sodio y cobre, lo que la hace porosa por naturaleza. Esto demuestra que tiene vías interconectadas que podrían permitir que los iones de sodio migren a través de la estructura.

Debido a esto, el equipo de científicos cree que este mineral podría aportar de manera significativa en la ciencia de los materiales, ya que ayudaría en nuevas formas de desarrollar cátodos para su uso en baterías y dispositivos eléctricos.

“En la actualidad, el mayor problema para su uso es la pequeña cantidad de un metal de transición, como lo es el cobre, en la estructura cristalina del mineral. Esto podría resolverse sintetizando un compuesto con la misma estructura que la petrovita en el laboratorio” dice Filatov.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te podría gustar...