‘La Maestra de Jardín’: Cuando el cariño se convierte en obsesión

Calificación:

Una vez mi terapeuta me dijo que uno de los patrones más frecuentes de los abusadores es confundir el cariño con la violencia. Según él, estas personas tienen grandes cantidades de neurosis ocultas en su mente, hasta que encuentran a alguien que les sirve como una especie de detonador de todas sus inseguridades; estas personas, ya no son vistas por los abusivos como parejas, amigos, hijos o hijas, sino como un reflejo de sus propios conflictos. 

En otras palabras, ven al otro como una extensión de ellos mismos, en la que pueden proyectar los lados más ocultos de su ser, como la ira hacia sí mismo. En la mayoría de las ocasiones, terminan abusando del “objeto de su afecto”, incluso son capaces de manipular hasta la sumisión con la excusa del amor, llenando de toxicidad la relación. 

Ese límite entre la obsesión tóxica y el amor genuino es la trama central de ‘La Maestra de Kinder‘ (‘Haganenet’, 2014) del director israelí, Navad Lapid, —película disponible en Arcadia Films—, en donde nos muestra desde un punto de vista personal, cómo alguien es capaz de tomar muy malas decisiones en pos del supuesto “bienestar” del otro. 

La cinta se trata de Nira Blum (Sarit Larry), una maestra de kinder que ha ejercido durante 15 años y que se encuentra insatisfecha con su vida: la relación con su marido (Lior Raz) ya no es la misma; es ignorada por sus hijos y lo único que le otorga algo de sentido a su existencia es su trabajo y la poesía. 

Un día, ve como Yoav (Avi Shnaidman), uno de sus alumnos en su clase, empieza a recitar un poema escrito por él mismo a su niñera Miri (Ester Rada) quien se encarga de transcribir las palabras del niño en una libreta cuando este las expresa. Al ver el talento del pequeño, Nira decide impulsar ese don natural de Yoav a toda costa, llegando a extremos para proteger lo que ella cree que podría ser el último poeta en un mundo sin poesía. 

Lo primero que hay que mencionar es el gran trabajo que ha hecho Navad Lapid, en guion y en dirección. Lapid ya ha escrito historias relacionadas a estudios de personajes complejos como en ‘Policeman‘ (2011) y en esta ocasión, vuelve a sorprender con el retrato de una mujer frustrada que con el descubrimiento de Yoav, le da una luz a su propia vida. 

El director retrata a Nira como una especie de Walter White a su escala. Alguien que por una razón noble empieza a romper los límites entre su alumno y ella, y que poco a poco, se transforma en la peor versión de sí misma, usando a Yoav como una manera de alcanzar lo que ella nunca pudo hacer a través del arte. 

Con eso, el trabajo del director de fotografía Shai Goldman es crucial para adentrarnos en los mundos interiores y la psique de Nira, ya que de alguna manera la cámara se convierte en un personaje más de la película. Nos muestra desde una mirada personal la transformación de la protagonista en cada escena. Además, las actuaciones de Sarit Larry y Avi Shnaidman son fenomenales, aterrizan a los personajes de manera tal de entender por qué se sienten de tal manera y por qué toman las decisiones. 

Quizá lo más destacable de todo son las preguntas que te deja la cinta, tales como: qué es lo que diferencia al amor del control obsesivo; los adultos solamente utilizan a los niños para llenar vacíos de su interior y cuál es el sentido del arte. 

La Maestra de Kinder‘ es una experiencia que de a poco, explica cómo una buena intención se tiñe de proyecciones de los sueños de los adultos hacia los niños, retorciendo una relación que en un principio, se creía simple e inocente. 

La película se encuentra disponible en Arcadia Films de manera digital. 

Ficha Técnica

Título original: ‘Haganenet‘.
Año: 2014.
Duración: 120 min.
País: Israel y Francia.
Dirección: Navad Lapid.
Guion: Navad Lapid.
Música: Michael Emet.
Fotografía: Shai Goldman.
Elenco: Sarit Larry, Avi Shnaidman, Lior Raz, Gilad ben David, Ester Rada, Guy Oren, Yehezkel Lazarov, Dan Toren y Avishag Kahalani.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te podría gustar...