‘Jurassic World’: La vida se abre camino

¿Cuál sería la película alfa de esta saga?. Esa es una las interrogantes que muchos fanáticos siempre se han hecho, pero vayamos desde un principio.
‘Jurassic World’ se desarrolla en la isla Nublar, 22 años después de los acontecimientos de la primera entrega. Sí, en el mismo lugar donde no se reparó en gastos, pero donde el caos y el desastre se hicieron presentes en ‘Parque Jurásico‘. Es aquí donde surge la primera interrogante. ¿Cómo logran llevar a cabo un  nuevo proyecto que reviva dinosaurios, si ya hace más de una década esto no dio resultado?. Pues bien, la respuesta es simple: la monstruosa codicia humana.
Si bien, tampoco se toma en cuenta lo ocurrido en ‘El Mundo Perdido‘, en esta nueva cinta se nos presentan finalmente los anhelos de John Hammond convertidos en realidad. Y eso es: El parque funcionando con todas sus atracciones a la vista y paciencia de los visitantes. Familias disfrutando de este zoológico prehistórico al alcance de sus manos. 20 mil turistas siendo analizados y tratados sólo como clientes. Pero es aquí donde comienza a surgir el mayor problema. ¿Cómo hacer atractivo un lugar que ya cuenta con estas entretenciones llamadas dinosaurios?. ¿De qué manera llamar la atención de más público para generar más dinero?. Fácil, volviendo a jugar a ser Dios, creando un dinosaurio híbrido, para ser el gran y nuevo espectáculo. Bienvenido a la vida Indominus Rex.
La encargada de vigilar todas estas atracciones es la exigida Claire, Bryce Dallas Howard. Tía de Gray (Ty Simpkins) y Zach (Nick Robinson), dos chicos que van de visita a la isla a pasar un tiempo con ella y la excusa para incorporar un punto de vista juvenil a esta historia. A su vez tenemos a Owen (Chris Pratt), un ex militar encargado del entrenamiento de los velociraptores. Owen choca con Hoskins (Vincent D’Onofrio) debido al uso militarizado que se les quiere dar a estos dinosaurios.
Y a causa de varios errores, ocurre lo inesperado: el feroz Indominus Rex se escapa y come todo a su paso. El desastre, miedo y caos entonces se apoderan de isla Nublar de nuevo. Dinosaurios y humanos, otra vez, se cruzan en un accidentado parque de entretenimiento.
‘Jurassic world‘ cae en lo caricaturesco de sus personajes al tratar de convencernos que es posible escapar de estos animales de probeta y extintos, en tacos altos. Además usa la nostalgia, con muchos guiños y a veces, acciones copiadas al calco de la primera película. Aún así logra entretener, pero no te mantiene con ese suspenso que por ejemplo, sí lograba entregarte la escena en la cocina con los velociraptores tratando de devorarse a los nietos de Hammond en la cinta de 1993.
¿Supera a la primera?. ¿Es mejor que la segunda?, ninguna de las dos. Al menos te trata de hacer olvidar la tercera y más bien se convierte en una buena cinta de monstruos, que a la larga le da la razón al Dr. Ian Malcolm: “la vida se abre camino“, no importa lo desastroso que este sea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te podría gustar...