Julio Jorquera, director de la serie ‘Dignidad’: “Lo terrible de esto es que todos sabían”

Lo que pasó en Colonia Dignidad, Villa Baviera, es una herida que todavía no cierra ni cicatriza en nuestro país. Por eso, no puede ser más oportuna la llegada de la serie ‘Dignidad’ que se estrena este viernes 13 de noviembre a las 23.30 horas en Mega y Amazon Prime Video. Su director Julio Jorquera (‘Mi último round’) nos cuenta sobre cómo se escribió esta historia, el desafío de guiar a actores alemanes y el largo debate que sostuvieron para elegir un enfoque narrativo que cautivara a la audiencia a nivel mundial.

Y vaya que sí lo han logrado. ‘Dignidad’, protagonizada por el actor paraguayo Marcel Rodríguez y la chilena Antonia Zegers, llegará a todo el mundo a través de la distribuidora Red Arrow y puede verse en territorios tan variados como España, Portugal, Suecia y Dinamarca, por nombrar sólo algunos países.

En la serie se recrea de manera impresionante lo que sucedía en Colonia Dignidad y lo que yo mismo pude atestiguar como reportero en esos años. Quería felicitarte porque yo creo que esta producción va a ser un aporte a la cultura reciente de nuestro país. A parte que como un thriller policial funciona de manera excelente.

—Muchas gracias por tus palabras. Fue un trabajo de varios años en ponernos de acuerdo principalmente en la historia que íbamos a contar, yo creo que eso fue un largo camino porque este es un proyecto que nace en Chile y pasaron muchos escritores por la serie. Básicamente necesitábamos, para poder hacer este proyecto, el financiamiento de una coproducción y de alguna manera para seducir a los productores llegamos a la historia que estamos contando y que la escribieron alemanes. Eso yo creo que es muy interesante, esa mezcla que hubo de la parte chilena y la parte alemana que hay en la serie y que nos ayudó un poco a despegarnos de lo tan documental porque uno se aferra a que la historias sean muy parecidas a la realidad. De alguna manera hicimos entrar esta ficción, este thriller y yo creo que está funcionando sin nunca dejar de tener claro que fue un tema muy delicado en nuestro país, que lo sigue siendo y que había que tomarlo con la mayor sutileza posible.

También quería hacerte una consulta sobre eso ¿Nos puedes resumir la historia? Se trata de un policía chileno que le encomiendan justamente hacer investigaciones de nuevo en Colonia Dignidad porque en ese proceso ocurren cosas, es un dueto: un hombre y una mujer que están investigando.

—Claro, es la historia de un personaje que se reencuentra con su pasado porque el protagonista es un abogado/fiscal de alguna manera y ahí nosotros ficcionamos un poco porque en esa época no estaba el tema del fiscal que hoy existe por el sistema judicial que teníamos en ese entonces, y este personaje es un fiscal chileno que vivió en Colonia Dignidad, que perdió a su hermano y en la pérdida de su hermano le dan como premio de consuelo poder educarse en Alemania, se educa en Alemania y vuelve a Chile y ahí es cuando le encomiendan esta misión que en el fondo era un lugar donde tampoco le gustaría volver, es un personaje que de alguna manera tiene que encontrarse consigo mismo, pelear contra sus propios demonios para poder cumplir el objetivo final que tiene en la serie.

Además hacen una cosa súper importante, que a través de ese personaje se muestran flashbacks con escenas de cómo funcionaba Colonia Dignidad en el pasado. O sea, marcha en dos tiempos, está lo que se dice o lo que se muestra también, y está ese trauma constante volando sobre este protagonista que trata de borrar su pasado ¿Cómo trabajaron este tema de los tiempos y justamente de demostrar la colonia con todo su oscuro y pocos blancos? Puesto que tenían un manejo bastante maléfico.

—Ese fue uno de los grandes temas de la construcción y de alguna manera de encontrar el tono a la serie y de cómo enfocarnos porque en la primera unidad son 40 años. Entonces, nosotros teníamos que acotar un poco nuestro marco donde teníamos que trabajar y obviamente hicimos lo que hicimos actualmente. Pero necesitábamos del pasado y ese pasado lo construimos en los teaser, en todos los inicios de la serie nosotros hacemos referencia un poco, es decir, ponemos el tema del capítulo en la primera parte e íbamos construyendo el pasado del personaje que es Leo Morales.

—Claro, pero que lo interpreta Marcel Rodríguez, un actor germano paraguayo. Es increíble cómo se adapta, yo nunca lo había visto y decía de dónde es, usa el acento chileno. Entonces cuando lo vi me pregunté ¿Quién es este actor chileno? Nunca lo había visto. Y que además habla tan bien el alemán y después claro comprendí que era un actor que venía de un mundo de actores del teatro, pero que está súper bien casteado ¿Cómo fue encontrarlo a él?

—Fue muy difícil porque estaba eso de que debía tener un español neutro, de alguna manera, para que no se identificara con Chile. Y tenía que hablar muy bien alemán que eso era lo más difícil. Hicimos un casting por toda Latinoamérica y finalmente Marcel estaba en Alemania, su padre es paraguayo y su madre es alemana por lo que él vivió hasta los 15-16 años en Paraguay y después se fue a vivir a Alemania. Antes había vivido cinco años en Alemania, entonces tenía un alemán nativo que era algo muy difícil de encontrar también y además hallar a un buen actor. Lo encontramos casi encima, en lo que teníamos que comenzar el rodaje.

—¿Cómo fue para ti dirigir? Porque además él para mí es un actor súper revelación, en ese sentido porque encarna con su cara de angustia todo lo que significa el peso de su personaje. Entonces, yo creo que es una excelente cara para tratar de mostrar el viaje que hacen en este thriller de sufrimiento, de su propia identidad, de encarar sus propios demonios.

—Bueno, el proceso de selección fue muy encima de partir el rodaje. El casting era por videos, cosa que podíamos hablar, así como estamos hablando tú y yo, pero es muy difícil y a uno como director le gustaría poder conocerlos, no sé, tomarse un café, probar algo juntos y eso no se produjo. Yo creo que de alguna manera eso sirvió justamente para este personaje que tenía que encontrarse consigo mismo, fuimos encontrándonos y nada, hay cosas que afortunadamente funcionaron muy bien.

Hay cosas que están ficcionadas y que funcionan desde el plano de las propias licencias que uno se puede dar a la hora de hacer un thriller, de escribir una ficción, me imagino, pero hay otras cosas que están ancladas a nombres reales como el personaje de Paul Schäfer o el tipo de figura que él representa es alguien que domina la colonia de una manera casi mesiánica y que ejerce abuso contra menores y también su relación con la dictadura y Pinochet. Entonces ¿Cómo fue para ustedes trabajar los aspectos que sí fueron reales, especialmente en la construcción de ese vídeo carismático dentro de la colonia?

—Bueno, se habían hecho muchas investigaciones. De hecho, cuando nosotros partimos (…) Se escribieron varias versiones del guion también que eran muy distintas y al principio comenzamos trabajando muy fiel a la historia. Entonces, manejábamos muy bien las cosas que habíamos hecho y sabíamos decir donde no, sobre todo si estamos usando el nombre de Schäfer, el real teníamos que de alguna manera abocarnos a cosas reales y que se habían hecho, pero sí un trabajo de investigación, leímos mucho.

Por ejemplo, este caso en donde la secuencia es tremenda y se ve bien, que para probar un arma asesinan a un niño, ese tipo de secuencias claro que tienen fuentes periodísticas que fueron usadas en la serie también y responden a una realidad que es tremenda de demostrar y es casi increíble de creer ¿No?

—Claro y es justamente esa secuencia, esa escena que tú comentas ahora, es la que siempre estuvo en todas las versiones de los guiones, siempre fue el ancla de partida. Esa serie que pasaba con ese niño que había muerto ahí y a partir de esa premisa comenzamos.

No, qué heavy. Es tan difícil de creer y asumir, porque aunque sea una ficción tiene cuotas de verdad, una verdad que a esta sociedad le cuesta mucho asimilar, en especial a la chilena. En este sentido, tenemos personeros de Gobierno que históricamente han sido amigos de la colonia y no han rendido cuentas, por ejemplo de esa protección que hubo en el pasado a este enclave del nazismo del siglo XX. Es terrible, me parece a mí como un comentario personal, pero ¿Qué importancia en ese sentido le ves tú como un refresco de memoria? Aunque se trata de una ficción, refleja reminiscencia reales de lo que representó este nefasto grupo de Nazis en Chile.

—Sí, de hecho, hay cosas que nosotros ficcionamos, pero casi todas ocurrieron y quizá los tiempos narrativos no pueden ser los correctos de tal cual como ocurrió. Pero casi todo eso pasó y hay nombres cambiados, es lo que te hablaba yo del fiscal que es un abogado, que son como las ficciones que tiene la historia, pero claramente para nosotros era muy importante lo que tú comentas, porque más allá de una ayuda de memoria lo terrible de esto es que todos sabían. Era algo público y que tiene que ver mucho con nuestro país, hay muchas cosas públicas que todos sabemos y que nadie hace nada, pero entonces eso también habla de nuestro Chile, que se comporta de esa manera porque no hay nada escondido, es cosa de que tú te metes a Google y te aparecen esas cosas, no hay que ser un gran investigador para encontrarlas, pero están siempre ahí pero nadie dice nada y eso habla también de los medios de comunicación que de alguna manera no permiten que esa información salga.

—Claro, como tú dices, a pesar de que no se difunda en los medios, tal vez de duopolio o de otros, la información está al alcance. Y es heavy cómo es negada e ignorada por personeros del mismo gobierno, como por ejemplo, el exministro del Interior, el Ministro de Justicia y Derechos Humanos, sólo por nombrar algunos que, históricamente han defendido este enclave y ahora se omite. Pero ahí están los archivos para refrescarles la memoria. Documentación, que muchas veces sirve de base para la construcción de producciones audiovisuales como ‘Héroes invisibles’ que, no sólo instala la discusión sobre ese pasado oscuro, sino que también marca un precedente para entender que este tipo de series, con nicho histórico y especialmente, con repercusiones sociales y políticas, son necesarias y les va bien en audiencia.

—Claro y justamente yo creo que aparecen justo en un momento donde la agenda es parte de esto también. Entonces, yo creo que eso ayuda porque hay una serie que también aparecieron antes y a lo mejor no pasó lo mismo, pero creo que el Chile de alguna manera del año pasado cambió, y yo creo que estos temas van a ser más interesantes y la gente tiene la necesidad también de saber. Sí, yo creo que es bueno y para eso uno construye y trabaja con la historia.

Es tan histórica la serie, está basada en un asidero real que fue filmado en el mismo lugar donde ocurren los hechos en Villa Baviera, en la nefasta Colonia Dignidad.

—Sí, yo creo que ese fue uno de los grandes aciertos que podemos tener de poder filmar ahí porque eso le dio otro carácter a la serie. No habría sido lo mismo montado en una locación parecida, dudo que en Chile hubiésemos encontrado un lugar parecido porque el lugar es demasiado particular y hay una carga en el lugar.

—¡Está súper cargado!

—Está cargado, pero es un lugar hermoso.

Objetivamente es una estética hermosa, me parece un trozo de Alemania en Chile. A mí me pasó Julio, que cuando entre a Colonia Dignidad, perdóname el yoísmismo, era por un bunker primero donde había teléfonos y artefactos a la usanza de la Segunda Guerra Mundial que funcionan, es como si se hubiera detenido el tiempo en un lugar de Alemania y me atendían mujeres alemanas con trajes de esa época, los años 40 y cuando ingreso a la colonia, también es entrar a los años 40 y está dividida entre hombres y mujeres y yo dije qué es esto y siempre me he considerado un tipo feo y cuando entro a la cocina que me presentan como estaban cocinando, veo que todos los ojos de esas chiquillas que estaban trabajando se posan en mí porque parece que tienen prohibido el contacto con los hombres y fue heavy porque me miraban como no sólo con curiosidad sino que era como hasta admiración. Entonces, todos esos detalles eran que unos los podrían contar como chistosos o de paso, pero al ver la cultura eran hasta crueles o sea es como un maltrato severo a la condición humana.

—Sí, absolutamente y bueno nosotros obviamente nos relacionamos con la gente que aún vive ahí y durante el rodaje y también fue una gran experiencia y fuerte.

—Porque son sobrevivientes ¿no?

—Sí, son sobrevivientes, pero de alguna manera están muy afectados y eso es inevitable que se notara en su manera de hablar sobre su negativa. A pesar de que se portaron muy bien con nosotros, nos apoyaron mucho, pero hay algo, hay un dejo ahí de crueldad que todavía les afecta y de la manera que ellos transmiten esa historia, también es muy emocional y crudo porque ellos hablan de una manera en que todavía no se dan cuenta de lo terrible que fue y eso es muy terrible también.

Claro, todavía están en un modo de normalizar ese tormento que vivieron.

—Ah, pero cuando los llamas se reían incluso de cosas como de niño. Quizá existe una no conciencia y que de alguna manera eso es lo que uno también busca como realizador cuando uno trabaja en el trabajo en los actores están de que no existe nunca conciencia de lo que está ocurriendo

—En este sentido, hay otra cosa que es súper interesante y que está en los primeros capítulos de la serie, donde plantea cómo se mueve esa red de protección, al momento de revelarse cómo operaban dentro de la colonia y antes también, cuando ese resguardo patrocinaba con impunidad todas las atrocidades imaginadas y sabidas, que se cometían en la Colonia Dignidad, no sólo en dictadura, también en democracia. Es terrible.

—Pero claro, uno quizás podría entenderla sólo en la dictadura, pero hay algo que se mantiene en el tiempo y es por eso ahí vuelvo a lo terrible que es algo que ocurrió hace muy poco y todos sabían de los abusos a los niños. No sólo el tema de las armas y tantas cosas más que no sabemos.

Es verdad que todavía no se investigan o no se están dando a conocer. También quería preguntarte acerca de dos cosas: el lado alemán de esto. Lo primero es cómo fue para ti trabajar con elenco alemán, con actores alemanes. Desde el uso del idioma hasta las instrucciones y tal vez la diferente idiosincrasia que uno podía encontrar al momento de trabajar con ellos.

—Sí, mira fue muy complejo. No fue una tarea fácil sobre todo en el inicio del proyecto, en el fondo de ponernos de acuerdo de la historia que vamos a contar y luego después viene la etapa del rodaje, que tampoco es mucho tiempo para hacerse esperar y a los pocos días nos acomodamos porque ellos también no entendían mucho. Yo no hablo alemán, no entendían porque había un director de la serie que no hablaba alemán, tenía un traductor, eso fue lo más complejo, pero a los dos días ya estábamos bien, ellos confiaron plenamente, se dieron cuenta de las tomas que estábamos haciendo la manera de trabajar, se fue dando paulatinamente, ellos eran grandes profesionales o sea los actores alemanes son increíbles o sea no se equivocan nunca. El problema que tenía yo de no hablar alemán era que no entendía que estaban diciendo, pero esta cuestión es como la música. Eso es finalmente lo que a mí me relaja y da seguridad como director. Uno se da cuenta si está mal o está bien, aunque no entienda.

—Es orgánico.

—Sí, orgánico y de ahí fluyó. De hecho, los dos actores que hacen de los hermanos Marcel y Nils son bilingües hablan alemán y español. Ellos ayudaban mucho, pero no sé con Götz y Devid, nada tuvimos una muy buena relación también.

—¿Te dieron ganas de aprender alemán?

—Sí, de hecho, cuando nos comunicamos siempre les decía hablen en alemán no en inglés porque para mí tenía mucha ayuda y escuchando los tonos porque se acentúa.

—¿Cuánto tiempo estuviste escuchando alemán?

—Todo el rodaje imagínate.

—Pero en meses más o menos, cuánto tiempo ¿Un año en total?

—No, yo creo que por lo menos son seis meses porque el rodaje fue muy rápido.

—Bacán.

—El montajista habla alemán, pero sí estuve relacionado con el alemán. Ahora estoy viendo y escuchando series alemanas.

—Entonces Dark la pudiste entender.

—Algunas cosas entendí.

La última pregunta ¿Cómo fue recibida la serie en Alemania? ¿Qué puede representar esta historia?

—Mira, yo sólo he visto las notas que me han enviado de allá, entiendo que tuvo una muy buena recepción. La serie se estrenó por HBO Europa y también en España había tenido buenas críticas, lo interesante es que la serie está dándole vuelta al mundo también y estamos en el Cannes series de este año que viene pronto. Ha tenido una muy buena aceptación la serie, pero yo siempre se los dejo a los espectadores que decidan si les gusta o no. Ha sido un buen aprendizaje este proceso.

—Fue tu primera serie ¿no?

—No, es mi cuarta serie como director. Hice ‘Pulsera roja’, después ‘Ramona’ y luego ‘Mary & Mike’.

—Buenísimo, ‘Ramona‘ me encantó. Quedó muy bonita y lo bueno de hacer esta serie es que te da un bagaje en el compartimento de lo bilingüe, de compartir con otras culturas y tratar de ver cómo es trabajar con actores así con ese peso, con ese elenco, con ese equipo de producción y guionistas.

—Sí, o sea yo creo que claro es como dar un par de pasos más adelante que a uno lo deja en otra instancia, más allá de lo que pueda significar la serie si es un éxito o no. Pero claro como director, desde lo que aprendí en mi experiencia claro que me deja en otra instancia de ser capaz de muchas cosas más.

—¿Qué prefieres, el mundo de la serie o irte al mundo de las películas? Como ‘Último round‘ que fue un celebrado debut.

—Creo que las series me acomodan mucho, es un formato que me ha gustado y tiene que ver con poder llegar a los espectadores. A pesar de que ‘Último Round’ es una película que gustó y que tuvo una buena venta internacional, yo siempre sentí que estaba al debe de que la película hubiese llegado a una mayor cantidad de gente. En el término de las películas me interesa y sí estoy con unos proyectos para desarrollar, pero de alguna manera las series también me fueron comiendo mucho tiempo porque siempre me involucré en la escritura, en la dirección y en la edición. Entonces, eran proyectos que son de un año, un año y medio de trabajo, así va quedando al debe la película, pero sí es algo que tengo muy en la cabeza ahora y que tengo para eso un proyecto.

2 thoughts on “Julio Jorquera, director de la serie ‘Dignidad’: “Lo terrible de esto es que todos sabían”

  1. Vi la serie el día del estreno. Personalmente como chilena viví gran parte de mi vida en una burbuja y desperté de grande.
    La serie me tuvo sentada al sofá lo que duran sus 8 cap. Me gustó su ritmo ,como que vas junto a LEP descubriendo y recordando enfrentando. Despertar a esta realidad tan cruel y reconocerse en ella debe quebrar y el personaje lo demuestra a paso adentrándose junto al espectador. La Antonia Zegers sólida ella , la hermana de Leo, Pedro su hermano , bueno todo el elenco , el personaje de Ava tan contradictoria hay escenas que te muestran que sufre….en fin buena serie se ve un tanto angustiada cuando sabes que fue y es real,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te podría gustar...