Ha nacido un nuevo Han Solo (o por qué amamos ‘Guardianes de la Galaxia’)

Stard-Lord-, así se hace llamar Peter Quill en ‘Guardianes de la galaxia’, bandido espacial sin principios, divertido, cínico, mujeriego y algo así como el mejor sucesor de Han Solo, el mercenario de ‘Star Wars‘ (hablamos de la trilogía que merece la pena, ¿vale? la otra ¡no existe!) .
Peter Quill tiene la cara, voz y humor del actor que lo interpreta: Chris Pratt, carismático artista siempre condenado a los roles del amigo gordo y secundario en comedias tontuelas como ‘Delivery Man‘, donde era el abogado gordo y desbordado por sus numerosos hijos que aconseja legalmente a un protagonista anodino.
Pero eso se acabó. Aunque Chris Pratt había postulado para el rol del capitán James T. Kirk en ‘Star Trek‘, de J.J. Abrams (y le ganó el rol Chris Pine), este luchador del chiste corto y efectivo consiguió el lugar que se merece con esta superproducción espacial que revive a una olvidada banda de anti héroes espaciales de la casa editora Marvel.
-Stard-Lord-, así se hace llamar Peter Quill y en verdad nadie lo toma en serio. Pero el director James Gunn, a quien tampoco nadie lo tomaba muy en serio (con su guión para bochornos como el live-action ‘Scooby-Doo‘ de 2002), creyó en Chris Pratt y en la manera en que este actor construyó a este Peter Quill: chistoso y sobre todo, musical.
Guardianes de la Galaxia‘ comienza en la Tierra, en el año 1988, cuando el pequeño Peter Quill está en el hospital y escucha en su walkman su casette preferido rotulado como ‘Awesome mix # 1‘.
El pequeño Peter está triste porque su madre, agonizante, le entrega un regalo y quiere despedirse de él en su lecho de muerte.
Acto seguido, llorando y triste la muerte de su madre, el pequeño es secuestrado por una nave extraterrestre y la película comienza dos décadas más tarde en un planeta en ruinas y con el adulto Peter Quill, portando su walkman y dejando en claro que esto es matiné humorística, sumamente musical gracias a un soundtrack de clásicos de los años 70 y 80.
Soap opera espacial que en estos días de superhéroes puede parecer un riesgo, pero en verdad es algo que siempre ha sido así (el humor de Star Wars, ¡por favor!), ‘Guardianes de la Galaxia’ usa la música de ‘Awesome mix # 1‘ como plataforma de tono para abrir las puertas de un nuevo universo en el cosmos de Marvel.
Canciones como ‘I’m Not in Love‘ ,de 10cc; ‘Hooke on a Feeling‘, de Blue Swede,  ‘Escape’ (The Piña Colada Song) , de Rupert Holmes,  ‘Moonage daydream’ de David Bowie, en incluso una de Michael Jackson en su versión infantil, son abono fértil para que crezcan en estos campos espaciales personajes geniales y así de rockeros y sin ataduras con el lugar común.
Y parte de esta improvisada banda de marginales que se forma en ‘Guardianes de la Galaxia’ para salvar la galaxia, son nuestro Star-Lord, el árbol parlante The Groot, el mapache humanizado y genio electrónico Rocket (con la notable voz “actuada” de Bradley Cooper), el cabeza de músculo Drax el Destructor y, claro, la chica de la banda: Zoe Saldana, quien cambia el azul de ‘Avatar‘ por el verde sexy de su rol, Gamorra.
Guardianes de la Galaxia‘ podía haber sido una película más de efectos especiales y de superhéroes y de salvar el mundo, la galaxia o el universo. Pero por la gracia de un director despierto como James Gunn, de una estrella que nace como Chris Pratt y de una batería de buena bromas y tallas, como cuando sale a la luz ‘Footlose‘, sí, la película ‘Footlose‘ y Kevin Bacon, instalan a esta franquicia recién salida del horno como el mejor soporte de este nuevo Han Solo y sus amigos.

3 thoughts on “Ha nacido un nuevo Han Solo (o por qué amamos ‘Guardianes de la Galaxia’)

  1. Salí muy contento del cine al terminar de ver esta peli, que habla de los amigos. De cómo esa figura social de la amistad es sin lugar a dudas la mayor creación de la humanidad. Los amigos son los que te ayudan en conseguir tus sueños, o bien, en darte ánimos cuando el fracaso ha sido colosal. Esta banda de personajes podría haber sido una más, sin embargo, el director, el guión y las actuaciones han encontrado una química que acompañada del mejor soundtrack desde Tarantino, toca esas fibras de la nostalgia adolescente, donde, bastaban una chica, una canción y un grupo de amigos para ser feliz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te podría gustar...