‘Gossip Girl’ y su impacto cultural

El 2007 ocurrió lo que, sin duda, fue un fenómeno cultural, o como a algunas personas les gusta llamarle, un cultural reset. En septiembre de ese año se estrenó, al menos en Estados Unidos, el primer capítulo de ‘Gossip Girl’. Una serie que, querámoslo o no, definió a una generación. Anticipó el uso de las redes sociales y generó en los más jóvenes una pasión por la moda sin precedentes.

Para esa fecha yo tenía 11 años, a punto de cumplir 12, y a pesar de ser considerada “madura para mi edad”, había ciertos programas de televisión que estaban fuera de los límites permitidos en mi casa; y uno de esos era ‘Gossip Girl’. No porque su argumento fuera difícil de entender, sino porque mostraba a supuestos adolescentes, no mucho mayores que yo, en actitudes bastante más adultas de lo que la ley admitía.

Déjenme decirles que esa prohibición no me detuvo. Aún recuerdo, cómo cada noche de los domingos, me escabullía hasta el living de mi casa para ver el drama entre Serena Van der Woodsen y Dan Humphrey, que en esos años, transmitía el canal Warner Latam. ¡Qué recuerdos!

El episodio piloto de esta serie creada por Josh Schwartz y Stephanie Savage, y basada en las nóvelas homónimas de Cecily von Ziegesar, nos presentaba a grandes rasgos a los personajes principales, en su mayoría jóvenes millonarios, provenientes de familias de apellidos rimbombantes, que asistían a uno de los colegios privados más exclusivos de Manhattan. Adolescentes que tomaban desayuno en las escaleras del MET, como quien se compra un café apurado en la mañana, y se lo toma en el metro atiborrado. Bueno, ese era el universo de ‘Gossip Girl’. El Upper East Side era su dominio, y las limosinas el único medio de transporte aceptable, para un grupo de personas tan refinadas como problemáticas.

Si Nueva York era el reino, Serena van der Woodsen era la soberana absoluta. La protagonista de todo el embrollo que mueve la serie, interpretada por Blake Lively, era, además, la víctima favorita de ‘Gossip Girl’—algo así como chica chismosa, o chica indiscreta, como fue titulada en Latinoamérica—, una bloggera anónima que, además de narradora omnisciente, era la responsable de todos los líos, ya que en su labor de reportar el acontecer diario de la elite neoyorkina, muchas veces revelaba más de lo necesario.

A Serena la acompañaba su mejor amiga, aka enemiga mortal, Blair Waldorf (Leighton Meester), una chica mimada y caprichosa, que tenía como máximo objetivo en la vida, superar en todo a su supuesta BFF (Best Friend Forever). La relación entre ambas iba y venía entre un amor incondicional y un odio envidioso, que sólo se sobreponía cuando otro villano amenazaba sus perfectas vidas de millonarias adolescentes.

Chuck Bass (Ed Westwick) y Nate Archibald (Chase Crawford), mejores amigos y comprobados chicos malos, eran la nota amarga de una realidad totalmente endulzada por el dinero. Mujeriegos y asiduos a las malas juntas, eran ovejas negras dentro de un grupo que, aunque pintoresco, era bastante estereotipado.

Y al final de la cadena alimenticia, los becados, residentes de Brooklyn, Dan (Penn Badgley) y Jenny Humphrey (Taylor Momsen). Pura meritocracia hecha personas, cruzaron el East River para asistir a una escuela privada llena de gente que los despreciaba por sus orígenes. Y a pesar de eso, lograron hacerse un espacio en el grupo de élite.

Durante seis temporadas llenaron de drama, romance y tendencias la pantalla chica. Con narrativas muy lejanas a las de los espectadores, que éramos simples adolescentes o preadolescentes, en ciudades muy distintas a Manhattan. Aunque no podemos negar el impacto cultural que generó en nosotros, en mayor o menor medida. Si viste esta serie, te marcó de algún modo.

En el último tiempo se ha hablado mucho sobre si una serie pensada de la forma que fue concebida ‘Gossip Girl’, sería viable en el contexto actual. Si lo vemos desde el aspecto técnico, tal vez no se necesitarían personas reportando a cada minuto qué sucede en la vida de los protagonistas, porque cada uno de nosotros se encarga de publicar en redes sociales lo que hacemos.

En ese sentido, este programa, cuya trama puede llegar a los límites de la superficialidad, supo anticipar, mucho antes del boom de las redes sociales, cómo afectaría la tecnología la vida de las personas, y en específico de los más jóvenes, que viven y mueren a través de las pantallas.

Por otro lado, la serie siempre fue muy criticada dada la falta de presentación de minorías, ya sean, étnicos o sexuales, de hecho, los personajes, en su mayoría, eran blancos y heterosexuales. E incluso las mujeres eran retratadas de una forma muy estereotipada, sin profundidad de personalidad, más allá de irracionales ganas de comprar y enamorarse.

Sin embargo, soy una firme creyente de que cada producción se adapta a la realidad de sus tiempos. Por más reprochable que nos pueda parecer el argumento de alguna película o serie, se dio así porque el contexto se los permitió. Ese es el caso de ‘Gossip Girl’, y por eso, aunque cada vez que la veo de nuevo encuentro algún detalle que me parece digno de analizar, me sigue encantando, porque marcó una época clave de mi vida.

Hace poco vi otra vez el episodio piloto, y me atrapó al instante. Qué ganas de volver a sumergirme en todos los conflictos amorosos que, a lo largo de 121 capítulos, a tantos nos hicieron reír, llorar y suspirar. Además, cuenta con un soundtrack increíble, que logra encapsular perfectamente la época. Incluye ‘Cry me a River’ de Justin Timbelake, ‘Back To Black’ de Amy Winehouse y ‘Young Folks’ de Peter Bjorn and John, una pequeña lista de lo más popular de la primera década del nuevo milenio.

Ustedes también tendrán la posibilidad de disfrutar del primer capítulo de ‘Gossip Girl’, ya que Warner Channel con motivo de la celebración de sus 25 años de existencia, emitirá una maratón de culto que iniciará a las 7:45 de la mañana del día sábado 26 de septiembre. En este especial, podrán ver los primeros episodios de sus series favoritas, que incluirá clásicos como ‘El Príncipe del Rap’, ‘Gilmore Girls’, ‘Friends y ‘Full House’; y algunas más actuales como ‘Flash’, ‘Supergirl’, ‘Riverdale’, y por supuesto, ‘Gossip Girl’

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te podría gustar...