¿George R. R. Martin podrá terminar su saga literaria antes que la serie de HBO?

No me gustan los plazos, he pasado la mayor parte de mi carrera tratando de evitarlos”.
El autor de esta frase es nada menos que George R. R. Martin (http://www.georgerrmartin.com/), el creador de la exitosa saga literaria “Canción de Hielo y Fuego”. La misma que HBO llevó a la televisión bajo el nombre de “Game of Thrones”, el primero de los siete libros (“Juego de tronos”). Y cuya cuarta temporada se estrena el próximo domingo 6 de abril.
Si bien Martin ya era un escritor conocido y consolidado en Estados Unidos y Europa, fue la adaptación televisiva de su obra lo que masificó la saga y a él lo volvió conocido a escala planetaria. Mucho después, por cierto, de que iniciara este viaje literario por un mundo medieval con pocos pero precisos toques de fantasía, inspirado en la Guerra de las Dos Rosas ―conflicto que desangró a Inglaterra entre 1455 y 1485―, cuando la Casa de Lancaster y la Casa de York lucharon a muerte por la corona.
Martin comenzó a escribir “Juego de tronos” en 1991 y lo publicó en EE.UU. recién en 1996. A él le siguieron “Choque de reyes” (1998), “Tormenta de espadas” (2000), “Festín de cuervos” (2005) y “Danza de dragones” (2011). Y desde entonces, los lectores han estado esperando ansiosamente la publicación del sexto libro, “The Winds of Winter”. El año pasado se hablaba que finalmente llegaría a librerías en 2014, pero en lo que va de este año, varias versiones semioficiales y comentarios del propio Martin ratifican que con suerte podría publicarse en 2015. Martin se toma su tiempo y lo ratificó cuando hace un tiempo dijo que “mis libros serán juzgados por su calidad y no por el tiempo que demoré en escribirlos”.
Esto abre una serie de interrogantes, no solo sobre los dos tomos restantes, sino de cómo Martin va a evitar que la adaptación televisiva lo alcance. Porque no es factible que “Juego de tronos”, la serie, acabe antes de que “Canción de hielo y fuego”.
La cuarta temporada —páginas más, páginas menos— corresponde a la segunda mitad de “Tormenta de espadas”. Hasta ahí, todo parece relativamente bajo control. Sin embargo, muchos se preguntan qué pasará a partir de los dos restantes —“Festín de cuervos” y “Danza de dragones”—, ya que dichos títulos comienzan inmediatamente después del término del tercer libro y se desarrollan en forma paralela, con tramas que separan a los personajes y que incluso se ambientan en continentes diferentes.
Martin ha dicho que para adaptar el cuarto y quinto tomo no serviría la misma estructura de las novelas y tendrían que entremezclarse. Entonces, ¿de cuántas temporadas estamos hablando? Una opción es que cada libro abarque una sola temporada, por lo tanto habría una quinta temporada en 2015 y una sexta en 2016. Pero si dividen ambos libros en dos, como se ha hecho con “Tormenta de espadas”, tendríamos cuatro temporadas entre 2015 y 2018. Eso le daría tiempo a Martin para terminar “The Winds of Winter” y no verse alcanzado por la serie. Pero hay un detalle.
Los creadores de la serie, David Benioff y D. B. Weiss, han dicho que tienen en mente un número fijo de temporadas y que no quieren que la serie se eternice. “Siete dioses, siete reinos y siete temporadas. Nos parece lo adecuado”, dijeron en una entrevista con Entertainment Wise.
Pero durante la reciente premiere de la cuarta temporada, The Hollywood Reporter habló con Martin mientras él cruzaba por la alfombra roja y lo que les dijo fue desconcertante: “¿Va a durar siete años? ¿Ocho años? ¿Diez? La historia de los libros crece de manera progresiva y quizá se necesite una película que tenga un presupuesto de unos US$ 100 millones para contar una historia en dos horas. Los dragones se están haciendo cada vez más grandes”.
La idea no es tan delirante, considerando que HBO ya tiene experiencia en series que saltan al cine, como lo fue “Sex and the City” y la próxima cinta de “Entourage”. Pero, ¿funcionaría?
Otra versión, también de boca de Martin, es que para ganar tiempo podría ponerle pausa a la serie “Game of Thrones” y adaptar para televisión sus precuelas de “Dunk y Egg”, tres novelas cortas ambientas en Poniente casi cien años antes de los acontecimientos de “Canción de Hielo y Fuego” y, obviamente, con otros personajes.
La cadena Starz, creadora de la serie “Spartacus”, puso en práctica un plan similar cuando su protagonista, Andy Whitfield, enfermó de cáncer. Tras el término de la primera temporada, “Spartacus: Blood and Sand”, la producción postergó el inicio de las grabaciones de la siguiente mientras Whitfield llevaba adelante su tratamiento. Y para no dejar “huérfanos” a los telespectadores, lanzó una precuela de solo seis episodios titulada “Spartacus: Gods of the Arena”.
Lamentablemente el tratamiento no fue exitoso y tras el fallecimiento de su protagonista, Starz decidió retomar la serie y filmó la segunda temporada, “Spartacus: Vengeance”, con el actor Liam McIntyre en el papel principal. Posteriormente cerró la historia con la tercera y última temporada: “Spartacus: War of the Damned”.
Sin duda que esta opción sería una salida que le permitiría a Martin ganar tiempo y que dejaría relativamente satisfecha a HBO, ya que no vería afectada la continuidad de la serie. Después de todo, ¿quién no querría ver una precuela de “Game of Thrones”?
Pero mientras tanto, las interrogantes siguen ahí, los lectores permanecen expectantes a la aparición del sexto libro (rezando para que Martin termine el séptimo) y los telespectadores se aprestan a volver a las luchas de poder por el Trono de Hierro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te podría gustar...