Francisco Ortega habla de la novela gráfica “Mocha Dick”

 

 

 

 

Francisco Ortega (“El número Kaifman”) fue el responsable de escribir la historia de la novela gráfica Mocha Dick, que contó con el arte secuencial de Gonzalo Martínez. Aquí el guionista del relato nos cuenta algunos de los secretos detrás de esta flamante nueva obra del noveno arte chileno.

 

 

 

¿Cuánto tomó el proceso de crear Mocha Dick?

 

30 años. A los 8 años yo descubrí la historia de la Ballena Blanca chilena y me obsesioné con ella. En una era preinternet tuve que rastrear libros, artículos de periódicos y leyendas. Era una historia que siempre sentí necesitaba ser contada y llevada a las nuevas generaciones, por eso cuando decidí que iba a escribir el relato pensé en la estructura de la novela de aventuras juvenil, de iniciación y de personaje, con motivación y mucha emoción. Alguna vez imaginé el formato novela convencional pero finalmente la novela gráfica se impuso, básicamente porque es una historia que no solo merece leerse sino también verse. Obviamente quedó mucho material, el cual fue añadido en el glosario del libro 

 

¿Cuál fue el sistema de trabajo con Gonzalo Martínez, escribías, después él dibujaba, era un proceso paralelo, alternado, o de ambos?

 

Fue de pares, socios, como hacer una canción. La letra y la música son un todo. Discutimos la historia, el punto de vista, el tipo de personajes, el estilo realista de la gráfica. Gonzalo fue muy activo en cuanto al orden de la historia y a los giros de la trama. El momento climático, que tiene una especie de entrada de caballería, fue idea suya. Luego fui entregándole de a 30 páginas de guión, de esa manera el trabajo se hacía dinámico e íbamos viendo que servía y que no, si se necesitaba alargar o cortar.

 

¿Qué te pasó al ver visualizado en el dibujo la imagen de Mocha Dick?

 

Emoción. Gonzalo logró un trabajo perfecto. Para ambos es lo mejor que hemos hecho hasta ahora. Tanto que sé que ambos lloramos al terminar cada parte de su trabajo. Mi punto final al guión y su viñeta de cierre nos dejaron bajados, muy bajados. 

 

¿Hubo inspiración visual (más allá del libro de Melville o del artículo del verdadero cachalote albino) en la clásica película del 56?

 

No sé si de parte de Gonzalo, pero yo la vi y la revi mucho, además de bajar el guión de Bradbury de Internet. Pero más que la película, confieso haber plagiado ideas de “Mampato y los Balleneros” de Themo Lobos.

 

¿Mocha Dick lo ves también como una suerte de Leviathan al estilo de Melville?

 

Sí, pero no como alegoría del bien y el mal, sino de maduración de un adolescente y de rescate folkórico y patrimonial de un periodo desconocido de la historia de Chile. Me gusta también la idea de traer de regreso al Leviathan chileno. Mocha Dick debiera estar en el escudo y no es chiste. 

 

¿Qué esperas de la reacción de los lectores, o cuál es tu lector objetivo?

 

Mi lector es el niño de 9 a 99 años. Y lo que espero es lo que está pasando. Las primeras reacciones han sido muy buenas. Hay emoción e identificación, es un cuento atemporal, aventura a la vieja escuela. Alguien dijo que Mocha Dick era el Hobbit de Moby Dick, no sé si será tan así, pero la idea es buena

 

 

 

 

One thought on “Francisco Ortega habla de la novela gráfica “Mocha Dick”

Responder a ernestogarratt Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te podría gustar...