Estreno de Frankenweenie: La animación en el centro del cine de Tim Burton

Si hay algo que define gran parte del cine de Tim Burton es su particular estética, en donde se cita el ambiente victoriano (tomado principalmente de fuentes de cine de terror como las películas de la productora Hammer), una cierta versión del expresionismo alemán (que fue heredado de modo más animado por algunos cartoons gringos) y una melancolía que tiende a volver sombrías hasta las historias más cómicas.

Sin embargo, y pese a que gran parte de su filmografía está realizada con actores de carne y hueso, podría decirse que el centro de Burton está en sus animaciones y que es ahí donde su aparato creador funciona de modo perfecto. Tanto en “El cadáver de la novia” como en la reciente “Frankenweenie” (y en su producción de “El extraño mundo de Jack”), Burton despliega ahí toda su estética de modo concentrado y, por lo mismo, queda la impresión de que todo el resto de su filmografía está hecha con los retazos de este universo animado más compacto.

Bueno, al mirar la biografía de Burton, con sus inicios en los estudios Disney (donde en cierto modo también vivió como los inadaptados de sus personajes), ya se puede comprobar el hecho de que su estética particular se aleja de los cánones (lo mismo que lo hizo finalmente dejar Disney). De hecho, sus primeros cortos más renombrados, “Vincent” y “Frankenweenie” (homónimo del actual estreno cinematográfico que es su versión extendida), son animaciones de stop motion que tributan a algunas de sus principales fuentes de inspiración: Entre esas fuentes estaban las películas de terror de la Hammer, cuyo ícono interpretativo era Vincent Price (“Vincent” es la historia de un niño que se cree Vincent Price), con toda esa estética gótico-victoriana y sus guiones basados en relatos de Poe, Shelley y Stocker.

No es descabellado pensar que aquí, en estas animaciones de stop motion (técnica que adoptó inspirado por clásicos como las animaciones de Rankin Bass como “Rudolph el reno de la nariz roja” y, por supuesto, por el maestro Harryhausen de “Jason y los argonautas”), Burton ejecuta los lineamientos de gran parte de su cine. Sólo en estos dos cortos se encuentran una serie de referencias que más tarde pondrá en acción en sus películas. Por ejemplo, en “Frankenweenie” se encuentran ciertas secuencias visuales que se repetirán en “El jinete sin cabeza” (como el molino en llamas) o el barrido con la cámara por el Zoo que también se ve en “Batman vuelve”. En “Vincent”, además del homenaje a Price, aparecen criaturas que después se repetirán en “Beetlejuice”. El propio personaje freak e incomprendido de Vincent será la versión prototipo de otros que aparecerán en el cine de Burton como Edward, el protagonista de “El joven manos de tijera”, o el Ed Wood de su retrato biográfico del director de “Plan 9 del espacio exterior” (otro de sus referentes cinematográficos).

En cierto modo, en este universo de Burton se mezclan sus recuerdos de niño, lo que hace que las historias se inunden de una cierta melancolía a la que ayuda el recurso de la rima musical (o de las canciones directamente) que se ve en casos como el de “El cadáver de la novia” o en “Vincent”. En “Vincent” está incluso el recitado final del poema “El cuervo” de Poe.

Este recurso de rima también se ve en otra fuente infantil de inspiración de Burton como fue el Dr. Seuss, cuyos libros se caracterizan por relatos hechos a partir de versos cortos y divertidos. Algo que también trató de emular Burton en lo literario escribiendo su relato “La melancólica muerte de Chico Ostra”.

De todos modos, queda claro que una parte de la estrategia del cine de Burton va por retornar hacia sí mismo, hacia su propia biografía y hacia su imagen de marginal. Es un esfuerzo por recuperar sus propias imágenes infantiles que seguramente fueron las que lo distinguieron del resto de sus pares. “Frankenweenie” se le ocurrió recordando a su amado perro que murió cuando él era niño, y al cual hubiera querido resucitar al más puro estilo Frankenstein. Así mismo, el pasado de Burton completo pareciera ser como esa mascota, que el director está intentando resucitar con la ciencia del cine.

9 thoughts on “Estreno de Frankenweenie: La animación en el centro del cine de Tim Burton

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te podría gustar...