Encuentran restos de soldado medieval en el fondo de un lago en Lituania

A. Matiukas.

Parte del equipamiento se encontraba en buen estado luego de 500 años sumergido.

De acuerdo con la información publicada en ScienceAlert, un cadáver perteneciente a un soldado medieval fue encontrado en el fondo de un lago lituano luego de permanecer 500 años sumergido en el barro. El esqueleto fue descubierto durante una inspección submarina en el antiguo puente Dubingiai en el lago Asveja, en el este de Lituania.

Según el Baltic News Service (BNS), para la arqueóloga Elena Pranckėnaitė, investigadora de la Universidad Klaipėda en Lituania, el esqueleto yacía bajo la arena, pero que no se trataba de un entierro, sino que se debería a que los sedimentos provocados por las corrientes de agua cubrieron los restos.

Científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Vilnius en Lituania, examinaron el cuerpo e informaron que el cuerpo se trataría de un hombre que murió en el siglo XVI, aunque todavía se desconocen las causas de su fallecimiento, toda esta información de acuerdo con BNS.

“Anteriormente, se habían excavado enterramientos humanos relacionados con la guerra en toda la región, pero esta es la primera vez que se descubre un soldado medieval bajo el agua en Lituania”, dijo Pranckėnaitė.

Arqueólogos colaboraron en la inspección con buzos aficionados, y fueron estos últimos quienes localizaron los restos a una profundidad de 9 metros, mientras evaluaban el sistema de soporte del puente de madera Dubingiai. Una búsqueda anterior hecha en 1998 había revelado que otro puente estuvo en el mismo lugar, y que su construcción data del siglo XVI o XVII, alrededor de la época en que murió el soldado.

“Por ahora, suponemos que los restos humanos descubiertos podrían estar relacionados con el antiguo puente que conduce al castillo de Dubingiai, que estaba situado en la cima de una colina en la orilla del lago Asveja”, agregó Pranckėnaitė.

Encontrar los restos del soldado fue una gran sorpresa, pero igual de sorprendente fue la notable conservación del esqueleto y los artefactos que portaba. Los buzos recuperaron un par de botas de cuero con espuelas, un cinturón de cuero con hebilla, una espada de hierro, y dos cuchillos con mangos de madera.

“Este descubrimiento y los datos son realmente recientes, aún deben analizarse cuidadosamente. Esperamos contar la historia de este soldado de aquí a un año”, dijo Pranckėnaitė.

Un equipo de arqueólogos, antropólogos e historiadores del Museo Nacional de Lituania está trabajando ahora para conservar e interpretar los objetos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te podría gustar...