En defensa del OVA de ‘JoJo’s Bizarre Adventure’

Este animé  lo descubrí por casualidad. A principios de 2018, mientras navegaba por YouTube en busca de videos sobre adaptaciones, me topé con un video hecho por el usuario BriHard que se titulaba ‘What Makes An Adaptation Good?’. En ese momento, no solo hablaba de la importancia de hacer cambios en las historias para darle nuevas relevancias, sino que usaba de ejemplo uno de los animés más icónicos de los últimos 30 años: ‘JoJo’s Bizarre Adventure’ (1993).

Lo que sabía de ‘JoJo’ hasta ese entonces era bastante superficial. Una de mis amigas de carrera era muy fan del animé y en el campus de la Universidad siempre había discusiones por saber quién era el mejor ‘Jojo’. Pero nunca me llamó la atención hasta el momento en que vi el video y en particular, una escena que me quedó grabada en la memoria.

En esta escena, el protagonista Jotaro Kujo se tiene que enfrentar a la persona que ha motivado este viaje: Dio (Brando). Responsable de que Holly, la madre de Jotaro esté en coma, además antagonista indiscutible, que no conforme con la inhabilitación de Holly envía asesinos para acabar con Jotaro y compañía; descabeza al tatarabuelo de Jotaro y alardea de su poder al usar el cuerpo decapitado del ancestro de su archienemigo como propio.

Recuerdo que en el enfrentamiento de los protagonistas, Dio se sorprende al notar que Jotaro tiene la fuerza de soportar sus ataques. El poder del ruin personaje radica en que puede detener el tiempo y Jotaro por razones que desconoce, es inmune a esa habilidad y logra darle un par de palizas.

Al aterrizar, Dio agarra un cuchillo y desaparece de la escena como por arte de magia, pero antes deja caer el cuchillo al piso. Jotaro queda boquiabierto y mientras se da vuelta, ve a Dio parado en una luminaria, desde donde lo vuelve a amenazar y le dice “Que inesperado que Star Platinum (El poder de Jotaro) pueda quebrar mi mundo congelado”.

La sutileza de la escena y la tensión creada por un soundtrack que resalta el momento me dejó enganchada de ‘JoJo’ y su encarnación en este OVA, al igual que BriHard. Sin embargo, los fans de esta franquicia no han sido muy gentiles con esta versión, argumentando que la versión del 1993, es infinitamente inferior a su adaptación al animé del año 2015 porque “No se parece al manga”, a lo que respondo: El OVA tiene su propia magia. Que se tome algunas libertades con respecto a su material original no lo hace menos bueno.      

 Antes que nada, un poco de contexto

JoJo ‘s Bizarre Adventure’ (‘La Aventura Bizarra de JoJo’) nació originalmente en 1986 como un manga publicado en la icónica revista ‘Shonen Jump’, escrito y dibujado por Hirohiko Araki. Para los conocedores del manga, Araki es un gran fan de la moda y especialmente de la música rock, tanto así que es una pesadilla para los traductores de su trabajo que tienen que cambiar los nombres de los personajes por miedo a una demanda por parte de los Stones o Led Zeppelin.

En un resumen simple, ‘JoJo’ trata sobre los miembros de la familia Joestar en distintas épocas, lugares y circunstancias. Cada arco tiene como protagonista a un ‘JoJo’, llamado así por la combinación de sus iniciales, que tiene aventuras variadas relacionadas con resolver un problema junto a la ayuda de un grupo de compañeros.

Hay de todo en los ocho arcos de ‘JoJo’: desde las rivalidades familiares del siglo 19 de ‘Phantom Blood’, donde Dio Brando (hermano adoptivo de Jonathan Joestar, el primer JoJo) se transforma en vampiro y quiere quedarse con la herencia y destruir a la familia Joestar, por lo que Jonathan tendrá que aprender un arte marcial llamado ‘Hamon’ gracias a Will A Zeppeli, su mentor; hasta ‘JoJolion’, donde su protagonista Josuke ‘Gappy’ Higashikata tratará de recuperar su memoria luego del tsunami del 2011 que afectó a Japón y que es la segunda parte del reinicio que Araki empezó en 2001.

Con eso, la parte más conocida de toda esta saga es probablemente ‘Stardust Crusaders’, con Jotaro Kujo de protagonista, por dos razones principales: Uno, es la que ha sido adaptada la mayor cantidad de veces, con este OVA en 1993, y dos temporadas del animé que empezó a ser transmitido a partir del 2012 y dos; por ser el primero que introdujo el concepto de ‘Stand’, que es prácticamente la manifestación de la fuerza espiritual de una persona que te otorga un poder especial y que empezó a definir la serie como algo distinto.

Y antes que me pregunten: La serie le hace honor al ‘bizarro’ de su título.

El OVA

Esta Original Video Animation  fue la primera vez que este manga fue adaptado en otro formato que no fuese papel. El estudio responsable de dicha adaptación, Another Push Pin Planning (APPP) ya tenía una cierta reputación gracias a ‘Robot Carnival’, una película antológica que fue estrenada en 1987, donde el creador de ‘Akira’ Katsuhiro Otomo dirigió el primer segmento.

Con eso dicho, no sorprende saber que Otomo participó en la realización de este OVA de 1993, dirigiendo tres episodios junto a Satoshi Kon, quien también se encargó del guion de algunos episodios.

La influencia de Otomo y Kon está muy palpable en algunas escenas claves de la serie: en el episodio ‘D’Arby The Gambler’, cuando el hombre que le da el nombre al capítulo está a punto de perder un duelo de Poker contra Jotaro, vemos como la desesperación se apodera de las expresiones. El sudor, la respiración y la baba toman un rol protagónico hasta que D’Arby se desmaya de manera dramática, tirando todo lo que estaba en la mesa.

Otro ejemplo es la persecución en autos en el capítulo ‘Kakyoin – Duel in the Barrier’ en que a través de una cacería de automóviles, Dio trata de matar a Joseph y a Kakyoin en la carretera y como contraataque, Kakyoin lanza una lluvia de proyectiles al auto de Dio, con su Stand  Hierophant Green.

Lo interesante es que se toma la perspectiva de detrás del auto afectado como si fuese una cámara grabando una escena y de hecho, atravesamos el humo generado por las explosiones, tal como si fuese en Live action. 

Con eso, también hay que recalcar la batalla ya mencionada de Jotaro y Dio, tomada del último episodio de esta serie. Acá, la acción toma un crescendo que comienza con los sujetos mirándose y termina con Dio lanzando un camión de gasolina hacia Jotaro.

Uno podría pensar que no tiene sentido el principio con el final, pero la transición que se hace con las escenas hace que el viaje entre ambos puntos sea creíble, porque al aumentar el nivel de tensión de cada escena, van apareciendo cosas más extrañas. Además, hay una pequeña referencia de ‘Akira’ en esta pelea. 

Cabe resaltar el trabajo hecho por Marco D’Ambrosio en el soundtrack y de Gary Rydstrom y Tom Myers de Skywalker Sound para lograr un diseño de sonido que sabe cuándo usar el melodía y dejar que el silencio hable, ya que en las escenas de tensión, la musicalización se reduce a un mínimo, transmitiendo el estrés de Jotaro al espectador.   

La desvalorización del OVA

Es impresionante cómo esta primera adaptación fue capaz de darle un aire distinto a una franquicia y que existiera tanto trabajo para detalles que se notaría con el tiempo. Sin embargo, el OVA no es perfecto y los fans lo saben.

No falta la crítica de por qué se quiso hacer que los personajes fueran menos coloridos que sus contrapartes del manga o por qué el estilo de animación no es exactamente igual al de su versión en papel. Cosa que es entendible, pero que en sí, no afectan al producto final como tal, ya que se respeta la historia y las ideas principales del arco original.

Lo que sí, la miniserie del 1994 tiene un problema con las actuaciones de voz,  a veces un poco exageradas o mal escogidas si las comparamos con el cast de 2015, con actores como Daisuke Ono (Jotaro) o Takehito Koyasu (Dio) y distrae pensar que Dio en el OVA suena como un viejo de 70 años; por otra parte, también generó controversia un guiño ligado al Corán que no fue bien recibida por algunos musulmanes por promover estereotipos vinculados a la religión.

Además, la existencia del animé es básicamente una respuesta a la creación de un filme que A.P.P.P realizó en 2007 y que su recepción fue tan mala que los únicos clips que existen en internet son los mostrados en el siguiente video:

Por lo que podría explicar por qué David Productions decidió que su adaptación de ‘JoJo’ fuese extremadamente apegada al manga, de hecho copió cuadros de la historieta japonesa al animé. Pero, para mí al menos, al priorizar la fidelidad al material original y hacerlo más ‘comercial’ se convierte en una experiencia no tan enriquecedora.

Para dar un ejemplo: Cuando el animé del 2015 adapta la pelea final entre Jotaro y Dio, esta le aplica un efecto de sonido al poder de Dio que al ser repetido varias veces es cansador y la acción es constantemente opacada por el soundtrack, que no es malo pero la reiteración constante de un eco musical, puede arruinar la experiencia.

El OVA de ‘JoJo’ no es perfecto, pero decir que no vale la pena verlo porque “las escenas no son exactamente iguales a la del manga”, reduce el esfuerzo de un equipo completo de personas que se las ingeniaron para adaptar un manga tan popular, con lenguaje de cine que sería el paso inicial para un camino hermosamente bizarro.  

One thought on “En defensa del OVA de ‘JoJo’s Bizarre Adventure’

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te podría gustar...