‘Elisa y Los Mutantes’: Cuando el miedo es más real de lo que parece

Un nuevo cómic chileno nos muestra una propia, pero a la vez real visión sobre la universidad, sociedad o simplemente de la vida misma, combinando cultura pop y originalidad son los elementos que dan vida a este trabajo de Fernando De Peña, Rodrigo Vargas y Constanza Yovaniniz. 
‘Elisa y Los Mutantes’ es un cómic gestado por Mapache Estudios y editado por Editorial Piedrangular. En él se retratan las aventuras de Elisa, joven mechona universitaria que a punta de golpes y patadas tratará de enfrentarse a todos aquellos monstruos, mutantes y problemas que abundan tanto en la vida universitaria, así como en la misma sociedad. Eso, a grandes rasgos es lo que nos presentan: Fernando De Peña, Rodrigo Vargas y Constanza Yovaniniz, quienes en esta primera entrega titulada “Primer Semestre”, son capaces de agrupar una serie de elementos que hacen que Elisa sea uno de los comics más interesantes de leer de la temporada.
Elisa: Universitaria, luchadora y por sobre todo alguien que no aguantará ver injusticia alguna. Manteniendo firme sus convicciones tal como lo haría cualquier superhéroe, y como tal está deberá enfrentar a mortales enemigos, salvo que sus villanos no vienen del espacio, o fueron alterados genéticamente, sino que sus rivales serán personajes con los que todos al menos alguna vez nos tuvimos que enfrentar, quizás saliendo derrotados o mal heridos, pero claro, en este comic nadie sufrirá esos abusos porque Elisa, siempre atenta y presente, estará lista para patear, golpear y derrotar a todos esos monstruos con los que la vida, pero sobre todo la universitaria busca derrotarnos.
  
Pero ¿Qué tienen que ver los mutantes en todo esto? Básicamente ellos son la propia personalidad que los autores decidieron darle a ciertos personajes y miedos del ambiente universitario, exagerando obviamente cada una de estas personalidades y llevándolos a ser verdaderos monstruos. Si bien dicha sátira social, es cada vez más graciosa con el pasar de las paginas, a la vez también la personificación que le van dando refleja de mejor forma la forma el carácter y el temor que exponen dichos personajes o situaciones con las que alguna vez todos hemos tenido que enfrentar.
En relación a la narrativa del cómic, esta se siente, ágil, dinámica y bastante reflexiva con el pasar de las paginas, lo cual a uno lo va dejando sorprendido con el cambio que va teniendo la historia en cada uno de sus capítulos, los mismos que logran que el personaje también vaya mutando. Casi todo funciona como si fuera un videojuego y cada capítulo es una etapa que hay que cruzar para así llegar al enfrentamiento con el jefe final. Desde este punto vemos como nuestra heroína se enfrenta a cosas tan simples como son: el mechoneo o a los intelectualoides arrogantes, hasta llegar a problemáticas un poco más crudas y contingentes como en el caso del acoso, el machismo, las tomas y finalmente la propia búsqueda interna de nosotros como personas. Dichos temas que de por si son difíciles de tratar, el comic los retrata la esencia de cada situación, por lo mismo el trabajo de guion es por sobretodo rescatable, en cuanto a la propia mutación que va teniendo la historia, para así finalmente no solo entregarnos un argumento que se quede en lo satírico social, sino que este tratar e ir más allá, buscando expandirse y trayendo a colación temas más complejos y serios.
Si pudiera comparar a ‘Elisa y Los Mutantes’, de inmediato se me viene a la mente dos elementos de la cultura pop, como lo son: ‘Buffy La Caza vampiros’ y ‘Scott Pilgrim’. Con el caso de Buffy, siento que Elisa guarda mucha relación con la personalidad del personaje, además las convicciones que cada una tiene, pero también con el tema de los mutantes y los vampiros, en donde en la serie creada por Joss Whedon también se intentaba reflejar a ciertos estereotipos juveniles con sus versiones vampíricas o en su defecto de monstruos varios. Ahora, en cuanto al trabajo de Brian Lee O’Malley, el principal parecido va en la forma de contar la historia, como si todo fuera un videojuego básicamente. Pese a estas comparaciones ‘Elisa y Los Mutantes’ posee su sello propio, su estilo, tanto en lo que es el dibujo, y sobre todo en las viñetas en donde se ve a Elisa golpeando y pateando al villano de turno, como también el retrato que este hace de la vida, la personalidad e incluso el sentir de una generación de edad determinada, quizás pase desapercibido, pero al momento de llegar a esas últimas páginas uno ve que de a poco deja de ser un juego, y todo se vuelve real, problemático, y es entonces en donde uno se queda ahí, con ese final, con esa última viñeta y globo de dialogo pensando en cómo todo mutó hasta ahí.
‘Elisa y Los Mutantes’, finalmente nos entrega una historia que todos conocemos, quizás en la que más de alguno se podría identificar ya sea con una situación o personaje, pero todo lo hace en una clave de cultura pop tan actual, que cada una de sus viñetas se disfrutan, así mismo con el guion, el cual avanza con una madurez que ni si quiera nos damos cuenta, algo sumamente valorable y que ojalá esa misma esencia se mantenga y siga creciendo para lo que sería el segundo semestre de nuestra heroína en la universidad.

One thought on “‘Elisa y Los Mutantes’: Cuando el miedo es más real de lo que parece

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te podría gustar...