El Sistema Solar desaparecería antes de lo esperado

El fin se deberá principalmente a la extinción del Sol.

Un día nuestro sol morirá, quedando solo una enana roca blanca flotando en el espacio. Esto supondrá el fin al conjunto de planetas y toda la vida que hay en ellos. Así lo han predicho los astrónomos y físicos que se han dedicado a descifrar el destino final del Sistema Solar, durante cientos de años.

“Comprender la estabilidad dinámica a largo plazo del sistema solar constituye una de las búsquedas más antiguas de la astrofísica, que se remonta al propio Newton, quien especuló que las interacciones mutuas entre planetas eventualmente conducirían a un sistema inestable”, escribieron los astrónomos Jon Zink de la Universidad de California, Konstantin Batygin de Caltech, y Fred Adams de la Universidad de Michigan en su nuevo artículo publicado en The Astronomical Journal.

En el año 1999, investigadores predijeron que el Sistema Solar se desmoronaría lentamente durante un período de al menos mil millones de billones de años, en otras palabras, un trillón de años. Ese es el tiempo que tomaría, según calcularon, para que las resonancias orbitales de Júpiter y Saturno desacoplen a Urano.

Sin embargo, de acuerdo con el equipo de Zink y con la información recogida del sitio ScienceAlert, este cálculo omitió algunas influencias importantes que podrían perturbar el Sistema Solar antes de esa fecha.

En unos 5 mil millones de años, a medida que el Sol muera, este se convertirá en un cuerpo gigante de color rojo, envolviendo a Mercurio, Venus y la Tierra. Luego, expulsará casi la mitad de su masa, arrastrada al espacio por vientos estelares. Esta pérdida de masa aflojará el agarre gravitacional del Sol sobre los planetas restantes, Marte y los gigantes de gas y hielo: Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.

Por otro lado, mientras el Sistema Solar orbita el centro galáctico, otras estrellas deberían acercarse lo suficiente como para perturbar las órbitas de los planetas, en un lapso de aproximadamente, una vez cada 23 millones de años.

“Al tener en cuenta la pérdida de masa estelar y la inflación de las órbitas de los planetas exteriores, estos encuentros serán más influyentes. Con el tiempo suficiente, algunos de estos sobrevuelos se acercarán lo suficiente como para disociar, o desestabilizar, los planetas restantes”, escribieron los investigadores.

Para los científicos, 100 mil millones de años después de que el Sol se convierta en una estrella enana blanca, el Sistema Solar ya habrá dejado de existir. Este es un período significativamente más corto que el propuesto en el año 1999. Pese a esto, los investigadores señalan que todo depende de las observaciones actuales del entorno galáctico local y las estimaciones de sobrevuelos estelares, las cuales pueden cambiar con el tiempo.

Afortunadamente o no, aún faltan muchos años para que eso ocurra y la probabilidad de que la humanidad sea capaz de sobrevivir hasta esos tiempos es casi nula.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te podría gustar...