El nerd verde de mi vida

Vamos a ver: linterna verde, el avispón verde y el duende verde ¿no son la misma cosa, acaso? Pues no. Mi maridito se encargó de hacerme saber la diferencia, el otro día, en pleno almuerzo, con uno de sus compinches nerd prestándole ropa ante tamaña aberración que yo estaba cometiendo. ¿Cómo se me ocurría confundir a esos tres próceres del comic? Ah, menos mal que no metí en el mismo saco a Hulk, que también es verde, o a la criptonita de Superman que, también es verde, pero no es un superhéroe. Creo.

Ni hablar del ¿Kligon? Ese idioma que manejan en ¿"Star trek"? Bueno, al menos debo ser honesta y agradecer al puñado de ñoños que han llevado ésa y otras "joyas" a la pantalla grande, pues me han proporcionado magníficas siestas en la sala del cine. ¿La última? Cuando acompañé a mi amado, a contrapelo, a ver "Thor"… ¿o era "Thorn"? Bueno, uno de esos bodrios. Nunca más podré recuperar esas dos horas de mi vida. Y esas películas son tooooodas iguales: con harto CGI, harta escenografía tipo "El señor de los anillos", harta cosa de época, y héroes con calugas en el torso como si fueran esculpidas a mano.

¿La última apuesta de ese tipo? "Game of thrones" (¡vaya! me percato de que igual me manejo con los códigos ñoños, creo que mi marido ha hecho un verdadero apostolado con mi persona) una serie donde hay un enano-galán, sí un ¡enano!, que se sirve a todas las chicas lindas del pueblo´. ¡Y no sé cómo lo logra! Ya sí, de ese engendro he visto un par de capítulos, pero cuando mi guatero con uñas sintoniza "True blood", simplemente busco cualquier excusa para escapar del dormitorio (¿cuándo HBO se puso tan misógino?). Cualquier excusa sirve: coser botones, lavar platos, incluso, vaciar la cartera de todos los cachureos acumulados. Seguiré buscando fórmulas para evadir el nerderío y no dejarme tentar por "el lado oscuro" de la fuerza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te podría gustar...