El mundo secreto del rey Stephen King

La Torre Oscura se llama la saga literaria del gran autor que reúne, congrega y ordena el mundo universo del autor de Carrie, Misery, El resplandor y las más recientes Doctor Sueño y Under the Dome. Es quizás su trabajo menos conocido pero el más ambicioso: este es un viaje al mundo secreto de King. 
Se suele creer que entrar en el mundo de Stephen King, el llamado rey del terror, el bestsellerista por excelencia, es de lo más sencillo. Y quizás sí lo sea porque quién no ha leído alguna de sus más de 50 novelas, visto alguna película o serie basada en sus obras o disfrutado de algún relato salido de la mente creativa del autor nacido en Portland, Maine, el 21 de septiembre de 1947
Sin embargo, ingresar en ese univserso literario en el que habitan los miedos de millones de personas, realidades alternas, monstruos de todas las dimensiones imaginadas y centenas de personajes e historias entrañables, requiere de cierta iniciación, sobre todo para comprenderlo a fondo, para hacerlo propio y sentirlo en carne propia.
Pero no siempre es así de fácil, puesto que los logros literarios de Stephen King con frecuencia son relegados a una posición de menor importancia debido a las asombrosas estadísticas de ventas que acompañan a cada uno de sus trabajos. Es lugar común saber de muchos críticos que escatiman un lugar para King en las altas vitrinas de la literatura o el arte, aunque otros lo han reconocido como el más grande escritor de ficción puramente estadounidense, comparándolo incluso con Mark Twain, o designándolo como el Charles Dickens de este siglo.
“Los lectores guiados por el canon literario no siempre le han dado muchas oportunidades a Stephen King y eso constituye una injusticia auténtica”, considera el escritor y periodista mexicano José Noé Mercado.
En entrevista vía Skype, desde el Distrito Federal, el autor de obras como  Backstage y Luneta-2 estima que se habla tanto de King que mucha gente ni siquiera se permite el tiempo y el esfuerzo para conocerlo de manera directa. “En rigor, a King no siempre se le conoce en piel propia, sino que se le mira a través del prejuicio de sus altas ventas, de la vista en menos del supuesto género de terror del que es el amo. Pero lo cierto es que King tiene historias memorables con diversas temáticas de la existencia humana: la escritura como proceso creativo, el amor como pureza de espíritu o aborrecible apego groupie, la amistad como fuerza de la vida, la injusticia y la libertad, el entorno político e histórico, entre otros muchos temas”, describe el entrevistado, quien más que un especialista en King, se considera admirador de “una potente fuerza creadora”, la de Stephen, “que de alguna u otra manera constante ha acompañado al mundo literario y pop al menos en los últimos 30 años”.
“Por fortuna”, refiere José Noé Mercado, luego de recordar el galardón de la medalla de The National Book Foundation For Distinguished Contribution to American Letters, concedido a King en 2003, “la reivindicación de Stephen ha venido de a poco. Cada vez más, sus libros son reseñados por lo que deberíamos llamar ‘críticos literarios serios’, que se encuentran con las profundidades de un autor que escribe. Y escribe harto. Como pocos. Quizás demasiado”.
Pero este hallazgo de literatura apreciable, en el fondo, no debería suponer nada nuevo, porque si bien actualmente todo el mundo habla de Doctor Sueño, Under the Dome, 11/22/63,Joyland y otras obras de largo aliento, la trayectoria de King está llenas de auténticas joyas que pasan por Carrie, El resplandor, Eso, La zona muerta, Misery, La chica que amaba a Tom Gordon, entre muchas otras, incluidas sus obras de relatos y cuentos, en los que King es particularmente reconocido.
El pistolero Roland Deschain
Pero hay una obra que podría entenderse como la columna vertebral de todo el corpus literario de Stephen King, que intercomunica sus mundos y al mismo tiempo brilla como una colosal obra independiente. Esta obra se llama  La torre oscura y es la llave maestra para asir y comprender el mondo creativo de este rey del best seller.
Se trata de una verdadera rareza literaria que mezcla la literatura fantástica con el llamado Spaguetti Western. La descripción que King hace del protagonista, Roland de Gilead, Roland de Galaad o Roland Deschain, calza perfectamente con el mítico pistolero sin nombre que encarnó el hoy icónico Clint Eastwood en la trilogía de Sergio Leone compuesta por El bueno, el malo y el feo; Por un puñado de dólares y Por unos dólares más.
La torre oscura es una obra de siete volúmenes, al que luego de concluida King decidió agregar un octavo en aras de la cabal comprensión del andamiaje de la saga,que en total cuenta con más de cuatro mil doscientas páginas que el escritor trabajó durante más de treinta años de manera interrumpida pero constante, lo que da cuenta del formidable reto asumido como creador.
El primero de estos libros, El pistolero, de 1978, se publicó en cinco entregas en The Magazine of Fantasy and Science Fiction, aunque el autor ya había comenzado a escribir la historia en 1970. Fue seguido por La Estación de paso en 1980 y las tres últimas partes: El oráculo y las montañas, Los mutantes lentos y El pistolero y el Hombre Oscuro, que fueron publicadas en una nueva versión en 1981, con una edición definitiva de 2003.
La fuente de inspiración puntual de la obra es un poema que marcó a King:  Childe Roland a La torre oscura llegó, de Robert Browning. En el último tomo de la obra se adjunta el poema y el propio autor habla de ello en varias oportunidades. De hecho, es una parte integral de la serie.
Y es que a medida que la historia se desarrolla a través de los siete tomos, se hace evidente que el poema es el hilo conductor de las acciones de la serie. Si La torre oscura es considerada la columna vertebral de todos los textos de King, se podría concluir que el poema de Robert Browning, aparte de ser fuente de inspiración para dar inicio a la novela, es la columna principal de la saga que al día de hoy integran El pistolero, La llegada de los tres, Las tierras baldías, Mago y Cristal, Los lobos del Calla, La torre oscura y El viento por la cerradura (este último escrito a posteriori y que cronológicamente se ubica entre el cuarto y quinto volumen).
Según cuenta el autor en el epílogo de El Pistolero, el poema Childe Roland a La torre oscura llegó, de Robert Browning fue una tarea que le habían asignado en un ramo de segundo año de universidad (Maine) que trataba de los primeros poetas románticos. “Había jugado con la idea de intentar una larga novela romántica que reprodujera la sensación, ya que no el sentido exacto del poema de Browning. La cosa solo se había quedado en juego, porque tenía mucho más por escribir: mis propios poemas, cuentos, artículos de prensa y Dios sabe qué más”, escribe King.
Sin embargo, después de haber escrito el primer tomo de la saga, no abandonó la idea; de hecho en el prólogo de La Llegada de los tres, menciona que La torre oscura “es inspirada en un poema narrativo de Robert Browning (y en cierto modo depende él) que a su vez debe su origen en El rey Lear“.
Sin embargo, no obstante lo anterior, los cuatro primeros tomos de la serie no contienen gran cantidad de enlaces directos y evidentes con el poema de Browning. Solo se encuentran ciertas ideas, descripciones y nombres en el poema, que se reproducen en la historia de King, la de su pistolero.
El caballero del Oeste
Roland de Gilead es un pistolero que vive en un mundo paralelo al nuestro. Es hijo de Steve Deschain y último descendiente de Arthur Eld, el equivalente western del rey Arturo. Roland es básicamente un caballero que al igual que en la historia medieval se encuentra en una importante cruzada.
Su búsqueda es de vital importancia para su mundo y también para todas las dimensiones existentes. El poema de Browning consta de treinta y cuatro estrofas que la historia de King sigue, algunas con más claridad e importancia, en el argumento de su saga.
El primer volumen de La torre oscura comienza con la siguiente línea: “El hombre de negro huía a través del desierto, y el pistolero iba en pos de él”. Esta imagen describe al némesis de Roland, el Hombre de Negro, al igual que Browning inicia su poema describiendo al enemigo de Rowland, su protagonista.
Como se ha dicho, La torre oscura también parece funcionar como un extraño elemento de cohesión en la obra de Stephen King. Muchas de sus novelas tienen conexiones con esta saga a través de personajes, números y hasta frases específicas.
Así lo explica, de hecho, el autor en el epilogo de Mago y Cristal:  “He escrito las suficientes novelas y narraciones cortas como para llenar todo un sistema solar de imaginación, pero la historia de Roland es mi Júpiter, un planeta que empequeñece a todos los demás (al menos desde mi punto de vista (…) Estoy comenzando a comprender que el mundo (o los mundos) de Roland encierra en sí todos los demás que yo he creado”.
Para King, el mundo de la historia de La torre oscura existía antes de cualquier otra cosa. Menciona que en estos mundos hay un lugar para cada personaje; sin embargo, todos terminan en el mismo lugar.
Sobre lo que menciona Stephen en el epílogo, por ejemplo, el número 19, asociado al mal en La torre oscura,aparece frecuentemente en las otras obras del autor de Cujo. El padre Callahan, que forma parte del elenco de personajes en El misterio de Salem’s Lot, la versión de King del mito vampírico, aparece en la cuarta entrega de La torre:Canción de Susannah.
Hasta Lobos de Calla, quinto episodio de la saga, publicado el año 2003, no existía una declaración oficial sobre las posibles conexiones entre La torre oscura  y el resto de su obra. La segunda página de este quinto tomo enumera las siguientes obras de Stephen King conectadas a La torre oscura: El misterio de Salem’s Lot, La danza de la muerte, El talismán, Eso, Los ojos del dragón, Insomnia, El retrato de Rose Madder, Desesperación, Un saco de huesos, Casa Negra, Buick 8, Posesión, Skeleton Crew, Corazones en la Atlántida, Todo es eventual y La danza de la muerte.
Por las buenas
El propio Stephen sale en las novelas de La torre oscura.Usa su saga, por ejemplo, para describir con precisión clínica el accidente que casi le cuesta la vida en 1999, cuando fue arrollado por una camioneta en el arcén de una carretera. Es una forma llamativa de hacer un discurso “meta” respecto de su obra literaria y de sí mismo, aunque él reniega del concepto en el epílogo del libro siete La torre oscura:
“Hay un término académico hipócrita para esto: metaficción. Lo detesto. Detesto lo pretencioso que es. Estoy en la historia solo porque he sabido por algún tiempo (…) que muchas de mis ficciones se referían al mundo de Roland y la historia de Roland, ya que fui yo quien las escribió, parecía lógico que yo fuera parte del Ka del Pistolero. Mi idea fue usar las historias de La torre oscura  como una clase de suma, una forma de unificar tantas de mis historias previas como fuera posible bajo el arco de alguna überhistoria (…) como una manera de mostrar cómo la vida influye en el arte (y viceversa)”, escribe Stephen King.
En Canción de Susannah, Roland y Eddie dos personajes centrales de la novela, visitan a Stephen King en Maine. En ese punto de la historia, King solo había escrito el primer tomo de la saga, por lo que solo reconoce a Roland, el protagonista de El pistolero. Eddie entra en la historia en La llegada de los tres, segundo volumen. En la novela, el autor había decidido dejar de escribir La torre oscura y Roland y Eddie tratan de persuadirlo para que la continúe, en un principio por las buenas y, en última instancia, a través de hipnosis.
De esta manera, King ha dado pistas de que el plan original no era publicar una historia tan extensa. De hecho el primer tomo es muy breve en comparación a las novelas que ya publicaba en esa época, que eran muy extensas. El plan general de la obra empezó a crecer tras esa primera parte: El pistolero. Tal vez al comienzo solo planeaba un segundo tomo.
Más adelante, en el séptimo volumen: La torre oscura , Roland regresa a Maine junto a Jake, quien es considerado como un hijo por el Pistolero. En ese momento, el escritor está a punto de ser atropellado por una camioneta, pero Jake empuja a King siendo atropellado en lugar del escritor. Jake muere.
El caso descrito en La torre oscura es muy similar al traumático evento en la vida de King, que por poco le cuesta la vida. El 19 (número del mal) de junio de 1999 Stephen King caminaba por una ruta cerca de su casa de verano en Maine, cuando fue golpeado accidentalmente por Brian Smith, quien conducía una camioneta Dodge.
Multiverso
Durante su período de recuperación, el autor de Carrie, descubrió la importancia que La torre oscura había adquirido tanto para los lectores como para sí mismo.
Los hechos de la novela podrían simbolizar la forma en que el autor sobrevivió al accidente, y como esa “salvada” lo indicaba como un ser destinado a terminar la historia. Una última oportunidad que, en la ficción, gracias al sacrificio de Jake, pudo tomar
Los personajes de la historia, claramente influyen en el escritor, algo que literalmente, ocurre en el relato de la sexta novela. Al hacerlo, Stephen King involucra al lector en el proceso de escritura y ofrece una visión de cómo sus historias llegan a existir. También fortalece la conexión con los “lectores constantes”, como él les dice.
De esta manera, el autor crea su propio “multiverso” o conjunto de mundos en los que tienen lugar sus historias. Si escribe una nueva historia, un entorno apropiado estará siempre disponible, y de esa manera la nueva historia volverá a ser parte del mundo de La torre oscura.
Sin embargo, él no se refiere únicamente a los universos de su propio trabajo. Hace unos años, cuando la serie de televisión Lost era el objeto de obsesión de los nerds y era éxito de sintonía mundial, corría el rumor de que la historia original había sido escrita por Stephen King.
De hecho, Lost contiene un gran número de referencias a La torre oscura. La página web Lostpedia (http://lostpedia.wikia.com/wiki/Main_Page) reúne todos los enlaces que la serie tiene con la obra de King. De esta manera, el multiverso de La torre oscura  se expande como una mancha, incluso sin la ayuda del propio autor. Debido a esto, los lectores de los libros de King no verán sus cuentos como novelas normales. En su lugar, van a empezar a considerar estas historias individuales como puertas a otros mundos, que a su vez llegan a los mundos que el autor creó en La torre oscura.
Un mismo destino
Uno de los aspectos más importantes de la serie de La torre… es la forma en la que los protagonistas interactúan entre sí. Ellos forman un grupo unido por el destino y por una misma misión: la búsqueda de la torre oscura. En la novela de King, este grupo se llama KA-TET y es similar a la “Comunidad del Anillo” de la trilogía El señor de los anillos de J.R.R. Tolkien.
La torre oscura  es, de alguna manera, una versión “torcida” de El señor de los anillos. Es el tipo de saga postapocalíptica que legaría la literatura norteamericana en mil años, pero Stephen King decidió escribirla en nuestro tiempo. Como en todas esas historias épicas, los grupos comparten una misión cuyo objetivo es salvar el mundo; también, están el viaje y la búsqueda como leitmotiv, en un mundo hostil y lleno de peligros, en el cual un adversario malvado lleva la ventaja.
En una entrevista para el sitio web de Amazon.com, King le dice a Benjamin Reese que la obra de Tolkien lo había inspirado: la magia en sus historias, la idea de la misión.Que le había impresionado el alcance, la amplitud y la duración de las historias y lo emocionante que eran. King quería escribir algo como la saga de Tolkien. Pero no quería copiarlo. Por otro lado, deseaba que la historia estuviese de alguna manera, estrechamente ligada a nuestro mundo y no solo a un mundo de fantasía.
Al igual que en la comunidad de Tolkien, el KA-TET está integrado por personajes de diferentes orígenes. Tolkien, por ejemplo, tiene un elfo, un enano, humanos y hobbits, todos con las virtudes y defectos típicos de los seres humanos, pero de alguna forma idealizadas.
En cambio, los personajes de King a pesar de ser todos humanos, —con la excepción de una mascota—, la diferencia entre ellos es grande. El KA-TET de La torre oscura se compone de un vaquero versión futurista de nuestro mundo; un drogadicto de los años setenta, un pequeño niño de los años ochenta y una mujer paralitica de raza negra de los años cincuenta.
La diversidad dentro del grupo de King da la oportunidad al lector de identificarse con uno o más de ellos. El protagonista, Roland, es a la vez un vaquero y un caballero. El drogadicto, Eddie, es más o menos el hombre común y Jake es el joven aventurero. El personaje de Susannah es más complicado, ya que son dos mujeres dentro de un cuerpo: una mala y una buena.
Bolas chupamentes
Uno de los enlaces más interesantes a El Señor de los Anillos y El Hobbit de J.R.R Tolkien, son las características y propiedades que tienen algunos de los objetos mágicos de La torre oscura. En el cuarto libro de la serie, Mago y Cristal, la historia gira en torno a un objeto llamado “el Pomelo de Merlín”. Este objeto es parte de una serie de objetos mágicos llamados “Arco iris del mago” que consta de trece bolas de cristal, cada una con habilidades especiales.
Algunas pueden mirar hacia el futuro, un poco en el pasado, algunos en diferentes realidades. Otros pueden actuar como puertas a otros mundos. Solo dos de ellas juegan un papel importante en la historia de la saga: la bola Trece negra y la rosa (el Pomelo de Merlín). Según Robin Furth, la asistente de investigación de Stephen King, estas esferas de cristal se alimentan de las mentes de aquellos que las utilizan.
La capacidad de la bola de cristal de color rosa, es capaz de exponer los secretos de la gente. Estas esferas de cristal mágicas tienen dos características que se unen estrechamente a la obra de Tolkien: una es la ya sabida capacidad mágica, y la otra es la forma en cómo éstas consumen a sus dueños. La primera característica se refiere al Palantin de Tolkien, una piedra esférica que tiene la capacidad de ver otros lugares y tiempos, mientras que la segunda se refiere al anillo de poder.
Ambos, el  Palantín y el anillo, cautivan al poseedor del objeto y en el caso del anillo de poder, lo consume, al igual que las bolas de cristal en Mago y Cristal. En esta entrega, el guardián de una esfera de cristal se vuelve adicto y no puede desprenderse de ella libremente.
El “Pomelo de Merlín”, que aparece por primera vez en la historia en manos de la bruja Rea del Coos, describe claramente cómo ésta la desgasta. De hecho, la descripción que King hace de esa bruja después de haber renunciado a ella, es similar a la reseña que Tolkien hace de Gollum luego de haber sido consumido por el poder del anillo de Sauron.
El lector puede imaginar que si la bruja hubiese mantenido por mucho más tiempo la bola de cristal en su poder, hubiese terminado como el Hobbit ojudo. Cuando la bruja Rea tiene que ceder el Pomelo de Merlín a otra persona, King lo describe así en su libro:
“La cosa que había en el interior del vestido negro, parecía llevar alrededor del cuello una serpiente putrefacta a modo de collar. Estaba tan escuálida que parecía un esqueleto ambulante. Su cráneo casi pelado solo conservaba un mechón; el resto del cabello se había caído.
Tenía la frente y las mejillas llenas de llagas y una señal que parecía la picadura de una araña a la izquierda de la boca. Jonas pensó que a lo mejor esta última era una manifestación de escorbuto , aunque en realidad no le importaba ni una cosa ni otra. Lo que le preocupaba era la bola de cristal que la moribunda mujer sostenía en alto entre sus largas y trémulas garras”.
Durante el periodo en que la bruja tuvo en su propiedad el Pomelo de Merlín, se sentía una mujer llena de energía. Pero de hecho era una energía falsa ya que la bola de cristal se la estaba consumiendo, así como un vampiro la sangre de una virgen. En El Hobbit de Tolkien, cuando Gollum encuentra el anillo mágico se retira a vivir en unas cuevas de Trasgos, donde habitó por muchos, muchos años, solo porque el anillo lo mantenía artificialmente con vida, pero no así su apariencia, la que cambió drásticamente. De hecho, cuando Bilbo, el héroe de El Hobbit, finalmente le roba el anillo, Gollum ya era una criatura horrible y asquerosilla, repulsiva a más:
“Una pequeña y viscosa criatura (…) Era Gollum: tan oscuro como la oscuridad, excepto dos grandes ojos redondos y pálidos en la cara flaca(…) Remaba con los grandes pies colgando sobre la borda, pero nunca agitaba el agua(…) Los ojos pálidos e inexpresivos buscaban peces ciegos alrededor, y los atrapaba con los dedos largos, rápidos como el pensamiento”, describe Tolkien en El Hobbit,capítulo 5: acertijos en las tinieblas.
La bola de cristal de la novela de Stephen King parece tener los mismos efectos sobre el propietario que el anillo de Tolkien. En el Mago y Cristal, los dueños de esta bola de cristal son extremadamente reacios a renunciar a estos artefactos y en El Hobbit, se ve la renuencia de Gollum para dejar ir el anillo, y después, en La comunidad del anillo, el autor muestra la influencia que este mágico objeto tiene sobre su portador, Frodo, y también, en los seres que lo rodean.
Teoría conspirativa
Y aunque el propio Tolkien afirmó en vida que sus historias no tienen nada que ver con los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial, se sugiere que el anillo es un símbolo del inmenso poder que la humanidad ha adquirido sobre la tierra en la forma de armas nucleares.
Otras similitudes que se encuentran entre ambas sagas, por ejemplo, es que el anillo de Tolkien cede diversas habilidades mágicas a sus poseedores, tales como la invisibilidad y la vida. El pomelo de Merlín otorga la capacidad de revelar los secretos de una persona, que a su vez le da el poder de espectador sobre ese personaje determinado. Otra de las bolas, la llamada Trece Negra, tiene el poder de la destrucción.
Esta esfera juega un papel importante en la trama de la historia. Por ejemplo, la forma en que proporciona los medios para viajar de un mundo a otro. En el tomo siete de la saga: La torre oscura, Jake junto al Padre Callahan, llegan a Nueva York del año 1999 y esconden la bola de cristal en un casillero debajo de las torres gemelas, en lo que King representa como el mundo real tres años antes del once de septiembre.
Ambas bolas de vidrio poseen ciertos poderes mágicos que son similares a los poderes del anillo mágico en la historia de Tolkien, quien a su vez, podría estar utilizando el anillo como un símbolo de los poderes del mal en el mundo.
Muchas expertos argumentan que el señor oscuro de Tolkien simboliza las fuerzas del mal de la Alemania de Hitler. En cierto sentido, Tolkien estaba reflejando sus preocupaciones por los acontecimientos en el mundo de ese momento, tales como el desarrollo de nuevas armas que serían más poderosas que nunca en un cierto nivel de su historia.
King hace efectiva la misma cosa. Materializa la idea en su saga.
Mientras la Trece Negra podría simbolizar las armas de destrucción masiva de la guerra biológica y otras armas de gran alcance, la rosa (El pomelo de Merlín) podría simbolizar la creciente preocupación con respecto a la privacidad de los estadounidenses. Similar a lo que el gobierno de Estados Unidos hizo con sus leyes de Seguridad Nacional después del once de septiembre, facilitando el poder a las agencias de inteligencias del gobierno, de espiar a sus ciudadanos.
Aquí Stephen King, en sentido estricto, podría estar reflejando la manera en que el gobierno de Estados Unidos se fortalece como potencia bélica. No solo porque poseen armas de increíble poder que podrían destruir todo el planeta, sino porque también adquieren un mayor conocimiento sobre la vida personal de la gente. Esto va de la mano con el uso frecuente del término “The shop” que King hace en sus obras.“The Shop”es un concepto que utiliza para denominar a una agencia del gobierno que, algunas personas, al igual que “los hombres de negro” creen que existe, a pesar de que nunca han sido reconocidas públicamente por el gobierno yanqui, aun cuando los señalamientos del espionaje internacional, incluso de las redes sociales, parecieran apuntar otras cosas.
En toda la saga de La torre oscura, existen muchas referencias a la obra de Tolkien que merecen ser mencionadas. En Canción de Susannah, por ejemplo la referencia es directa. Eddie el ex adicto a la heroína cuenta que se sentaba a escuchar la trilogía deEl Señor de los Anillos, relatada por John Gielgud. “Se inyectaba en la vena del brazo derecho y se adentraba en los bosques de Mirkwood o en las minas de Moria con Frodo y Sam” escribe King. Y así suma y sigue.
Con la serie de La torre oscura,  King crea su obra magna y en ella, se refiere a muchos otros trabajos, la creación de un intertexto gigante que representa nuestra época. No solo hacen pequeñas referencias a algunas de sus otros relatos, sino que todos los mundos de las otras historias tienen un lugar en esta.
En cierto nivel La torre oscura opera como la Exégesis lo hace en la obra de Philip K. Dick.  En el caso de este último, la impresión de tener una experiencia mística lo llevó a pensar que durante toda su vida una inteligencia superior  —o sobrenatural—, se había estado comunicando con él y que sus mensajes habían quedado “cifrados” en sus novelas y cuentos.
En consecuencia, escribió la Exégesis como un extraordinario esfuerzo de explicar todo lo que había hecho antes a la luz de ese descubrimiento, tal y como plantean Jackson y Lethem en la introducción de la edición inglesa de La Exégesis. En el caso de King, se trata de un ejercicio mucho más deliberado, para conectar todo un cuerpo narrativo. Es su forma de decir a sus lectores que hay una especie de “relato principal” que yace bajo sus cuentos y novelas, sin importar el tema del que traten.
Es, en todo caso, una obra de ambiciosas dimensiones. Un trabajo que recorre los pasillos más íntimos y las avenidas principales de un mundo creado por King a lo largo de su importante trabajo creativo, de su búsqueda literaria, que se extiende por el último tramo del siglo 20 y el primero del 21.
Un cosmos con identidad propia, que no solo lo ha hecho habitar por personajes reconocibles en el mundo pop de nuestra época, sino que nos ha hecho partícipes en una prodigiosa conexión de arte, fantasía y hasta rigor realista. Porque es claro que en un universo que describe los miedos personales y colectivos de millones de seres en las últimas décadas; sus esperanzas, sus referencias, sus búsquedas, todos nosotros también somos parte de La torre oscura. Estamos en la misma dimensión que Roland Deschain.

 

 

5 thoughts on “El mundo secreto del rey Stephen King

  1. muy buena introducción a “la torre escura” y en sí al mundo de king. felicidades, paulina. gracias por la mención. saludos a todo el equipo desde deefe, mx.

  2. Chuuu. Grande Paulina. Este tipo de obras tienen la fama de ser complicadas para echarles el diente. Y tu texto atrae para leerla. Eso es muy bueno para la difusión. Me encanta Stephen King. Y ahora me ha encantado la perspectiva con la que lo abordas. Eso.

  3. Hay un cuento, Las Hermanitas de Eluria, deberias darle una mirada si es que no lo conoces.

    La raja el reportaje, esta saga ha sido mi trabajo favorito del maestro King desde siempre.

    saludos!

  4. Como dice un amigo, si la fantasía heroica de Tolkien o de GOT recurren a la épica de Edad Media europea, La Torre Oscura de S.King mira al único pasado disponible “épico” de los gringos: El viejo oeste. Gran artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te podría gustar...