El estreno de “Inframundo: el despertar”

 

Si hay tipos que tienen suerte en esta vida ese es Len Wiseman. No sólo es el escritor y ha dirigido la exitosa saga Inframundo, sino que además es el esposo de la exquisita Kate Beckinsale a la que vengo siguiendo alucinado desde que apareció en la pantalla grande con sus pantalones de cuero ajustados y sus corsés infartantes (aparte de Inframundo, quedé loco con ese look a lo pirata femme fatale de “Van Helsing”). Puede que haya personas a las que no les guste la paleta azulada de las películas de la saga Inframundo, o que les moleste que los personajes nunca se rían o aminoren ese tono seriote de la historia o que les patee que la pistola de Kate escupa balas como si fuera el arma de un videojuego al que se le metió una clave para tener munición infinita (tal como comentara nuestro amigo Dave de Cinergetica)… puede ser que haya ese tipo de gente y está bien. Pero para los fans y para una buena parte de la audiencia la historia funciona y sigue funcionando en esta cuarta entrega en la que sabemos más de Selene, del pasado que une a vampiros, lycans y de la historia de amor con Michael.

Ahora en 3D, la historia viene cargada de acción, de espectaculares efectos digitales y de bastante sangre. En concreto se trata de una precuela que intenta explicar el rollo de la lucha de vampiros y licántropos y que parte con el despertar de Selene de un coma (de ahí el título) después de 15 años. Selene descubre que tiene una hija (interpretada por la propia hija de Beckinsale) y que en ella conviven los genes de licántropos y vampiros. Además se suma a esta trama una teoría conspirativa de carácter gubernamental en la que se revelará un nuevo secreto para la saga.

La película se estrena este jueves en los cines nacionales y se espera desde ya una gran taquilla para esta cinta que sólo en Estados Unidos ya superó los 60 millones de dólares de recaudación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te podría gustar...