El chileno Alberto Rojas habla de su novela steampunk

Nos encontramos con el periodista-novelista Alberto Rojas para que nos contara algo más de su novela “La sombra del fuego”, con la que ya se ha paseado por cuanto programa de radio y feria literaria existe en las últimas semanas.

 –¿Cómo surgió la idea de esta novela?

 Se me ocurrió porque tenía dos ideas. Una era que quería escribir una novela que tuviera una estética steampunk, que fuera bien siglo XIX, ambientada en Chile. Y, por otro lado, quería hacer una historia inspirada en un cuento que ya había escrito que tenía de protagonista al Teniente Bello, el cuento se llamaba “El prisionero” y que se publicó en la antología “Alucinaciones.txt” de editorial Puerto Escape el 2007. Y me gustó mucho cómo había quedado el cuento y dije “esta es la historia que tengo que retomar en algún minuto y convertirla en novela”. Este cuento es prácticamente como el arranque. Y finalmente me senté a escribirla y me demoré casi dos años.

 –¿El proceso de escribir cómo fue desarrollándose?

 Yo ya me había documentado sobre el Teniente Bello para el cuento y después me seguí documentando más con información sobre la Guerra del Pacífico y todo el período de la década de 1880.

 –Te gusta particularmente la historia.

 Y claro y, obviamente, tú no puedes hacer un steampunk que no sea en el siglo XIX y claramente el telón de fondo en el siglo XIX, o en la segunda mitad del siglo XIX acá en Chile es la Guerra del Pacífico. Yo creo que ahí operan una serie de referentes, las novelas steampunk que yo había leído, sobre todo los cómics, yo creo que eso tiene una gran influencia en términos visuales.

– Julio Verne es como el padre no reconocido del steampunk, ¿lo consideras así también?

 Absolutamente. Yo creo que Verne sentó las bases de una forma de steampunk sin saberlo y mientras más te alejas del siglo XIX, mejor funciona. Cuando el steampunk nace a fines de la década de los 80, de algún modo es como el momento, no en vano nace como opuesto o complementario al ciberpunk, William Gibson y todo lo que vino después. Yo creo que Verne en novelas como “Veinte mil leguas de viaje submarino” y “La isla misteriosa” -que son como mis dos favoritas y que además tienen como elemento en común al Capitán Nemo, que es un gran personaje- describen muy bien los parámetros en los que se mueve el steampunk. Como género yo lo encuentro muy atractivo e interesante y otras cosas que se han hecho a nivel internacional muy buenas, en ese contexto cae también la novela gráfica “1899” de Francisco Ortega y Nelson Daniel.

– ¿Cómo ves el presente y el futuro de la literatura fantástica?

 Yo no estoy tan al tanto de lo que se está haciendo en el resto de América Latina en literatura fantástica, pero sí puedo hablar de lo que se está haciendo en Chile, y este sin duda va a pasar a la historia como un año increíblemente prolífico en términos de obras. Si tú sacas la cuenta está mi novela, está la antología “Poliedro”, la antología “Octocéfalo”, el otro día se presentó la nueva novela de Francisca Solar, está “1899”, está “PDK” de Baradit, todo el trabajo que está haciendo Miguel Ferrada con Mortis, la edición chilena de “Locke & Key”, José Luis Flores con su novela fantástica juvenil “El mago del desierto”. Si tú miras el mercado ha salido una cantidad enorme de títulos ya sea como novela o como novela gráfica y eso demuestra que hay gente que quiere hacer eso, gente que quiere consumir eso y hay editoriales que se están atreviendo con este género y todos los subgéneros que envuelve.

2 thoughts on “El chileno Alberto Rojas habla de su novela steampunk

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te podría gustar...