Crítica de cine “El Hombre del Norte”: Hamlet en modo Berserker

Por Juan Marín

Alrededor del año 1600 Shakeaspeare escribió una de sus obras más conocidas: “Hamlet”. Un príncipe danés que quiere vengar la muerte de su padre, causada por su tío. Lo que poco se sabía de este famoso cuento es que está basado en una leyenda escandinava llamada “Amleth”, que es la misma historia de Shakeaspeare, pero sobre vikingos. De eso se trata la obra maestra de Robert Eggers “The Northman”.

El actor principal de la película Alexander Skarsgård soñaba desde hace 10 años con una adaptación ultra realista de una historia vikinga. Cuando conoció al director Robert Eggers se lo comentó. El director encontró esta historia y de ahí surgió la idea de adaptar esta aventura vikinga de venganza. El resultado, una joya cinematográfica. Las dos películas anteriores de Eggers ( “The Witch” y “The Lighthouse”) son impresionantes. Terror psicológico de la productora A24 que logran transmitir una atmósfera tenebrosa, digna del expresionismo alemán.

Ahora con ¨The Northman” consigue la misma atmósfera de sus antiguas películas de terror, sin pertenecer necesariamente al género del horror. Eggers está apto para todo, salió de su zona de confort e hizo su mejor película hasta la fecha. Es su cinta de mayor presupuesto con 90 millones de dólares, si juntas sus dos antiguas producciones ni alcanzas esa cifra exuberante. Es el mismo sello del Robert Eggers de “The Lighthouse”, pero con mucho dinero y más experiencia… Una violenta historia de venganza vikinga, gore y artística a la vez.

En aspectos técnicos la película “The Northman” es brillante. Una fotografía hermosa de paisajes en Islandia que da la sensación de estar dentro de la pantalla, te sumerge en la historia y en la naturaleza. Por ejemplo, hay una escena de una pelea de espadas sorprendente con una banda sonora que te atrapa y que no te deja respirar. Las escenas de peleas en general son impactantes, coreografías tan realistas como violentas a la vez.

La historia de la película es muy fiel a la cultura vikinga, hay muchos detalles que provienen de ahí, por ejemplo los dos cuervos que salen al principio de la película son los cuervos de Odín “Hugin” y “Munin” que representan el pensamiento y la memoria, dos conceptos que estarán muy presentes. El guion lo escribió Eggers junto al poeta y novelista islandés Sjon, el mismo que escribió “Lamb”.

No es casualidad ya que gran parte de la película transcurre en Islandia. También vuelve a la actuación luego de 22 años la talentosa cantante islandesa Bjork, después del genial musical de Lars Von Trier “Dancer in the Dark”, ganadora de la palma de oro en Cannes el año 2000. Ella interpreta una terrorífica y misteriosa bruja. El resto del reparto es de lujo y todos actúan de manera extraordinaria .

Participan Nicole Kidman, Ethan Hawke, Anya Taylor Joy, Claes Bang, William Dafoe, pero la mejor actuación de todas es la de Alexander Skarsgård. Me impresionó su capacidad para convertirse en una bestia, en un ser salvaje, despiadado y violento. Estaba completamente transformado en modo “berserker” (guerreros vikingos que combatían semidesnudos, cubiertos de pieles).

Dicen que Eggers lo dirigió como si fuera un robot, y logró una de las grandes interpretaciones del año. Me dejó atónito.Hay una cantidad de películas que tocan la misma temática, como por ejemplo “Los Vikingos” de Richard Fleischer (1958) o “Valhalla Rising” de Nicolas Winding Refn (2008) aunque ninguna de ellas puede llegar a la complejidad cinematográfica y a la experiencia visual que ofrece “The Northman”.

En mi opinión es la mejor película de la historia filmada sobre vikingos. Quizás pueda tener algo de la serie “Vikings” o de la película de David Lowery del 2021 “The Green Knight”, pero lo cierto es que no hay nada igual. Es única. Simplemente es Robert Eggers en su máxima expresión. La película está repleta de simbolismos y misticismo. A veces son detalles muy chicos que cuesta descifrar, pero eso la hace más llamativa. Es muy fiel a las tradiciones, la cultura y la historia vikinga.

Al terminar la cinta sentí que había muerto en batalla y que había llegado al Valhalla, por la euforia y el éxtasis que me produjo . Tuve insomnio por culpa de esta maravilla. Gracias Odín por permitirnos disfrutar este asombroso filme en pantalla grande. Por ahora la mejor película del 2022, por lejos. El dilema, parafraseando a Shakeaspeare, es ver o no ver. La respuesta es clara: obviamente ver. No se arrepentirán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te podría gustar...