‘Buscando Justicia’: Un espejo de la realidad

‘Buscando Justicia’ es la nueva cinta del galardonado cineasta Destin Daniel Cretton (‘The Glass Castle’, ‘Short Term 12’), quien dirigió la película a partir de un guion que coescribió junto a Andrew Lanham, y basado en el best-seller autobiográfico de Bryan Stevenson.

Protagonizada por Michael B. Jordan (‘Black Panther’,  ‘Fahrenheit 451’) y los ganadores del Oscar Jamie Foxx (‘Ray’, ‘Baby Driver’, ‘Django: Unchained’) y Brie Larson (‘Room’, ‘Short Term 12’, ‘Captain Marvel’), la cinta nos relata un poderoso drama basado en la historia real y digna de análisis, del joven abogado Bryan Stevenson (Jordan) y su batalla por justicia.

Después de graduarse de Harvard, a Bryan se le abre un abanico de lucrativas oportunidades laborales. Pero dirigido por sus ideales y la defensa de los derechos civiles, renuncia a ellas y en cambio, se dirige a Alabama, región del sur estadounidense que incluso a fines de los ochenta —época en que está ambientada la película—, las odiosidades raciales, permitían que los afroamericanos fuesen condenados injustamente.

En este contexto, Bryan con el apoyo de la defensora local, Eva Ansley (Larson) comienzan su cruzada con uno de los casos más incendiarios de la década, el de Walter McMillian (Foxx) quien en 1987 fue sentenciado a muerte por el “mediático” asesinato de una joven de 18 años. Las irregularidades en el desarrollo del juicio son indiscutibles: Se presentaron muchas pruebas irrefutables que demostraban la inocencia de Walter, y el hecho de que el testimonio principal en su contra provino de un criminal con un motivo para mentir.

En los años siguientes, Bryan se ve envuelto en un laberinto de maniobras legales y políticas; debe enfrenta el racismo descarado y el doble estándar de los promotores de la ley, con el fin de encontrar evidencia que ayude a absolver a Walter y a otros como él, de las falsas acusaciones que el sistema liderado por supremacistas, avala.

‘Buscando Justicia’ declara sus principios en los primeros treinta minutos y nos avisa el camino que tomará durante el resto de la película: un joven idealista, recién salido de Harvard que busca justicia para personas de color, dentro de un sistema que niega su racismo y valida esa negación jactándose de tener el ‘Museo del Ruiseñor’, dedicado a la cinta ‘To Kill a Mochingbird’ —producción del año 1962, basada en la novela de la escritora estadounidense Harper Lee—, pero no tiene reparos en seguir cometiendo los mismos errores relatados en esa obra, encarcelando y enviando a la silla eléctrica a personas, que solo son culpables a los ojos de “todos” por su color de piel.

Y claro, el tema racial ha sido largamente abordado en muchas cintas, tanto que incluso podría no ser atrayente, ya que absolutamente para mal, como sociedad hemos normalizado ese tipo de injusticias; sin embargo, ‘Buscando Justicia’ crea su propio punto de vista y se aleja así, de cualquier filme existente de trama similar.

Primero porque cuenta con un guion que a través de diálogos muy bien escritos, nos van relatando la historia general y la de los personajes, dejando en claro sus diferentes posturas. Y segundo, porque es muy inteligente en tocar el tema del abuso policial, judicial y de cómo el racismo ejerce una fuerza poderosa en algunas comunidades, pero de forma sobrentendida. De hecho no lo dice directamente en ninguna parte del film.

En cuanto al cast, si bien ya está comprobado que un potente y prestigioso grupo de actores no aseguran el éxito de una cinta, en ‘Buscando Justicia’, sí. Cada uno de ellos, llenan las expectativas del espectador con creces, incluso aquellos caricaturescos personajes que representan al ‘gringo racista sureño’. Actores como Rob Morgan, Brie Larson y Tim Blake Nelson entregan actuaciones brillantes. Pero quienes se llevan toda mi admiración son Jamie Foxx y Michael B. Jordan, sobretodo este último, que me recordó demasiado, cuando en mi juventud quedé hipnotizado con la interpretación de Denzel Washington como Joe Miller en ‘Filadelfia’.

‘Buscando Justicia’ es una gran cinta del género que me hizo volver a ver ‘To Kill a Mockingbird’, no solo por la mención de ella en esta cinta, sino porque —y debe ser totalmente deliberado—, el director nos expone que ciertas realidades injustas y crueles, traspasan la línea temporal y son totalmente contemporáneas, y  es imposible no conectar su obra, con los abusos y montajes que, sin ir muy lejos, en Chile vemos a diario; en donde las instituciones reprimen minorías e incluso asesinan a jóvenes de pueblos originarios.

‘Buscando Justicia’ nos recuerda estas acciones miserables, que en nuestro país, muchas veces son respaldadas por racistas y clasistas que viven cobardemente escondidos en, por ejemplo, cuentas de Twitter con números y avatares falsos.

‘Buscando Justicia’ se encuentra en los principales cines del país desde el pasado jueves.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te podría gustar...