‘Batman v Superman’ o el Amor versus el Odio

Fui a la avant premiere de ‘Batman v Superman’ con tres acompañantes, todos ñoños en diferentes niveles, pero ñoños al fin.
Y la pasamos increíble.
En parte gracias a la gran emoción que significa para un fan de Batman o de Superman, verlos juntos en esa épica batalla en la que se han enredado tantas veces en los cómics, incluso siendo socios como se espera lo comiencen a ser en las películas siguientes.
Y el film llega tanto al corazón ñoño que incluso 48 horas después de verla, los cuatro aún seguimos alucinando y jugando como niños, repitiendo frases o comentando escenas, como yo por ejemplo preguntando por algún chat:
-Oye, ¿te puedo hacer una pregunta súper seria e importante?.
-Si dime, ¿qué pasó?.
-DO YOU BLEED?!
Y la sentimos así por los diálogos super bien escritos e inteligentes, algunos de Batman en contra de Superman que son para enmarcarlos, los interminables guiños al fan comiquero y las escenas de acción al borde de la exageración que llegan al alma ñoña. Además, por ese talento que tiene Snyder de llevar de una manera magistral el personaje desde la viñeta a la pantalla, utilizando en este caso un cast muy bien logrado donde brillan Jesse Eisenberg, Jeremy Irons y por sobre todo, Ben Affleck: el mejor Batman que ha existido hasta ahora en la historia del cine universal.
Si Bale, rompimos.
Te dejo porque como esperábamos, Ben tapó millones de bocotas ya que gracias a su ya reconocido talento cinematográfico, supo armar un Batman/Bruce Wayne que nos convenció a todos.
Batman v Superman es admirable desde cualquier corazón ñoño, incluso con todos sus ripios y hoyos que tienen a la mitad de la gente odiándola. Esto último es así seguramente gracias al tremendo hype que había generado un acontecimiento taaaaaan grande como era, no solo recrear la batalla de Batman versus Superman en la pantalla grande, si no también comenzar a armar la ‘Liga de la Justicia’.
Porque si, la película tiene muchas cosas malas que no puedo dejar de comentar como secuencias innecesarias, personajes secundarios olvidables (tanto así que escribiendo este texto se me había olvidado hasta mencionarlos) y recursos utilizados demasiadas veces, tanto que incluso en algunos momentos te hacen pensar en pararte a ir al baño no más y no aguantarse para no perderse nada. Y las resoluciones, miradas desde el punto de vista cinematográfico, dejan harto que desear.
Además siento que los tráilers nos jugaron en contra ya que muchas de las supuestas sorpresas y parte de la discusión planteada en la cinta (bastante política y bien planteada por cierto) sobre cuál bando debemos tomar, nos sitúa en argumentos que ya habíamos entendido, aprobado o rechazado en los avances.
Pero como dije, y por eso quise partir con aquel relato de arriba, el ñoño gozará con esta película, ya sea fan de cualquiera de los dos héroes. Siento que todas esas faltas graves a la moral cinematográfica que tiene a tanto crítico odiando la cinta, se irán al carajo con la segunda o tercera ida al cine, porque si, hay que ir a verla unas dos o tres veces.
Principalmente hay que volver al cine por Ben Affleck, lo repito por si no dejé bien claro lo puatzamadre que resultó ser su Batman.
Parafraseando la tremenda escena final de ‘The Dark Knight’ (gracias por tanto Nolan) y tal como nos pasó a algunos con el episodio 7 de ‘Star Wars’, esta quizás es ‘La Liga de la Justicia’ que merecemos, pero no la que necesitamos ahora.
Y aunque tenga cosas malas, nuestro corazón las puede pasar por alto ya que deja planteada una premisa que es indesmentible, incluso por los que ya la tienen como la decepción del año: se viene una tremenda versión de ‘La Liga de la Justicia’ en el cine de la mano de un Batman y Superman muy bien logrados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te podría gustar...