‘Barry’: El drama de lo absurdo

Una serie que nos presenta un humor que raya en lo ridículo y una historia capaz de lograr la seriedad de series criminales e inteligentes como ‘Dexter’. Esta nueva apuesta de HBO para la temporada, es protagonizada por el guionista y comediante Bill Hader, quien nos presenta un sicario plagado de conflictos existenciales en relación a su estilo de vida.
Barry Berkman, -interpretado por Bill Hader-, es un ex marine de Estados Unidos, que después de la guerra decide convertirse en un asesino a sueldo. Por sus logros es contratado para dar muerte al amante de la esposa de uno de los líderes de la mafia chechena y es justo ahí en donde la vida de este insensible, frio y existencialista personaje comenzará a cambiar sin que él lo sepa realmente.
Desde los primeros minutos del episodio, esta nueva apuesta de HBO no escatima en diálogos a la hora de presentarnos a su protagonista, es así como se la juega a través de los silencios para reflejar la fría, deprimida y cansada personalidad de este sicario carente de emociones.
Si bien la seriedad con la que parte la serie es el motor principal dentro de su narrativa, esta no convive sola, dentro del mundo de criminal que quiere exponer. En el transcurso de los minutos, poco a poco dicha seriedad va aprendiendo a convivir con lo absurdo, el humor negro, aquel chiste rebuscado o muchas veces básico, pero que logra dar en el blanco para desarmar, romper y desencajar aquel rompecabezas que el drama criminal desea formar.
Los responsables de dicha absurda comedia, son principalmente Anthony Carrigan, quien interpreta al mafioso Noho Hank, y Henry Winkler, el apasionado y cruel profesor de teatro, Gene Cousineau. Para el caso de Carrigan, el humor del personaje raya en el chiste básico, como buen mafioso que es, aun así, la precisión de sus chistes y diálogos lo hacen un personaje entrañable dentro de este primer episodio
En tanto, en la otra vereda se encuentra Winkler, quien construye su humor en base a lo cruel, lo odioso y a ratos humillante que puede llegar a ser su personaje con el resto del mundo, pero pese a todo, este es un humor que la propia serie y el protagonista necesitan, porque justamente es este personaje quien logra derribar el deprimente mundo de Barry Berkman y así, sacarlo de aquel encierro mental y emocional que está viviendo día a día.
De esta forma, ‘Barry’ demuestra ser una serie que no tiene miedo a abrazar y combinar lo absurdo y crudo de la comedia negra, con el dramatismo, la acción y la seriedad que entrega el mundo del crimen, logrando armar un mundo propio y único, sorpresivo a ratos, pero con  aires de esperanza que puede ser una de las destacadas series del año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te podría gustar...