‘Aves de Presa’: La fantabulosa reivindicación de una Harley Quinn

Por Javiera Catalán S.

Escuadrón Suicida’ del año 2016, no fue la mejor forma de presentar a Harley Quinn al mundo cinematográfico live action, porque, aunque la película triunfó en taquilla, la crítica la destrozó, incluso los fanáticos la destrozaron. El Guasón de Jared Leto y la Enchatress de Cara Delivingne fueron los personajes más odiados, acusándolos de caricaturizar demasiado la personalidad de los villanos de DC. La Harley Quinn de Margot Robbie zafó del odio de la gente por poco, sobre todo por lo carismática que puede llegar a ser la actriz australiana.

Pero si el Guasón tuvo una reivindicación victoriosa – aunque con otro actor y en otro tono completamente diferente al anterior -, Harley Quinn también merecía una película propia que mostrara su historia como mujer emancipada, una total bad-ass. Y de eso se trata la octava película del Universo Extendido DC, ‘Aves de Presa (y la fantabulosa emancipación de una Harley Quinn)’.

Esta película, que se estrenó hoy en Chile, fue dirigida por Cathy Yan, una ex reportera de origen chino, que se convierte en la segunda mujer en dirigir una película del DCU, después de Patty Jenkins. Y la verdad es que lo hace bastante bien, y logra sacarle punta a un personaje lo suficientemente delirante para tener su propia película.

Pero ‘Aves de Presa’ no se trata solo de Harley Quinn, aunque si parte con ella. Exactamente justo después de su ruptura con el Guasón. La definitiva, según dice durante toda la película la ex psiquiatra de Arkham. Y luego de ese término es cuando Quinn desata toda su locura, y ahora, sin la protección de su “pudín”, los más malos de Gotham se atreven a hacerle pagar todos sus pecados. El más poderoso de esos malos con M mayúscula es Roman Sionis (Ewan McGregor) a.k.a Black Mask, un villano que le gusta despellejar a sus víctimas, y que tiene un sidekick caricaturesco, aunque bien actuado por Chriss Messina.

Los malos aquí son de esos malos para la risa. Aunque toda la película tiene ese tono, y saca unas buenas carcajadas, sobre todo gracias a las ocurrencias de Harley Quinn – tiene una hiena que se llama Bruce, saque sus conclusiones. En esta nueva condición de soltera y empoderada es que se va encontrando con las Aves de Presa, Huntress (Mary Elizabeth Winstead), Black Canary (Jurnee Smollet-Bell) y Renée Montoya (Rosie Perez), que tienen más de una razón para enfrentarse a Black Mask, y de pasó proteger a la joven Cassandra Cain, una – hasta ese momento – ladrona común. Wink wink.

Esta cinta, que no supera las dos horas de duración, es una buena forma de explorar más en profundidad el loco mundo de Harley Quinn. Esto se agradece, debido a lo superficial y un poco antipático de su participación en ‘Escuadrón Suicida’. En este spin-off se justifica su locura, incluso se entiende. Aunque tampoco intenta darle un background demasiado denso, porque al final, es una comedia, y a pesar de pequeños fallos en el guion, que le impiden tener un arranque más potente, sí logra lo que busca, entretener.

Aves de Presa (y la fantabulosa emancipación de una Harley Quinn)’ es una buena película, que no les dejará la sensación de pérdida de tiempo – ni de plata –, porque es chistosa, y bastante. Tiene varios easter eggs que harán felices a los más comprometidos, tanto con los cómics, como con el resto de las películas. Además, comprueba que a las películas de DC les viene mucho mejor la dirección de una mujer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te podría gustar...