Así se juega GTA V: Días de ocio en Los Santos

Aparte de lo que aparenta ser un apetito insaciable por el crimen y la violencia, Trevor, Michael y Franklin tienen algo muy peculiar en común: habitan en un enorme mundo virtual fabricado para que ellos cometan sus fechorías. Se llama Los Santos y es una versión tal vez no tan distorsionada de Los Angeles.
Hablamos de GTA V, para muchos el videojuego más polémico y entretenido que se haya fabricado. De la mano de Rockstar (sus creadores), los usuarios nos convertimos en criminales peligrosos, en carrera por amasar una fortuna gracias a golpes arriesgados en joyerías, bancos y hasta en proyectos militares secretos.
Como en todo juego de la familia GTA que se precie de sí mismo, la mejor parte no se relaciona con las misiones para completar la trama, sino en el entorno libre. Todo el mapa de Los Santos está disponible para explorarlo a pie o en alguno de los numerosos vehículos disponibles: desde una bicicleta a un avión de pasajeros (si la policía permite que lo saquemos del aeropuerto), o hasta en un submarino.
GTA V es lo que los usuarios quieran hacer de él, pero hay que tener en cuanta un detalle: los agentes de la ley son tipos muy quisquillosos y si alguien piensa caminar por la calle principal disparando su escopeta, es mejor que se prepara para un batallón completo de oficiales cuya última prioridad será detener al infractor.
Por primera vez en un título de GTA hay tres personajes principales y el jugador puede pasar de uno a otro a voluntad. Cada uno tiene sus peculiardidades: Franklin Clinton es un joven negro de los barrios bajos, que se gana la vida en las calles. Michael De Santa es en apariencia un tipo de buen pasar, pero esconde un secreto: es un asaltante de bancos retirado, que se ha convertido en informante de la policía después de traicionar a sus compañeros. Su verdadero nombre, de hecho, es Michael Townley (una coincidencia escalofriante, por cierto). El trío es completado por Trevor Philips, un sicópata despiadado y dedicado a arrebatarle el negocio de las metanfetaminas a las pandillas de motoristas y a los narcos mexicanos. Un detalle: es el más gracioso de los tres, aunque su sentido del humor puede ser algo difícil de digerir.
Cuento aparte es la versión online del juego, que promete (no es broma) muchas, muchas horas de diversión criminal con amigos reales o bien con usuarios de cualquier parte del mundo.
GTA V de seguro será elegido el mejor videojuego de este año y razones para justificar eso hay de sobra. La más importante es el nivel de libertad que le da a los jugadores para construir su propia historia. A punta de balazos, pero una historia a fin de cuentas.

One thought on “Así se juega GTA V: Días de ocio en Los Santos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te podría gustar...