Así es ‘Star Wars: Catalyst’, la precuela de ‘Rogue One’

Hay que decirlo con franqueza. ‘Rogue One. Una historia de Star Wars’, fue una grata sorpresa que ha hecho más llevadera la espera por ‘Star Wars: The last jedi’, la octava cinta de la saga creada hace cuatro décadas por George Lucas, que se estrenará en diciembre de este año.
Sí, ‘Rogue One’ brilla con luz propia, en tanto es aquella historia oscura, sucia y adulta que muchos esperábamos hace tiempo. Una cinta de guerra ambientada en aquella “galaxia muy, muy lejana”, con traiciones sobre traiciones, y personajes entrañables por sus defectos, traumas y oscuros pasados.
Por eso viene bien hablar de la novela ‘Star Wars: Catalyst’, la precuela de ‘Rogue One’, publicada en inglés en noviembre del año pasado y que estará disponible en castellano (al menos en España) a partir del próximo 31 de marzo.
Su autor es James Luceno, responsable de novelas de ‘Star Wars’ pre Disney como ‘Labyrinth of Evil’ (2005), ‘Dark Lord: The Rise of Darth Vader’ (2005), ‘Millennium Falcon’ (2008) y ‘Darth Plagueis’ (2012). Y que ahora su suma al nuevo canon con ‘Star Wars: Tarkin’ (2015) y esta precuela de ‘Rogue One’.
La trama se inicia cuando aún se libra la guerra entre la República ―ya controlada por el Canciller Palpatine― y los separatistas. En ese contexto, Orson Krennic, quien forma parte del proyecto de construcción de la primera Estrella de la Muerte (también conocida como Estación Orbital de Batalla DS-1), busca la ayuda de un viejo amigo: el científico Galen Erso.
Pero los vanguardistas estudios sobre energía de Erso no solo han llamado la atención de Palpatine, y cuando Galen, su esposa Lyra y su hija Jyn son secuestrados por un comando separatista, Krennic entra en escena, rescatándolos.
Ahora, la familia Erso está en deuda. Algo que Krennic tiene claro al momento de ofrecerle a Galen la oportunidad de continuar con su trabajo científico con todos los recursos que él necesite, obviamente, trabajando para el futuro Imperio. El punto es que tanto Galen como Lyra saben que tanta generosidad tendrá un alto precio a pagar y que el uso de sus descubrimientos no será necesariamente pacífico.
Algo de esto se insinúa en ‘Rogue One´, durante un flashback de Jyn, en el que vemos a Galen compartiendo con Lyra y Krennic en su hogar, en alguna ciudad que hasta podría ser Coruscant. Un tiempo de mayor confianza y amistad entre ellos, mientras las raíces del Imperio crecían por la galaxia.
Si bien ‘Rogue One’ es el primer spin-off cinematográfico de ‘Star Wars’, lo cierto es que abrió un universo propio (a pesar de que no ofrece ninguna posibilidad de secuela). Uno que es necesario explorar en reversa a través de precuelas, y no solo de los integrantes de la familia Erso.
Cada uno de los personajes que conocimos ofrece la posibilidad de contar nuevas y apasionantes historias, ya sea en formato de cómic o novelas como ‘Star Wars: Catalyst’. Ojalá que no demoren mucho en escribirlas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te podría gustar...