“Arrow” finalmente llevará su clásico antifaz

Finalmente tenemos un primer vistazo de Oliver Queen, interpretado por Stephen Amell, usando su clásico antifaz.
Desde EW llegan las imágenes que dejan ver al actor usando un nuevo complemento de su traje. Recordemos que Queen ha llevado sólo pintura negra en la cara durante lo que va de la serie, para cubrir su identidad, pero ahora estará usando el traje completo del vigilante verde.
“Como Oliver está decidido a ser un héroe, ser un héroe significa salir de la oscuridad y ser más un símbolo, por lo que tiene que cuidar sus pasos y ocultar más su identidad”, cuenta el productor ejecutivo de la serie, Andrew Kreisberg.
 En cuanto a cuándo veremos el debut de la mascara, Kreisberg menciona que será el 11 de diciembre.
Y eso no es todo, ya que desde E! Online llegan unas declaraciones del actor Colton Haynes, quien interpreta a Roy Harper, en las que deja ver que su destino como compañero del arquero podría estar más cerca de lo que pensamos.
“(Roy) está muy ocupado aún intentando encontrar a ‘Arrow’ pero, al mismo tiempo, poco a poco está empezando a darse cuenta de quién es ‘Arrow’ y que posiblemente sea Oliver”, mencionó.
A continuación los dejamos con las imágenes.

“Dark Skies”

El próximo 22 de noviembre se cumplen 50 años del asesinato del Presidente John F. Kennedy, en Dallas, a manos de un inesperado atacante solitario: Lee Harvey Oswald. Una versión oficial que desde entonces ha sido constantemente desafiada por un sinnúmero de teorías conspirativas que involucran desde su entonces Vicepresidente, Lyndon B. Johnson, hasta la mafia. Pero ¿y si detrás de su muerte hubiese existido una conspiración mayor?. ¿Una que involucrara… extraterrestres?.
Esta era la premisa de la serie de NBC “Dark Skies” (1996-1997), creada por Brent V. Friedman y Bryce Zabel. Y que aunque tuvo solo una temporada de 18 episodios más el capítulo piloto, se volvió un programa de culto.
Inspirada en el éxito arrollador de “Los archivos secretos X”, “Dark Skies” es sin lugar a dudas el mejor de todos los programas de televisión que se inspiraron en los misteriosos casos que cada semana investigaban los agentes del FBI Fox Mulder y Danna Scully. Con una diferencia importante: “Dark Skies” no estaba ambientada en la década de 1990, sino treinta años antes.
“Mi nombre es John Loengard. Estoy grabando esto porque podríamos no amanecer vivos. Ellos están allá afuera, son hostiles y hay poderosas personas que no quieren que lo sepamos. La historia, tal como la conocemos, es una mentira”. Así comenzaban los episodios, dando a entender que los principales acontecimientos históricos de Estados Unidos durante la segunda mitad del siglo XX —y su repercusión mundial— eran producto de una gran conspiración que buscaba encubrir la existencia de alienígenas hostiles.
John Loengard (Eric Close, a quien posteriormente veríamos en “Taken”, de Steven Spielberg) y su novia Kimberly Sayers (Megan Ward, que luego apareció en episodios de “CSI”, “NCIS”, “Boston Legal” y “General Hospital”) son dos jóvenes que trabajan en el Washington de la administración Kennedy. Son tiempos de optimismo para Estados Unidos. Sin embargo, el destino hará que John pase de ser un simple asistente en el Congreso a convertirse en un agente dentro de la misteriosa agencia Majestic 12, liderada por el enérgico Frank Bach (el impecable J. T. Walsh, a quien recordamos de “Buenos Días, Vietnam”, “Cuestión de Honor”, “Hoffa”, entre muchas otras).
Es ahí donde descubre que a fines de la década de 1940, el gobierno estadounidense de Harry Truman tuvo contacto con alienígenas hostiles que habían llegado a la Tierra exigiendo la rendición incondicional de la humanidad. Y que desde entonces se mantenía una especie de “guerra secreta” con ellos. Pero Loengard no está de acuerdo con sus métodos e intenta poner sobre aviso al gobierno, hablando directamente con Robert Kennedy, hermano del entonces Mandatario y Fiscal General del país. Una decisión que le cuesta empezar a ser perseguido tanto por Majestic 12 como por los “grises”, esos típicos extraterrestres bajitos, cabezones, de ojos grandes y dedos largos. Pero delatar a Majestic 12 no impide el asesinato de Kennedy y es el fin de “Camelot”.
En los capítulos posteriores la serie también empezó a incluir otras figuras de la época, como Los Beatles, Robert Kennedy, Jim Morrison y J. Edgar Hoover.
A pesar de su original e interesante trama, de su impecable reconstrucción de época (mucho antes de “Mad Men”) y sólidas actuaciones, el rating no la acompañó y “Dark Skies” fue cancelada al término de su primera temporada, dejando trunco un proyecto realmente ambicioso. Porque el plan original contemplaba cinco temporadas, avanzando en el tiempo hasta el presente: la primera cubría el período 1961-1969, la segunda los años entre 1970 y 1979, la tercera iba de 1977 a 1986, la cuarta abarcaba de 1987 a 1999 y la quinta se enfocaba en un estremecedor desenlace entre 2000 y 2001.
La cancelación de la serie obligó a buscar una especie de cierre en el último capítulo, algo que no dejó contentos a los espectadores y que ciertamente fue muy distinto del plan original.
“Dark Skies” fue una serie que merecía un mejor destino. Tal vez se adelantó a su tiempo.
Pero al menos queda el consuelo de que hoy toda esa primera temporada está disponible en DVD, lo que permite volver a disfrutarla o —para los más jóvenes— descubrirla. Y créanme, vale la pena.


El chileno Carlos “Draco” Herrera: No es sólo un ilustrador de dragones

I must find a weakness

Poseedor de un talento natural y casi genético para la ilustración, Carlos Herrera se declara siempre en búsqueda. Estilos, técnicas, formas, temáticas, lenguaje, todo es digno de conocer, abarcar, perfeccionar y pulir al máximo, en un camino que se ve reflejado de mejor forma en sus dragones y que le significaron ser seleccionado para el libro “Dragon Artist” (2011), de la editorial Flame Three Publishing de Gran Bretaña, prologado por John Howe.

Carlos Herrera01

En cuanto pudo coordinar lo suficiente como para tomar un lápiz, la vida de Carlos Herrera se definió. Oriundo de La Serena (región de Coquimbo), comenzó a dibujar desde que tenía un año de edad. Primero líneas sin sentido, luego dinosaurios y figuras de acción, hasta que a los 17 años esa afición dio un vuelco cuando su tío, Mauricio Herrera, lo tomó como ayudante oficial e ilustrador estable de cartas para el juego chileno Mitos y Leyendas, de Salo.
Ese fue el punto de inflexión en su vida. Aprendió a trabajar con técnicas digitales, terminó el colegio, tomó sus maletas y se fue a vivir a Santiago sólo con una idea en la cabeza: dibujar.
Trabajó en los juegos de cartas chilenos Mitos y Leyendas, Humand Kind y Cazaurio. Luego de graduarse como ilustrador profesional en el Instituto Arcos en 2010 y  pasar por un par de  trabajos estables en empresas de videojuegos nacionales, decidió que lo suyo era la libertad creativa para tomar los proyectos que le interesan. Hoy, con 28 años y 11 de carrera profesional, ha desarrollado trabajos para videojuegos como Dungeons & Dragons: Arena of  War, de Wizard of the Coast y  Moonga (Suiza). Actualmente hace clases y trabaja para varios proyectos nacionales e internacionales en paralelo, destacando entre otros el comic Crimson Legends, junto a Mauricio Herrera para Culturecom Comics  (Hong Kong), diseño de personajes para Gun Metal Games (Estados Unidos) y las portadas de los libros digitales de Klay Testamark (Estados Unidos).

Lux et Umbra

Además, su trabajo se ha incluido en importantes publicaciones internacionales, como el libro “D’artist”, publicado por Basilisk (2010), como parte de la sección dedicada a Gonzalo “Genzo” Ordóñez, y “Dragon Artist”, de Flame Three Publishing, libro que va en su segunda edición y cuenta con un prólogo de John Howe, conocido principalmente por sus ilustraciones basadas en la obra de J. R. R. Tolkien.
De Frazetta a Stan Winston
Su afición por los dragones derivó de su pasión por los dinosaurios, y cobró fuerza con las respuestas que lograba cada vez que hacía un dragón en Mitos y Leyendas o cuando subía uno a su galería en Deviantart. “Creo que la gracia de mis dragones es que son bastante expresivos, de alguna manera logré darles una expresividad casi humana, tienen carisma”, afirma Carlos, quien adoptó recientemente el sobrenombre de “Draco”, en honor de las figuras que más le gusta dibujar.

Fenrir

Para crear un dragón Carlos “Draco” Herrera toma como base animales y criaturas míticas, buscando que la estructura sea coherente en términos anatómicos y funcionales. Animales, aves, murciélagos, pelajes, pieles, su oficina está llena de libros de biología porque todo sirve.
Ahora bien, entre sus referencias artísticas más cercanas destaca a los norteamericanos Frank Frazetta, Tyler Jacobson, el inglés Wayne Reynolds y los japoneses Katsuya Terada, Katsuhiro Otomo y Takehiko Inohue, entre otros no necesariamente ilustradores, como Stan Winston, el especialista en efectos especiales y diseñador de criaturas.
Además, en el mundo del cómic menciona sin dudar a Joe Madureira, Joverine, Carlos D’AndaWerks, Mark Brooks, Jim Lee y J. Scott Campbell.
Además de tus referentes visuales, ¿quiénes sientes que te han guiado de alguna forma en esta carrera?
Claramente la base de lo que es ilustración digital y todo lo que es color se lo debo a Mauricio Herrera.  En el periodo de Mitos y Leyendas también aprendí mucho de Waldo Retamales. Después vino la etapa de abrir el abanico de posibilidades para trabajar en Chile y cambiar un poco el registro, y eso lo dio el haber estudiado, porque exploré áreas que no eran sólo fantasía: cómic, ilustración analítica, científica. Ahí el profesor de taller, Martín Cáceres, fue un guía súper importante.
Actualmente hay varias personas con las que estoy siempre interactuando, que no son sólo colegas sino que son amigos, como Gonzalo Ordóñez, Sergio Lantadilla, Guillermo Ahumada, Eduardo Brownley, Sebastián Franchini, Javier Bahamonde, que son grandes exponentes de lo que es la ilustración en diferentes ámbitos y rescato que son además bastante generosos con sus conocimientos además de buenos amigos.

demon dragon in the snow.jpg 6

¿Ser ilustrador en Chile?
¿En qué momento te sentiste validado para decir que eres ilustrador profesional?
Bueno, la búsqueda aún existe. Si bien he posicionado el nombre en el mundo de la ilustración, aún siento que me falta por aprender mucho y no me siento 100% consolidado. Sí hay cimientos fuertes, el proceso de trabajar en Mitos y Leyendas fue muy importante porque me hizo tener una primera gran prueba en el mundo profesional de la ilustración a súper temprana edad, entonces eso pavimentó bien el camino y ahora voy a paso más seguro hacia una consolidación que espero con ansias.
¿Cómo definirías tu estilo y cómo llegaste a él?
Si bien no me defino como un ilustrador de fantasía como tal, mi estilo es más similar a lo que es cómic y videojuegos, pero a la gente que le gusta la fantasía lo acepta. Mi búsqueda no es ser realista, porque los monos que me gustan son otros, me gusta que tengan una historia que contar y que se vea un diseño de buen gusto, bien pensado, que las piezas estén armadas de buena forma y que la silueta sea atractiva, que funcione.
 2013-10-25 20.56.58
¿Y hay mercado en Chile para trabajar en esto?
Sí hay mercado, pero para poder sobrevivir en el mercado chileno, en mi opinión, hay que manejar muchos estilos, muchas técnicas, porque las pocas pegas que salen de ilustración son de distintas cosas. Un día necesitan una mascota, al otro día una infografía, o un retrato… entonces hay que ser un poco como Mentholatum, hacerle un poco a todo.
¿Pero a ti te ha funcionado mejor trabajando para el mercado externo?
Sí, pero es porque el producto que hago es específico. El cliente que llega es porque ve mi galería y quiere eso. No le interesa ver mis ilustraciones para cuentos de niños o videojuegos, quiere mis dragones o diseño de personajes.
¿Cómo te visualizas en 10 años más?
¿Profesional o personalmente?.
Profesionalmente…
Es que para mi van de la mano, porque no soy un actor de mi trabajo sino que yo soy mi trabajo y vivo en relación a él. En 10 años más me gustaría poder tener un estilo más consolidado, más maduro también, desenvolverme mucho más en el ámbito del cómic y de las clases. He sido fan de cómic, pero recién estoy empezando en esa área. Es un lenguaje súper importante y enriquece la ilustración, complementa la narrativa, te vuelve un mejor comunicador. Me gustaría estar consolidado y colaborando ojalá para alguna editorial extranjera a nivel de cómic. Y ojalá siempre seguir con mis dragones, seguir creciendo, probando plumones, técnicas y nunca perder la fascinación por lo que hago.
Pueden ver los trabajos de Carlos “Draco” Herrera en http://chaos-draco.deviantart.com/

RESULTADOS CONCURSO ANIVERSARIO DOCTOR WHO

GANADORESCONCURSODRWHO

La cadena CW confirma un episodio piloto para “The Flash”

Hace un tiempo informamos que el famoso corredor escarlata haría su debut en la exitosa “Arrow”, sirviendo de trampolín para la propia serie de este personaje, aunque esto implicaba ciertas dudas con respecto a que si contarían o no el origen de “The Flash”, en el show de Oliver Queen y compañía.
Ahora queda confirmado que Barry Allen tendrá un piloto a la vieja usanza en el que se narrarán los orígenes del personaje.
Greg Berlanti y Andrew Kreisberg co-escribirán junto a Geoff Johns el piloto de la serie, que además estará dirigido por David Nutter.
Esta decisión se habría tomado después de que Grant Gustin, actor que interpretará a Barry Allen, haya grabado ya los episodios ocho y nueve de la segunda temporada. Episodios que la plana mayor de la cadena televisiva The CW ya habría visto y con los que habrían quedado más que convencidos para dejar que “The Flash” tenga un piloto propio en el cual lucirse.
 Eso si aún no se sabe cuándo podría empezar a emitirse la serie, aunque al parecer una fecha tentativa sería en febrero del próximo año. Otro detalle importante a tener en cuenta es que estaba previsto que Allen apareciera con su traje completo en el episodio veinte de “Arrow”, a modo de presentación del personaje, ahora con la noticia del piloto no se sabe si esto afectará en algo la aparición del personaje o si sigue todo como estaba planeado.