No, no hablo de los monstruitos del “Space Invaders”… ellos son unas guaguas de pecho comparado con la peor de mis pesadillas…

Recuerdo que antes no tenía internet, y la única entretención eran los juegos de consola o de computador -momento… esa siempre ha sido mi entretención…- Cuando pensé que mi stock de juegos no-online se había agotado… apareció ese maldito CD… Una lambda anaranjada encerrada en un círculo naranja, y un hombre con lentes y bravísima armadura espacial… portando una palanca.

Sí, estimadisimos lectores y lectoras… estoy hablando de “Half Life”. Lo instalo y comienzo avanzando en un monorriel mientras una coqueta voz femenina me actualiza de qué diantre hago ahí. Soy un científico, me llamo Gordon Freeman, trabajo en Black Mesa research center. Llego a la pega donde me esperan muchos científicos (que parecen haber sido los ñoños del colegio). Tengo que trabajar en la última investigación, y para eso tengo que ponerme una mega armadura a-prueba-de-todo-y-más.

Me dije “Qué tiene de interesante un juego cuyo protagonista es un científico”, pero mientras más avanzo, más peluda se pone la cosa. Llego a una cámara donde unos rayos empiezan a girar violentamente alrededor mío, empujo un pedacito de mineral al vórtice de rayos… y queda la escoba.

Es el primer juego en el que el corazón se me quedó atorado en la garganta.

Súbitamente aparezco en un lugar raro con monstruos raros (gráfica poligonal, pero igual daban miedo). Luego descubro que todos en el maldito laboratorio subterráneo murieron (o están por)… y esos condenados cangrejitos que te saltan a la cabeza y se puntean tu cerebro… puaj… Sólo me di cuenta cuando en una maravillosa escena me encuentro con 3 sobrevivientes, un cangrejo salta a la cabeza de uno y le hace ñiquiñiqui a la cabeza. Se le da por muerto, y más adelante lo ves de nuevo con cabeza de cangrejo y unas garras sangrientas en las manos. Y no, no viene a invitarte a tomar once… tú eres su once.

¡Ajá! Y eso es sólo el principio… luego hay más monstruos y súmele: militares, helicópteros, fuerzas especiales, cosas de otro mundo… y un viejo con un maletín.

 

Una obra maestra de la compañía Valve, que a estas alturas escala a pasos elefantiásicos en la jerarquía de los videojuegos (Counter Strike, Portal, Team Fortress… pero eso será para otro día… cuando me saque este condenado cangrejo de la cabeza… literalmente)

 

JUGABILIDAD 9/10

GRÁFICOS (considerando su época) 8/10

HISTORIA 9/10