‘Rápidos y Furiosos 8’: Sacando el pie del cuello del tigre

La familia se divide. 
Si bien ha sido una de las franquicias que más se ha sostenido durante los últimos tiempos, ‘Rápido y Furioso‘ ha tenido un antes y un después, en lo que respecta a lo atractivo de sus historias en la pantalla grande.
Tal como sucede en sus autos, un cambio de aceite era necesario para estas cintas. Así ocurrió en ‘Fast Five’ donde un nuevo ingrediente se sumó. Ya no eran simplemente carreras clandestinas, narcotraficantes o robos a camiones, ahora los protagonistas subían de nivel, enfrentádonse al gobierno y a asesinos profesionales. Así se mantuvo hasta la séptima entrega cuando el mundo de Vin Diesel y compañía se vino abajo, tras la muerte de su colega y compañero de aventuras, Paul Walker.  El morbo de ver qué ocurría con su personaje pudo más. Pero decidieron despedirlo de la mejor manera posible, tal como el mantra que han construido durante tanto tiempo, como una familia.
Es así como en este octavo episodio no se siente la ausencia de Brian O’Conner (Walker), aunque su no aparición es explicada en simples palabras dentro del filme dirigido por F. Gary Gray (‘Straight Outta Compton‘).
Y es que esta vez nos encontramos con un Toretto (Diesel) de luna de miel junto a Letty (Michelle Rodriguez) en Cuba, viviendo una vida soñada, hasta que hace acto de presencia Cipher (Charlize Theron), una hacker terrorista que recluta a Dom para realizar distintos atracos alrededor del mundo. A partir de ahí, la familia se divide y las traiciones se hacen presentes. Nuevos aliados se forman de viejas enemistades, y la acción fluye a través de los cilindros y el combustible.
Explosiones, bellos paisajes, humor y viajes por el planeta complementan a esta película, pero sobre todo carreras de auto, las que en las últimas entregas se habían dejado un tanto de lado, están de regreso con secuencias que nos dejan entrever que debemos sentarnos a disfrutar y no a cuestionar la física de estos automóviles.
The Fate of the Furious‘ o ‘Rápidos y furiosos 8‘ como es conocido por estos lados, cumple con la función de entretener a las masas y a los fanáticos más acérrimos. Con un giro sorpresivo y otros un tanto obvios, nos demuestra que la pista de conducir para esta franquicia, aún tiene kilómetros de sobra para recorrer con o sin nitro.

 

You may also like...

One comment

  1. Pues para mi la falta de Bryan O’conner si se sintio y por eso la pelicula. No fue tan impactante como las demas

Leave a Reply