Category Archives: COLUMNAS

'Star Wars: The Last Jedi': Una esperanza a punto de extinguirse

Dudas en una galaxia muy, muy lejana.
Muchos podrán categorizar a esta octava entrega de la saga de los Skywalker y compañía como decepcionante. Pero tras pensarlo mucho y comparar lo realizado por sus otras cintas, ‘The Last Jedi’, se transforma simplemente en una nostálgica resignación. Una que busca dejar morir lo pasado, para centrarse en el futuro.
Pero aquí es donde muchas veces la película comete errores, ya que aunque es mucho mejor que su predecesora, ‘The Force Awakens’, la cual se convirtió en una simple remakuela o en un plagio a su propia creación, no desarrolla de mejor manera a sus personajes y la relevancia dado para estos en el Episodio VII, queda muchas veces a un costado sin mayor importancia, siendo opacados por la chispa que representan Luke (Mark Hamill) y Leia (Carrie Fisher), cada vez que entran en escena. De esta forma, este filme continua su camino planteado como un mecanismo divertido de ingeniería, el cual simplemente avanza porque está en la obligación de hacerlo y jugando con un suspenso que muchas veces no conlleva a nada.
Es así como este proyecto escrito y dirigido por Rian Johnson (‘Looper’), nos cuenta que tras la muerte de Han Solo (Harrison Ford) y de la destrucción de la Base Starkiller, Rey (Daisy Ridley) viaja hacia el lejano planeta oculto Ahch-To en el Halcón Milenario, para encontrarse con el legendario Maestro Jedi Luke Skywalker (Hamill), y convencerlo de unirse a los Rebeldes para hacerle frente a la Primera Orden, y de paso aprender los caminos de la Fuerza para poder enfrentar y acabar con Kylo Ren (Adam Driver), quien fue seducido por el lado oscuro. Pero esto no será fácil, ya que Luke está convencido de acabar el legado Jedi de una vez por toda y redimirse de los errores que cometió en el pasado.
Por otro lado, la Resistencia encabezada por la general Organa (Fisher) logra contener temporalmente a la siniestra Primera Orden, grupo imperial que amenaza la supervivencia de los planetas libres de la galaxia, y que está bajo el liderazgo del General Hux (Domhnall Gleeson) y del misterioso Líder Supremo Snoke (Andy Serkis). A su vez, Kylo Ren (Driver), lucha con la duda que surge en su interior tras el asesinato de su padre y la derrota que tuvo tras enfrentarse a Rey (Ridley).
Por su parte, las acciones realizadas por el Comandante Poe Dameron (Oscar Isaac) lo transforman en un héroe peligroso y no en el líder que Leia trata de formar, mientras que Finn (John Boyega), intenta llegar con Rey y de paso destruir la Primera Orden, con la ayuda de Rose (Kelly Marie Tran), una mecánica de la Resistencia.
De esta forma, Johnson comparte la visión de Abrams, director del séptimo capitulo, de demostrar acción, sacrificio, sables luminosos, criaturas extraterrestres y naves espaciales, pero de mejor forma, aunque muchas veces tocando la fibra de la nostalgia, con escenas casi calcadas a la trilogia original, y un humor un tanto forzado, además de una mala edición, con mucho relleno, el cual no logra superar lo realizado incluso por ‘Rogue One‘.
Quizás elevar las expectativas para una cinta que muchos soñaban en que se transformaría en el ‘Empire Strikes Back’ de las futuras generaciones, ha jugado una mala pasada, pero es que el Episodio VIII nos deja un mal presentimiento para el futuro de lo que será esta clásica opera espacial, y con una esperanza a punto de extinguirse si no es cuidada y tratada con el equilibrio adecuado que entrega la Fuerza.

'La Liga de la Justicia': La unión hace la fuerza

El heroísmo está de vuelta. 
Hace bastante tiempo que DC Comics y Warner Bros. habían querido sobresalir en este nuevo y cohesionado universo cinematográfico que cada estudio hoy en día está desarrollando. Frente a ellos existía un trabajo de casi una década por parte de Marvel, y una no tan bien recibida critica a sus últimas cintas, ‘Batman v Superman: Dawn of Justice‘ y ‘Suicide Squad’, las cuales sembraron el camino para este nuevo proyecto conocido como ‘La Liga de la Justicia‘.
Y es que esta cinta dirigida por Zack Snyder, y que tuvo algunas refilmaciones de la mano de Joss Whedon, nos cuenta que después del sacrificio realizado por Superman (Henry Cavill), la perspectiva de Bruce Wayne (Ben Affleck), cambia radicalmente. Impulsado por una restaurada fe en la humanidad, e inspirado por el acto desinteresado del Hombre de Acero, Wayne reevalúa sus métodos extremos y decide reclutar a nuevos aliados con habilidades extraordinarias. Su objetivo es crear un equipo de superhéroes para enfrentarse a un enemigo aún mayor.
Así, con la ayuda de Diana Prince (Gal Gadot), Wayne sigue cibernéticamente a una antigua estrella del fútbol llamada Victor Stone (Ray Fisher), cuya identidad secreta es Cyborg. También desea sumar a esta causa, al guerrero atlante, Aquaman (Jason Momoa), y a un joven y veloz corredor, llamado Barry Allen, también conocido como The Flash (Ezra Miller). Juntos deberán hacer frente a un poderoso adversario, Steppenwolf (Ciarán Hinds), un general del planeta Apokolips que busca destruir a la Tierra.
Pero, ¿existe el renacimiento de la editorial de Kal-El en la pantalla grande? Sí, pero no es perfecta, aunque deja claro que han entendido el camino que quieren recorrer con estos superhéroes.
La cinta es presentada de manera más simple de lo que se podría esperar. Es esencialmente genérica, con un villano digitalizado completamente, que se transforma en el eslabón más débil en la gran galería de rivales de este grupo. Si bien Steppenwolf sirvió como la primera linea de batalla y ayudó a tantear el terreno de la unidad de estos defensores del planeta, la mayor de las complicaciones vendría a futuro de la mano de Darkseid y de su ejercito invasor.
Es esta unidad lo que más resalta en todo el filme, ya que finalmente existe un equipo que destaca, no sólo por la introducción de cada héroe, mostrando sus personalidades y problemas, sino que es la punta de lanza de todo esta cinta, la cual deja en segundo plano algunos hoyos argumentativos, gracias a la gran química que existe entre su integrantes.
Las verdaderas sorpresas de la película sin duda son los nuevos miembros: The Flash, Aquaman e incluso Cyborg, con su compleja situación nacida de un desastre. Pero la mayor clave de todo está en su equipo, y es que este funciona a la perfección, mostrando un heroísmo sacado de las entrañas, al ver incluso la compleja situación en la que se encuentran y sabiendo el costo de arriesgar todo para salvar al mundo.
La Liga de la Justicia‘, entrega varios momentos sacados de los cómics y no esconde sus conexiones con sus predecesoras, sino que las saca a relucir brevemente, forjando con esto un nuevo recorrido. Aún así no se salva de las comparaciones, pero sobresale de ellas, no tanto como ‘Wonder Woman‘, pero deja un hilo de esperanza para todos los fans, que por tantos años habían esperado poder ver juntos a estos guerreros en el cine.
Punto aparte fue la incorporación de los clásicos temas de Danny Elfman y John Williams a este proyecto, rescatando la armonía sonora de estos personajes y las dos escenas post créditos que nos entregaron, las cuales le dan una nuevo aire a este juego de enganches cinematográficos.

 

 

 

'Thor: Ragnarok': Un par de tontos exaltados

 

Antes de ver la tercera parte del Dios del Trueno, es bueno recordar bajo qué visión y dirección se desarrolla esta nueva historia. Y es que su director Taika Waititi, conocido por sus cintas ‘What We Do in the Shadows‘ y ‘Hunt for the Wilderpeople’, dos geniales comedias neozelandesas, nos trae una propuesta refrescante y diferente, en cuanto a la mitología del hijo de Odín.
Y sí, ‘Thor: Ragnarok‘ se convierte en una genial comedia, abrazando sin problemas esta categoría y aplicando casi las mismas tonalidades que ‘Guardians of the Galaxy’ nos entregópero con el estilo de Waititi.
Es así como esta película nos cuenta que Thor (Chris Hemsworth), se encuentra atrapado en el otro extremo del universo, sin su mítico y poderoso martillo Mjölnir, específicamente en el planeta Sakaar, luego de enfrentarse a Hela (Cate Blanchett), la Diosa de la Muerte, quien es liberada accidentalmente de la prisión en la que ha estado encerrada durante cientos de años.
En este planeta, Thor tendrá que pelear como un gladiador, y se dará cuenta de que sus títulos y su fuerza no importan. Por otro lado, deberá intentar regresar a Asgard y detener el Ragnarok, la destrucción de su planeta y el fin de la civilización asgardiana. Pero, antes, deberá sobrevivir a una mortal competencia de gladiadores, la cual lo enfrentará a su antiguo aliado y compañero Vengador... El increíble Hulk (Mark Ruffalo).
Esta dinámica con el gigante verde funciona de manera genial, transformando a los dos héroes más fuertes de la Tierra, en simples tontos exaltados con ganas de aplastar y golpear a quien se les cruce, al más puro estilo Roger Murtaugh/Martin Riggs (‘Lethal Weapon‘) o a veces sumergidos en una relación sacada de la mente de Lloyd Christmas y Harry Dunne (‘Dumb and Dumber‘).
Si bien este proyecto no cambia los estándares fundamentales de Marvel, se convierte en una película colorida, atrevida, llena de personajes extravagantes, referencias a los cómics y a otras cintas, manteniendo la atención de los fans.
Thor: Ragnarok’ es fácilmente la mejor de las tres películas del hermano de Loki, siendo escandalosamente divertida, deslumbrante, diseñada con una elegancia visual  y una gran banda sonora que recuerda a un ambiente retro. Esto le permite manejar su guión con más libertad que la de costumbre, transformándola en la cinta más atrevida del Universo Cinematográfico de la Casa de las Ideas, hasta ahora.

 

‘Dunkirk’: El tic tac de una guerra

Rendirse no es una opción.
Si hay algo que caracteriza al director Christopher Nolan, es su calidad al momento de realizar sus cintas. Marcando cada metraje con su huella personal. Él y Hans Zimmer componen un dúo excepcional al momento de contar una historia, tanto en la pantalla, como en la música que impregnan al espectador.
Es por eso que este nuevo proyecto, se convirtió en un gran desafío a enfrentar para el británico realizador. Basada en la Operación Dinamo: un hecho real ocurrido en los albores de la Segunda Guerra Mundial, esta cinta nos transporta a las costas de Francia, donde más 300 mil soldados de las tropas aliadas son empujados y rodeados, por el avance alemán, quedando en una playa abierta a la espera de un vano rescate desde el mar y bajo el ataque de los aviones enemigos.
Nolan nos transporta y retrata el peligro vivido en el frente de batalla. En la tierra, cielo y mar, en donde la desesperación humana aflora con una resignación al tic tac de la guerra que cubre el campo. Sin exageraciones, nos muestra con una arriesgada y radical estructura narrativa que avanza al son de un reloj, historias profundamente desgarradoras, conectadas con un fin: el cumplir la misión y volver a casa.
Y es que este filme contiene muy poco diálogo, ya que su fuerza está en las imágenes y en su edición de sonidos, donde los disparos suplen la ausencia de sangre. Con épicas secuencias bien acompañadas por la gran y potente banda de sonido de Zimmer, además de la notable precisión de su pulso dramático, ‘Dunkirk’ se ha transformado en una de las mejores películas de este director, quien supo jugar con el tiempo, y que ha convertido una historia de supervivencia, en un tenso thriller que no te permite pestañear, y que al son de un discurso final, te motiva a luchar en las playas; en los aeródromos; en los campos y en las calles; en las colinas y nunca rendirte, tal como los soldados de esa época lo hicieron.

 

 

 

 

‘Spider-Man: Homecoming’: El traje no hace al héroe

La tarea puede esperar, la ciudad no.
Luego de cinco cintas estrenadas con diferentes actores y directores, el trepamuros nuevamente volvió a la pantalla grande con una nueva película en solitario.
Pero esta vez, de una manera distinta, ya que este renovado Peter Parker, fue introducido a la audiencia en ‘Capitán América: Civil War‘, gracias al acuerdo entre Sony y Marvel. Dejando a los espectadores con ganas de ver más de las aventuras de Parker y compañía. De esta forma, el director Jon Watts tuvo la responsabilidad de llevar acabo este proyecto, que buscaba darle un nuevo aire al arácnido héroe.
Es así como su filme nos cuenta que tras los acontecimientos ocurridos entre la lucha de Iron Man (Robert Downey Jr.) y el Capitán América (Chris Evans) en ‘Civil War‘, y después de la experiencia vivida con los Avengers, Peter (Tom Holland) regresa a casa con su tía May (Marisa Tomei), tratando de controlar su recién hallada identidad como Spider-Man, pero siempre bajo el atento ojo de su nuevo mentor, Tony Stark (Downey Jr.). Peter intenta mantener una vida normal como cualquier joven de su edad, mientras vive distraído por los pensamientos de probarse a sí mismo como un nuevo héroe. Pero su rutina es interrumpida cuando The Vulture (Michael Keaton) emerge como un nuevo villano y todo lo que Peter considera importante, se ve amenazado.
Y es que esta cinta no nos cuenta por tercera vez los orígenes de Spider-Man, más bien nos invita a imaginarnos como espectadores, el camino que tuvo que pasar este adolescente para llegar hasta dónde está. Por su parte, la actuación de Tom Holland, nos hace regresar a la esencia del personaje, esa que tantas veces lo fanáticos habían querido ver adaptada.  Así en esta ocasión, nos retrataron a un amigable vecino arácnido de la forma que Stan Lee y Steve Ditko imaginaron al crear sus viñetas: Un adolescente con superpoderes tratando de lidiar el día a día con su problemas personales de juventud, que incluyen la escuela y los romances, mientras intenta salvar al prójimo.
Spider-Man: Homecoming‘ es una película llena de humor, acción, referencias a los cómics y a otras cintas del Universo Cinematográfico de Marvel, pero sobre todo un filme en la que un chico de Queens con un gran corazón y una mayor responsabilidad, se luce en lo que más sabe hacer, dar lo mejor de sí. Porque el traje no hace un héroe, sino su convicción de superarse a si mismo y proteger a los demás, sin pensar en su beneficio personal.